UN PASEO POR… Villamayor de Monjardín

UN PASEO POR… Villamayor de Monjardín

“No es villa ni mayor, no tiene monjas ni jardín”, pero sí un castillo, el de San Esteban de Deyo, en la cima del monte que enmarca el municipio

El municipio de Villamayor de Monjardín debe su nombre al vecino monte de Monjardín, telón de fondo del municipio. Según la tradición, el nombre del monte proviene del monarca navarro Sancho Garcés que fue enterrado en el castillo de San Esteban de Deyo, fortaleza situada en la cima del monte. Precisamente, el castillo, el paseo hasta él y la ubicación del municipio, en el trazado del Camino de Santiago, distinguen a la pequeña localidad de 120 habitantes distante 10 kilómetros de Estella y 49 de Pamplona.

La historia del municipio está ligada al castillo. Como explica el Ayuntamiento de la localidad en su web, el castillo fue un gran baluarte ante la invasión morisca y fue tomado por el rey Sancho Garcés I en el año 908, tras un fuerte combate contra sus ocupantes, ya que constituía la firme fortaleza del poderío musulmán en la comarca.

Posteriormente, el castillo fue donado por el rey Sancho II al Monasterio de Irache, pero pasó más tarde a poder de la Catedral de Pamplona por donación de Sancho el Mayor. Mucho después, aparece como propiedad del Duque de Alba, tal vez como premio por la invasión de Navarra en 1512. Durante las guerras carlistas sufrió alternativamente la ocupación por parte de los ejércitos centralistas y carlistas. El Ayuntamiento de la localidad trabaja en un proyecto que mantenga viva la historia de la localidad a través de un Museo y que la acerque al público, tanto a vecinos de la Merindad como a los visitantes.
Así que, aunque a Villamayor de Monjardín se le conoce como el pueblo de las cuatro mentiras, porque ni es villa ni mayor, ni tiene monjas ni jardín, la localidad tiene castillo. Eso es una gran verdad.

DATOS

> Altitud del núcleo urbano. 3606 m
> Superficie.13,09 km²
> Densidad. 9,69 hab/km²
> Nº habitantes (2018). 120
> Fiestas. Fiestas pequeñas, por la Cruz de Mayo, el 3 de mayo si es festivo o el 1 de mayo. Fiesta de San Salvador, 25 de julio o el festivo más cercano. Fiestas patronales, del 12 al 14 de septiembre. El primer sábado de septiembre se celebra la fiesta del valle.

Puntos de interés

Arquitectura civil

Destacan los restos del castillo de los Banu Quasi, de origen desconocido. Dentro del recinto amurallado se halla la Ermita de San Esteban o del Cristo. La localidad también alberga interesantes edificios blasonados en la calle San Andrés. Como patrimonio menor, el bello lavadero situado en el núcleo urbano requiere una visita.
Fuente de los Moros. A las afueras de Monjardín se sitúa esta curiosidad del románico tardío. Se trata de un aljibe del año 1200 al que se accede por una fachada de doble arco.
Pilones de San Salvador. Las pilas de San Salvador se ubican en la muga entre Labeaga y Villamayor de Monjardín. Son cuatro pilas del año 1800.

Arquitectura religiosa

Iglesia de San Andrés, de finales del siglo XII, de estilo románico rural con avances protogóticos. Destacar, asimismo, la torre y la sacristía de la iglesia, de la segunda mitad del siglo XVIII y de estilo barroco. Además, Villamayor cuenta con la ermita de San Esteban o del Cristo, de aspecto barroco.
A la iglesia de San Andrés pertenece una gran Cruz Procesional de plata. La obra data del año 1200 y se trata, junto con el Evangeliario de Roncesvalles, de una de las dos piezas románicas de orfebrería que se conservan en Navarra.

No dejes de ver...

Sobre la escarpada roca de Monjardín quedan todavía restos de la antigua fortaleza cuyo origen remoto se desconoce. Se tiene noticias de su primitiva traza pentagonal con gruesos muros almenados de cantería, asentado sobre imponentes peñascos monolíticos de forma cónica. De todo esto quedan diversos fragmentos distribuidos por la cima y la ladera del monte, así como un aljibe abovedado, los cimientos y parte de muros de la potente torre cuadrada del homenaje, además de la escalera de acceso al recinto interior. La fortaleza sufrió sucesivas reconstrucciones tras la conquista cristiana y en siglos posteriores. Su uso más reciente fue en la guerra civil. En la actualidad el recinto amurallado acoge la ermita de San Esteban o del Santo Cristo.
El recinto que alberga la fortaleza de los Banu Quasi permanece cerrado con llave. Si se quiere visitar, se puede pedir la llave en el bar Ilarria, situado en el centro del pueblo.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies