Dos estelleses se inician en pruebas de fitness y fisicoculturismo

Dos estelleses se inician en pruebas de fitness y fisicoculturismo

Carlos Sanz y Rubén Espejo se estrenan en este deporte minoritario que exige una gran preparación física y mental

“Mucha capacidad de sacrificio” es lo necesario para conseguir un cuerpo ‘proporcional y estético’ que logre convencer al jurado de las competiciones de fisicoculturismo y fitness. Este deporte minoritario cuenta con dos nuevos adeptos en Estella, Carlos Sanz y Rubén Espejo, ambos de 22 años de edad.

El estellés Carlos Sanz trabaja como frigorista y a los 16 años comenzó en el gimnasio con las pesas. A los 17 años decidió probar con el fitness. “Al principio sí que empecé por estética pero cuando conseguí una determinada base, con 21 años, decidí empezar a competir”, explica Carlos. Su primer campeonato fue el del Norte de España y los puestos más relevantes llegaron con el segundo puesto en el Campeonato Promesas y en la Copa Federación, en categoría Men’s Physique Júnior. En cuanto a su entrenamiento diario, dedica dos horas al gimnasio para prepararse físicamente. “Salir a la tarima y posar mientras todos te animan es una experiencia inolvidable después de toda la preparación tan dura que conlleva este deporte”, expresa Carlos, quien también tiene claro que considera este deporte como un hobby. “No me voy a dedicar profesionalmente a esto”, concluye.

Rubén Espejo, por su parte, se encuentra trabajando como socorrista. Su afición por el fitness comenzó a los 19 años. Su primera competición fue, este año, en el Campeonato del Norte de España aunque no tuvo suerte en cuanto a resultados. “Creo que la preparación es un poco extrema pero también creo que el hecho de llevar el cuerpo tan al límite me ha permitido conocerme a mí mismo y valorar momentos cotidianos de la vida que antes no valoraba tanto”. En cuanto a las previsiones deportivas futuras se muestra claro. “Veo este deporte como un hobby, me encanta entrenar pero de cara a las competiciones creo que la cosa se complica mucho y lo veo un poco extremo. Eso sí, el día de la competición se vive con mucha ilusión”, concluye Rubén.

Ambos llevan a cabo un proceso natural de preparación para las competiciones que se define en dos fases: la de volumen y la de definición. La primera de ellas es más llevadera ya que consiste en aportar al cuerpo un superávit calórico para ganar músculo. La fase de definición se lleva a cabo antes de los campeonatos y es la más dura. “En este caso el cuerpo recibe muy pocas calorías para quemar la grasa y es en donde se muestra la capacidad de sufrimiento y superación de cada uno”, explicaban ambos deportistas que se encuentran, actualmente, en fase de definición para competir en el Campeonato Vasco Navarro Cántabro, que se celebra el 29 de junio.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies