Un viaducto romano perfectamente conservado en Azcona se suma a la oferta turística de la zona

Un viaducto romano perfectamente conservado en Azcona se suma a la oferta turística de la zona

La obra de ingeniería civil se encontraba oculta entre la maleza. Es el hito principal de uno de los tres senderos recientemente acondicionados por la Asociación Tierras de Iranzu

La limpieza exhaustiva en Azcona (valle de Guesálaz) del entorno de la Calzada Romana, que conectaba Tarraco con Pompaelo, ha sacado a la luz un viaducto romano perfectamente conservado. Se trata de un muro de mampostería de 50 metros de longitud con un ojo de unos diez metros de anchura que salva una antigua riera, y cuya antigüedad se desconocía. Recientemente catalogado y protegido por el Gobierno de Navarra, el viaducto es el hito principal de un nuevo sendero turístico acondicionado y señalizado por la Asociación Tierras de Iranzu.

La presidenta del Concejo de Azcona, Alicia Usanos, explica que en el pueblo se sabía de un puente tapado por la vegetación en el lugar de la Calzada Romana, pero no se conocía ni su perfecto estado de conservación ni su antigüedad. “Cuando llegué al pueblo hace 25 años, mis hijos hablaban de un puente que podía ser romano, pero no fue hasta entrar en el Ayuntamiento hace seis y cuando empecé a trabajar en cuestiones forestales que me interesé por el puente y por su conservación. Escribí a Gobierno de Navarra y en abril de 2020 llegó la resolución que dice que el puente es un viaducto romano que hay que proteger”, explica.

Entre otras cuestiones, la normativa dicta que no pueden pasar vehículos pesados sobre el viaducto; tampoco se puede remover tierra en la pista ni talar árboles. “Es importante que se proteja el lugar y que no quede al libre albedrío, esa era mi preocupación”, añade la presidenta del Concejo.

En la misma línea de conservación y valorización del patrimonio, se ha limpiado la cueva de Arrastizulo, llamada en el pueblo ‘de los Cochos’ y que llegó a guardar cerdos. Otras ideas que completarán el trabajo ya realizado están todavía a la espera, como buscar protección al bosque de encimas que alberga algunos ejemplares centenarios. “La gente está contenta de que se reconozca nuestro patrimonio y se cuide. Es bueno darlo a conocer, aunque también se busca que vengan visitantes respetuosos y ecológicos que disfruten de este paseo, que es muy bonito para hacerlo en familia”, explica.

El viaducto está construido con piedra seca caliza de la zona y sin cemento en un terraplén sobre la roca viva. Sorprende que cada piedra de la construcción esté en su sitio, como si hubiera sido levantado ayer. A esta obra de ingeniería romana se suman otros atractivos dignos de conocer en la nueva ruta señalizada para el paseo que incluye también la Cueva de Arrastizulo, de la cual se hizo un estudio arqueológico en 1965 y se encontraron restos del Neolítico, enterramientos, flechas y utensilios.

55.000 euros

El llamado ‘Sendero del Viaducto Romano y Pasada de los Carboneros’ es uno de los tres senderos del nuevo proyecto turístico ‘Creación y Puesta en valor de los senderos de Tierras de Iranzu’ que ha coordinado la Asociación Tierras de Iranzu junto con los Ayuntamientos y Concejos de los valles de Yerri y Guesálaz, de Abárzuza, Lezáun y Salinas de Oro.

Son tres las nuevas propuestas turísticas y otras siete las mejoras realizadas en senderos ya señalizados que han supuesto una inversión de 55.000 euros. Los trabajos se han ejecutado con ayudas por valor de 38.500 euros del Gobierno de Navarra y de la Asociación Teder. Junto a la financiación pública y privada, el trabajo voluntario de vecinos y colaboradores ha sido clave.
Los nuevos paseos forman parte ya de la red de senderos de Tierras de Iranzu, con 18 propuestas.

Se presentaron en rueda de prensa en la iglesia parroquial San Martín de Azcona. A la cita, que precedió a una visita del sendero del viaducto de Azcona, acudieron el alcalde de Guesálaz, Pedro Soto; el de Abárzuza, Alberto Pagola; la presidenta del Concejo de Azcona, Alicia Usanos, los historiadores Iñaki Sagredo y Alberto Pérez de Zabalza, que han documentado el sendero, y la gerente de la Asociación Tierras de Iranzu, Charo Apesteguía. “Es un trabajo que permite invertir en cultura, en naturaleza y en historia y que sin el voluntariado de nuestros pueblos no habría sido viable”, destacó Apesteguía.

VISITAS GUIADAS

Para promocionar los tres nuevos senderos de Tierras de Iranzu, la Asociación ha organizado tres visitas guiadas. La primera se celebró el 27 de febrero en el Sendero Viaducto Romano y Pasada de Los Carboneros. La segunda visita se realiza el 6 de marzo en Salinas de Oro, al Sendero Esparaz, y la tercera, el sábado 13 de marzo al sendero La Batalla de Valdejunquera, en Muez. Ambas comienzan a las 11 horas y tendrán un aforo limitado. El precio son 4 euros. La de Salinas parte de la Taberna del Granero y la de Muez, desde el polideportivo del valle de Guesálaz (Muez).

Tres itinerarios nuevos y varias adecuaciones

1. Sendero del Viaducto Romano y Pasada de los Carboneros
Azcona

Se trata de un sendero circular que comienza y termina en el pueblo de Azcona y que recorre 5,4 kilómetros por un bosque de encinas centenarias. El sendero, con un desnivel de tan solo 135 metros, discurre por la Pasada de los Carboneros, que conecta unos kilómetros más al Norte con la Cañada Real Tauste-Andia. La Pasada de los Carboneros está dentro de las vías pecuarias de Navarra, cuyo origen se remonta a las rutas que recorrían los antiguos pastores nómadas antes de la llegada de los romanos.

El recorrido, de alto valor patrimonial e histórico, integra el hallazgo del viaducto romano, que forma parte de la Calzada romana que conectaba Tarraco con Pompaelo. También de forma accesible se puede visitar la Cueva de Arrastizulo, donde se hallaron resto del Neolítico.
Para información y guía del visitante se han colocado tres paneles explicativos, y se ha señalizado con 17 y postes, tres balizas y marcas de pintura.

2. Sendero de la Batalla de Valdejunquera
Muez, Irujo y Arguiñano

Sendero circular con inicio y final en el polideportivo de Muez. Este itinerario, de 5 kilómetros y 106 metros de desnivel, recupera el patrimonio inmaterial de la Batalla de Valdejunquera, acaecida en el 920 entre Muez y Salinas Oro, en el valle del Guesálaz. Cruza los términos municipales de Muez, Irujo y Arguiñano.

El recorrido interpretativo permite viajar a través del campo de batalla de uno de los enfrentamientos más importantes y decisivos de la Edad Media, cuando se batieron el ejército musulmán de Abd al Rahman III y los reyes cristianos Sancho Garcés I de Pamplona y Ordoño II de León. El paseo permite divisar cuatro cañones naturales: del Iranzu, del Ubagua, del Obantzia y de Erragoz, además del Parque Natural de Urbasa y Andia, el embalse de Alloz y Las Salinas.

La Ruta cuenta con cinco paneles explicativo y panorámicos, 17 postes con flechas, 14 mojones y señales con pintura. Ha sido necesario desbrozar varios tramos del recorrido y dar accesibilidad mediante escalones a dos puntos del recorrido con gran desnivel.

3. Sendero de Esparaz
Salinas de Oro

Sendero circular con inicio y final en Salinas de Oro. Recorre una distancia de 10,1 kilómetros y, de dificultad media, tiene un desnivel de 493 m. El itinerario atraviesa las milenarias salinas del manantial natural, ya en producción en la época romana, y el río Salado, único río salado en Navarra y en el norte de España, además de pasar por un puente románico y una presa, también románica, de interés patrimonial.

Tras cruzar el río Salado por el puente románico de un solo ojo, el sendero se desvía para seguir el camino a la Peña Grande y recorre un bello bosque de quejigos y robles. Tras el bosque se abren unas amplias vistas de Peña Grande y Peña Chiquita, donde se encontraban las antiguas minas de carbón mineral que, a principios del siglo XX, se exportaban a Altos Hornos en Vizcaya, a través de funiculares.

Desde la cima se divisan el valle de Guesálaz, el embalse de Alloz y Valdizarbe. La senda vuelve por la Cañada Real y después llega hasta Salinas en paralelo al río Salado.

Se han colocado un panel de inicio, 22 postes con flechas indicativas y quince balizas para marcar el recorrido.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies