PRIMER PLANO – LAUREANO MARTÍNEZ – GERENTE DE LA MANCOMUNIDAD DE MONTEJURRA -“El principal reto es mantener vivo el espíritu de empresa pública eficiente”

PRIMER PLANO – LAUREANO MARTÍNEZ – GERENTE DE LA MANCOMUNIDAD DE MONTEJURRA -“El principal reto es mantener vivo el espíritu de empresa pública eficiente”

En el puesto desde junio de 1986, el máximo responsable técnico de la entidad se jubila. Treinta y dos años de trayectoria le permiten valorar los mejores y los peores momentos del organismo supramunicipal

Montejurra es un símbolo en la vida de Laureano Martínez Aramendía (5/11/1951). Nació en Murillo de Yerri, una localidad con vistas al monte icónico de Tierra Estella, y suman 32 los años de trayectoria profesional como gerente de la Mancomunidad. Desde su despacho, en la segunda planta acristalada del edificio de Lizarra, se abre una amplia panorámica al monte que le da nombre.

Martínez, ingeniero de Caminos, llegó al cargo en junio de 1986. Con motivo de su jubilación, se acerca el momento del cambio y de las despedidas. Durante más de tres décadas, ha vivido en primera persona las dificultades a las que se ha enfrentado la entidad; también los buenos momentos, como la ampliación de servicios, sumando a la gestión del agua la de los residuos. La búsqueda de viabilidad económica de los inicios dio paso a una constante búsqueda de la eficiencia.

Al término de la etapa de gerencia de Laureano Martínez en la Mancomunidad de Montejurra, nuevos retos están por llegar. Entre otros, se abre el interrogante del futuro de las mancomunidades ante la reforma de la administración local que plantea el Gobierno de Navarra y que afecta a los entes supramunicipales.

¿Cómo recuerdas tu primer día de trabajo en la Mancomunidad?
Lo recuerdo muy claro, como si fuera ayer. El primer contacto de trabajo fue en la obra que se estaba haciendo entre Lodosa y Cárcar, a la altura de la actual variante de Lodosa. Allí quedé con el entonces presidente, Bonifacio Ros, y me presentó a la gente. Fue en junio de 1986, aunque mi relación con la Mancomunidad ya empezó en los inicios, en 1984, cuando me presenté a la plaza de director técnico y me quedé en segundo lugar. Yo entonces trabajaba en una empresa constructora y es donde seguí hasta que tiempo después me llamó Boni Ros para ofrecerme el puesto que el hasta entonces gerente, Álvaro Miranda, dejaba vacante.

¿Es fácil imaginar el último día en la entidad, después de 32 años de dedicación?
Recuerdos todos, nostalgias las mínimas. Cuento los días para dedicarme a mi nueva vida. No me cuesta en absoluto. Llegó la hora.

¿Cómo ha cambiado la Mancomunidad desde que llegaste?
La Mancomunidad de hoy no se parece en nada a la de los inicios, salvo quizá en los objetivos. Siempre hemos tenido muy clara la filosofía que queríamos trasladar a nuestra gestión. Hoy somos ciento y pico trabajadores, en el ‘86 éramos 36, y creíamos en lo que estábamos haciendo. Los problemas y las dificultades han cambiado, no son menores pero sí distintas. Entonces eran más básicas, como la sociedad misma. Hoy los servicios mínimos no serían suficientes.

En el ‘86 nuestra única competencia era el abastecimiento de agua a la población de muchas menos poblaciones, y el cometido era hacer las infraestructuras, aunque teníamos una situación económica como la que ha vivido Grecia en los últimos tiempos; con la recaudación del recibo del agua no se llegaba para pagar los intereses de la deuda. No dormíamos, trabajábamos por la viabilidad.

Llegaba el verano y en multitud de pueblos se producían cortes de agua y suministro con cisternas. Hoy nuestro esfuerzo se centra en la mejora de la gestión en el nuevo entorno en el que nos movemos. El aquel tiempo los vertidos en Estella eran todos al río, hoy el problema es buscar la manera de gestionar la segunda generación de depuradoras.

En cuanto al servicio de residuos, en el ‘88 y ‘89 empezamos a estudiar su gestión. Partimos de una situación en la que, salvo Estella y Lodosa, que tenían un camión compactador, el resto de pueblos utilizaban un carro o basurero. Se sacaban las bolsas a la calle en un horario. Hoy la recogida es separada y se hace con camión automático y robotizado. En el tratamiento se pasó de una multitud de vertederos incontrolados a la obligatoriedad de recuperación de un porcentaje. Mancomunidad ha evolucionado, en algunos casos adelantándonos a la normativa.

¿Llega a la ciudadanía el papel de la Mancomunidad y el trabajo que hay detrás en materia de agua y basuras?
Recuerdo una frase de uno de los responsables del grupo Agbar, Aguas de Barcelona: “no hemos sabido transmitir a la ciudadanía el conocimiento y la ingeniería que hay detrás del gesto de abrir un grifo y que salga agua, o cuando tiras de la cadena”. La gente piensa “pero si el agua es gratis, ¡está Itxako!”. Lo mismo ocurre con la gestión de residuos, para muchos el problema se acaba cuando tira la bolsa al contenedor, pero todo lo demás es muy complicado.

¿Cuáles son los retos que se presentan para Mancomunidad en el corto plazo?
Se presenta una situación complicada. Estamos en una situación de muchas dudas a nivel político y administrativo, sobre cuál va a ser nuestra organización. Mancomunidad es un ente local que ofrece los servicios de aguas y residuos, que son de obligada prestación municipal. La situación de Tierra Estella es cada vez más complicada, perdemos población y cada vez está más envejecida.

En paralelo se discute el nuevo mapa local que implica muchísimo a los servicios que presta Mancomunidad. Las mancomunidades dejan de ser funcionales y pasan a ser entes territoriales, y el reto está en cómo ser competentes en la prestación del servicio mediante otra fórmula organizativa. Por otro lado, se plantean nuevos servicios, pero el éxito de la Mancomunidad está en prestar los servicios que demandan los Ayuntamientos, no funciona crear unos servicios y ofertarlos.

Hay otra cuestión. En materia de depuración de grandes vertidos, la primera generación de depuradoras se está quedando obsoleta. La de Estella es del año 93 y se hace necesaria una segunda generación de depuradora. En abastecimiento, ya estamos trabajando también con la segunda generación porque el dimensionamiento de la infraestructura que se hizo en su momento se ha quedado pequeña.

Otros retos son plantear una solución de agua de calidad en la ribera estellesa y garantizar la seguridad del abastecimiento en todo Tierra Estella. Al respecto, estamos pendientes de la reforma del mapa local y del Plan Director de Abastecimiento, que sería el pistoletazo de salida para resolver cuestiones de financiación y avanzar. También hay que destacar el incumplimiento de la directiva que dice que las tarifas han de incluir una pasa que permita recuperar los costes invertidos en infraestructura. Ni en España ni en Navarra se hace. Para nosotros el impacto sería totalmente asumible.

Y por último, está el reto de mantener vivo el espíritu de empresa pública eficiente huyendo del acomodamiento y manteniendo la motivación. Este es el reto principal.

“El momento actual
no es fácil. ¿Qué va a ser de las mancomunidades si el mapa local sale adelante?”

¿Cuál ha sido el momento más difícil, la crisis más importante que has tenido que gestionar?
Las estoy viviendo al principio y al final de mi trayectoria. Al principio fue la situación económica en la que estábamos y que la sacamos adelante con un plan de viabilidad. Se llegó a un acuerdo con el Gobierno de Navarra, que asumía durante un trienio las infraestructuras pendientes y adelantaba 208 millones de pesetas para cubrir el déficit y que los ayuntamientos devolverían en diez años. A cambio, la Mancomunidad hizo un esfuerzo tarifario importante y la plantilla se reestructuró. Fue un momento muy difícil.

El momento actual tampoco está siendo fácil. ¿Qué va a ser de las Mancomunidades si el mapa local sale adelante? En mi opinión, la propuesta no resuelve la atomización de las entidades administrativas, pero afecta a las Mancomunidades, que funcionan.

¿El mayor logro o satisfacción?
El reconocimiento que ha tenido la Mancomunidad a nivel internacional. En el 98, un directivo de Agbar en una conferencia multitudinaria de la Asociación Española de Empresas de Abastecimiento y Saneamiento nos puso como ejemplo: “si todas las empresas públicas gestionaran el ciclo integral del agua como Aguas de Montejurra, el sector privado no tendríamos nada que hacer”. Fue una de las mayores satisfacciones profesionales, junto al Premio Nacional de Medioambiente en 1994. A estos hitos de empresa se suma, a nivel personal, una de mis mejores gestiones: conseguir financiación externa de fondos europeos, 12 millones de euros para el proyecto ‘Abastecimiento a la zona Noroeste’. Hay que decir, por supuesto, que en Mancomunidad nunca hemos sido personas sino equipo.

¿Cuál es el peso de la política en la entidad?
Hemos trabajado mucho y muy a gusto, pero en estos momentos y a todos los niveles, cualquier cosa que haces se cuestiona, absolutamente todo. El intervencionismo hace que la independencia sea cada vez menor. En Mancomunidad hemos tenido presidencias de todos los colores y en la gestión no se ha intervenido para nada. La situación actual es ­preo­cupante. Ahora se pone en tela de juicio la forma de funcionamiento.

¿Le quieres dedicar unas palabras o un consejo a la persona que te sustituya en el cargo?
Cada maestrillo tiene su librillo. Es muy difícil dar consejos. Hay que cambiar muchísimas cosas, hacerlo distinto, pero es fundamental conocer bien la idiosincrasia del territorio y tener liderazgo interno mediante la motivación del equipo. Los conocimientos se tienen o se adquieren.

Asamblea general, en junio

La Mancomunidad de Montejurra ha iniciado el proceso de selección de la nueva persona que sustituirá en el cargo al hasta el momento gerente, Laureano Martínez. El nombramiento se llevará a la próxima asamblea general a finales de junio, con motivo del cierre de cuentas del ejercicio y que este año se retrasa ligeramente para tratar también el asunto del relevo y la nueva ordenanza sobre el euskera.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies