Estella se vistió de fiesta en honor de la Virgen del Puy

Estella se vistió de fiesta en honor de la Virgen del Puy

La lluvia obligó a cambios de última hora en diferentes actividades del programa

Llueva, haga frío o calor, el 25 de mayo siempre está marcado por la climatología. Este año, las tormentas pusieron un ambiente primaveral a las fiestas de la Virgen del Puy, que deslucieron la actividad en la calle y obligaron a cambios de última hora: la celebración de la comida de la juventud se trasladó de la plaza de los Fueros a la cancha del polideportivo y los hinchables, a la carpa del patio de la ikastola Lizarra.
En cuanto al Día de la Exaltación del Gorrín,los comensales se refugiaron en los porches de la plaza Santiago, y la suelta de vaquillas del domingo en la plaza de toros, se suspendió.

El Ayuntamiento de Estella y diferentes colectivos -como la Asociación de Comerciantes, Hostelería y Servicios, la quinta de jóvenes del ‘90 y colectivos culturales, además de vecinos de la ciudad- contribuyeron, una edición más, a un programa dirigido a todos los públicos. Por parte del consistorio, la inversión este año rondó los 10.000 euros, procedentes de una partida de Cultura y Festejos.

El jueves, víspera del día de la patrona, sirvió para calentar motores con una salve en la basílica del Puy, pasacalles con música de charanga y fanfarre, a cargo de la agrupación de Villatuerta, y el primer toro de fuego dirigido a las familias. Era el viernes cuando Estella se vestía verdaderamente de fiesta para honrar a su patrona.

Como es habitual, a las 10.30 horas, y ante la atenta mirada de un nutrido público, el Ayuntamiento de Estella, en cuerpo de Corporación y acompañado de todos los miembros de la comitiva, incluidos los danzaris y la banda de música, partía del zaguán del consistorio para recorrer las calles que lo separan de la basílica del Puy. Abrían los gaiteros, seguidos de parejas de los tres grupos de baile de la ciudad –Larraiza, Ibai Ega y Virgen del Puy y San Andrés.

Continuaba el Ayuntamiento, escoltado por su comitiva de maceros y timbaleros y por el jefe de la policía municipal. El concejal socialista Jorge Crespo portaba la bandera de la ciudad y lo hacía junto a otros miembros de la Corporación: los regionalistas Begoña Ganuza, Javier López, Javier del Cazo y Menchu Jiménez; la edil Yolanda Alén, los ediles de EH Bildu Regino Etxabe y Unai Errazquin; el socialista Ignacio Sanz de Galdeano; Ricardo Gómez de Segura y Pablo Ezcurra, de Geroa Bai; Marta Astiz, de Ahora-Orain, y el alcalde, Koldo Leoz, que cerraba el grupo.

En esta ocasión -era la primera vez- el alcalde de la localidad hermanada con Estella, la francesa Saint Jean Pièd de Port, y sus ediles no acudieron el viernes 25 a la ciudad del Ega. Su visita se realizaba el sábado, una jornada después, para participar también en algunos actos novedosos en el programa.

La subida al Puy tuvo el parón obligado en la calle de El Puy, ante la sociedad gastronómica, cultural y recreativa Peñaguda, que celebraba su propia fiesta de barrio con el nombramiento de dos alcaldesas por un día y con una chocolatada. Desde aquí, por la calle Valdeallín, la comitiva emprendió la cuesta arriba hasta la explanada del Puy.

Arropados por numerosos vecinos, algunos de los miembros del Ayuntamiento entraron en la basílica para presidir desde los primeros bancos la misa mayor. Tras la eucaristía, los danzaris txikis de los tres grupos de baile y la banda de música marcaron el ritmo y mostraban sus coreografías en la explanada.

Mientras tanto, poco a poco, en la plaza Santiago, avanzaban los preparativos del Día de la Exaltación del Gorrín, que tiene su momento el 25 de mayo. Socios de la Asociación de Comerciantes, Hostelería y Servicios se involucraron en la organización de uno de los días más especiales del año.

Llegaría en la sobremesa la música de rancheras de Txutxin Ibáñez. Por la tarde, la actividad se centró en el patio de la ikastola con hinchables y el ambiente de calle que pusieron las charangas. El frontón Lizarra fue también un polo importante de la fiesta con la celebración de partidos de pelota en su interior y con actuaciones y conciertos de música en el exterior desde las nueve de la noche.

Actos del sábado

El sábado era el día de la Juventud. La quinta del ‘90 se encargaba de una jornada que estuvo secundada, sobre todo, en la comida popular, celebrada en el polideportivo. La lluvia dio una tregua a las doce del mediodía, momento en el que los integrantes de la quinta prendían la mecha del cohete inaugural. Seguían las bombas japonesas y las calles se animaban después a ritmo de charanga, aglutinando a los jóvenes hacia el polideportivo conforme se acercaba la hora de comer.

El ‘jumelage’ tuvo su momento institucional por la mañana, cuando el Ayuntamiento izaba en el balcón la bandera de Saint Jean Pièd de Port, junto a la de Estella. Los grupos de danzas Larraiza y su homólogo de Saint Jean, Garaztarrak, actuaban ante el edificio, antes de desplazarse a la plaza de la Coronación junto con miembros de ambas Corporaciones. A las 12.30 h se sumaba al ambiente de calle -lo harían también en otros momentos del fin de semana- el grupo Lizarra Kantuz acompañado del grupo francés Garazi Kantuz.

La tradicional visita de la Corporación de Saint Jean de Pièd de Port se trasladó en esta edición al sábado

Por la tarde, después de la comida popular, la juventud se reunía en el espacio festivo del frontón Lizarra, donde hubo un campeonato de pelota y música de DJ. El mismo sábado 26, el grupo de Danzas Ibai Ega celebraba su décimo octavo día con una amplia demostración de sus coreografías en la que también participó la cantera, el grupo de txikis.

La lluvia suspendía el único acto taurino de este año previsto para el domingo a las seis de la tarde en la plaza de toros. Cabe recordar que en esta edición de las fiestas del Puy, los estelleses no pudieron disfrutar ni de los bailes de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos ni del encierro, que ya no se celebró el año anterior.

barriada puy

Celebración en la barriada del puy
Begoña y Covadonga Echávarri, alcaldesas por un día

La barriada del Puy organizaba también su propia programación. El 24 hubo salve en la basílica seguida de un aperitivo. El viernes a las nueve, se ofició misa en la basílica en memoria de los vecinos y socios fallecidos y, a las diez, se servía una chocolatada en los locales de la sociedad Peñaguda.

En torno a las 10.30 h la Corporación municipal paraba en la calle y saludaba a las alcaldesas del barrio de este año: las hermanas Begoña y Covadonga Echávarri Gómez, de 51 y 56 años, respectivamente, quienes vivieron con su familia en el número 44 de la calle del Puy. Recibieron como detalle sendos ramos de flores.

La hermana mayor, actualmente vecina de Bargota, recordaba con emoción su infancia. “Me acuerdo de estar jugando los críos y las abuelas y las mamás estar sentada aquí en la calle, en las sillitas bajas. Había muy, muy buen ambiente, de barrio, lo que ahora ya no hay”, explica.

puy-gorrín

Día de la exaltación del gorrín
280 comensales en la décima edición

Un día para los clientes y los vecinos de Estella fue el que dedicó un nutrido grupo de voluntarios de la Asociación de Comerciantes, Hostelería y Servicios de Estella-Lizarra el 25 de mayo. El trabajo desde primera hora con la colocación de las mesas y las sillas y la elaboración de los platos antes de servirlos fue la aportación del colectivo en las fiestas del Puy.

En torno a las dos y media de la tarde arrancaba una comida que reunía a 280 comensales en los porches de la plaza de Santiago. El menú lo componían unos entrantes, pochas a la Navarra y, como plato estrella, el gorrín. Se asaron 30 gorrines que luego se sirvieron para deleite de los asistentes. Tras los postres, disfrutaron, incluso bailaron, con las rancheras de Txutxín Ibáñez, este año con mayor plantel con motivo del décimo aniversario de la actividad.

puy-juventud

X fiesta de la juventud
Comida en el polideportivo para 459 jóvenes

Diez años han trascurrido desde que los quintos organizaran la primera fiesta de la juventud. Sentaron las bases de un trabajo que ha seguido año tras año y que en esta ocasión lograba reunir a 459 jóvenes en una comida en el polideportivo de Estella. La previsión de lluvia obligaba unas jornadas antes a solicitar al Ayuntamiento un cambio de lugar que, ante la imposibilidad de ser el frontón Lizarra por la celebración de partidos de pelota, fue la cancha del polideportivo. Aquí se vio representado un amplio abanico de edades, desde los 17 hasta los 30 años.

La jornada arrancaba oficialmente a las doce con el lanzamiento del cohete, un momento que no logró mucha participación juvenil. Sí se fueron animando las cuadrillas conforme avanzaba la mañana y la salida de la charanga las guio hasta el lugar de la comida. Tras la comida, encargada a una empresa de catering, se realizaron sorteos. Después, la atención de los jóvenes se trasladó al frontón con los partidos de pelota.

En el contexto de la comida, la quinta del ‘90 pasó el testigo a la quinta del ‘91, que tomó el relevo con ganas. La quinta del ‘90 lamenta la poca participación que ha habido por parte de la juventud en las actividades organizadas durante el año y lanza un llamamiento para que se revitalice el seguimiento en esta nueva edición que ya comienza.

puy-mural

Un mural que refuerza el intercambio
Pedro Irulegui firma un ‘collage’ sobre el ‘jumelage’

Un mural de cinco metros de largo por metro y medio de alto decora una de las paredes del salón de plenos del ayuntamiento de Estella. Pone de manifiesto la unión, mediante el ‘jumelage’, de dos localidades que tienen mucho en común: la francesa Saint Jean de Pièd de Port y Estella. El intercambio cultural es una de las líneas de trabajo de ambos Ayuntamientos para, no sólo mantener, sino revitalizar el hermanamiento que en 1964 firmaron ambos municipios separados por los Pirineos.

El cuadro lo firma Pedro Irulegui y se inauguró en el marco del encuentro entre los dos Ayuntamientos el sábado 26 de mayo. Era el día marcado para el intercambio cultural que este año se plasmó en bailes y cantos compartidos por los grupos homólogos de un lado y del otro. El trabajo del diseñador estellés muestra diferentes rincones de cada una de las dos localidades en composición con el texto de hermanamiento de 1964. Se expondrá con carácter indefinido.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies