El aceite triunfó en Arróniz

El aceite triunfó en Arróniz

La vigésima edición del Día de la Tostada tuvo el buen tiempo de su lado y cumplió con las expectativas en cuanto a afluencia

Edición tras edición, el Día de la Tostada de Arróniz va haciendo historia. El domingo 25 de febrero se cumplían veinte años de una cita con el aceite que, siempre, ha obligado a mirar al cielo. La nieve, el frío y la lluvia de otras ediciones eran sustituidos en esta ocasión por un radiante sol que anticipaba la primavera y que animaba a los visitantes a acercarse hasta la villa. Se cumplían, así, las expectativas en cuanto a visitantes –la organización esperaba 10.000-, que disfrutaron de las tostadas mojadas en el oro líquido de Navarra en una jornada de bienvenida a la nueva producción.

Arróniz contó con la colaboración habitual de los vecinos para preparar, desde primera hora de la mañana, la fiesta que se celebró en el trujal Mendia. A las diez comenzaban a servirse las primeras de las 15.000 rebanadas de pan que se tostarían gracias a la colaboración de catorce voluntarios en el interior del trujal. Fueron 450 litros del nuevo aceite virgen extra los que se degustaron servidos en bandejas.

Uno de los trabajadores del trujal y voluntario en los preparativos, Félix Mauleón Alegría, se hacía eco de las reacciones recibidas. “La gente dice que es muy buen aceite. Está gustando mucho”, destacaba. Desde las 9 hasta las 14 horas, el grupo no paró de tostar en una edición de altísima afluencia. “Con el buen tiempo la gente se anima a venir y a probar el aceite. Está siendo una buena edición de la que seguramente será la mejor feria de Navarra”, añadía.

Durante la jornada se degustaron 15.000 rebanadas de pan y 450 litros de ‘oro líquido’

El público que llegaba en coche tuvo a su disposición las piezas de labranza próximas al trujal para dejar el vehículo y la ayuda de varios vecinos encargados del ordenamiento del tráfico. La organización permitió un año más el desarrollo de una cita que, junto al aceite, tiene en los puestos de artesanía un gran atractivo.

El XV Capítulo

Vecinos de Tierra Estella, del resto de puntos de Navarra y también de las provincias limítrofes se acercaron hasta Arróniz para dar un paseo, probar el aceite, conocer la localidad y, en muchos casos, asistir al XV Capítulo de la Orden de la Oliva de Navarra.

Mientras la fiesta más popular se ­de­sarrollaba en torno a las largas mesas instaladas para la degustación de tostadas y entre los puestos de las calles colindantes, en el salón de actos del trujal comenzaba, a las doce del mediodía, el acto más institucional. La Orden de la Oliva de Navarra entronizaría a tres cofrades de número y siete de honor. El Capítulo contó con la asistencia de la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos.

El alcalde de la villa, Ángel Moleón, daba la bienvenida al nutrido público en el interior del trujal y aprovechaba para ensalzar la calidad del producto estrella, el aceite de Arróniz el cual, dijo, una vez que se prueba “siempre acompaña en la mesa”. El primer edil dio la palabra al pregonero de este año, José Luis Ramírez Sádaba, doctor en Filosofía y Letras, catedrático de la Universidad de Cantabria y escritor.

Sádaba regresó con su disertación a los orígenes de la villa de Arróniz, de la oliva y del aceite, desde un punto de vista etimológico y también arqueológico. Sádaba terminaba su exposición con una mención a los agricultores de la oliva. “Los hombres de campo son muy sabios y han sabido legarnos un producto estupendo que disfrutamos mucho y que nos convoca hoy aquí”. Con la letra de una jota dedicada a Arróniz y al trujal dio por concluida su intervención.
A su término fue responsabilidad del alcalde Moleón imponer al pregonero la Oliva de Oro. Siguió el Coro de Voces Graves de Pamplona con la pieza ‘Navarra’ y se procedió al nombramiento de los Caballeros de Mérito y de Honor.

Este año, pasan a formar parte de la Orden: el pregonero José Luis Remírez Sádaba; Román Felones, licenciado en Historia y doctor en Ciencias de la Educación; Fernando del Arco de Izco, conferenciante, editor, gran amante de los toros y defensor de su origen sopicón; Óscar Salvoch Muñoz, escritor, músico y compositor autor del libro “Julián Gayarre: la voz del paraíso”; Juan Manuel Garmendia Otegui, presidente de la Federación de Cofradías Gastronómicas; Santiago de Ybarra Churruca, miembro de la directiva de la Academia Vasca de Gastronomía y de la Academia Internacional de Gastronomía, ex presidente de El Diario Vasco y alto directivo de multinacionales de los sectores industrial y de la comunicación durante su trayectoria profesional, y Eduardo Zubikoa Viela, arquitecto y tenor.

Cocina de calidad

También se reconoció el trabajo del restaurante Bar Florida, de Estella, por la divulgación de la cocina de calidad. El propietario, Jorge Ruiz, acudió en representación del equipo. Y como cofrades de número se incluyó al tenor Eduardo Zubikoa Viela, a la violinista Ana Campo Mayor y al pianista Alejandro Antón Cámara.

El ritual de la cata del aceite y de la tostada lo dirigió el Gran Prior de la Orden, Pedro Luis González, y fue la nueva vice priora Mª Teresa Catalán, en sustitución de Pedro Lozano Bartolozzi, quien leyó el juramento. Pedro Luis González entregó los títulos a los nuevos caballeros y les impuso las medallas. La música de la Coral dio paso a los discursos finales- la presidenta Uxue Barkos despedía la jornada- y a la entrega de premios de los concursos de Fotografía, Cuentos, de Postres y de Aceitunas.

Dos horas después del inicio, el acto terminaba en el interior del trujal. Mientras, poco a poco, los visitantes dejaban la localidad tras una jornada de éxito en Arróniz.

4’50 EUROS EL LITRO

El trujal Mendia de Arróniz puso a disposición de los visitantes dos puntos de venta de aceite. El producto de esta nueva temporada se vende a 4’50 euros el litro.

La campaña en Arróniz deja como balance una producción de aceite récord, que supera los dos millones de litros, con una recogida de 8’68 millones de kilos. El presidente del trujal, Pedro Luis González, destacaba la alta capacidad productiva del olivo de variedad Arróniz. “No nos deja de sorprender. La variedad se supera cada año, a pesar de la climatología del año pasado. No quiero ni pensar cuando se den las condiciones óptimas”, apuntaba.

El trujal Mendia agrupa a cerca de 5.000 socios de la Zona Media de Navarra y a 27 antiguos trujales con un cómputo total de un millón de olivos.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies