La pochada popular reunió en Arróniz a vecinos de todas las edades

La pochada popular reunió en Arróniz a vecinos de todas las edades

El municipio vivió del 1 al 8 de septiembre ocho días festivos con actividades para todos los públicos en honor de la Virgen de Mendía.

Las fiestas de Arróniz han dejado buenos momentos entre vecinos y visitantes. Uno de los mejores, sin lugar a dudas, fue la pochada popular, celebrada el jueves 6 de septiembre; una reunión intergeneracional entre las cuadrillas de la localidad. El atrio de la iglesia se llenaba con mesas y gente que esperaba la llegada de los calderos con pochas recién hechas, preparadas un año más por la cuadrilla ‘La Pedregada’. Cada cuadrilla contemplaba el menú con otros platos, como ensaladas, diferentes entrantes y postre.

“Un nuevo año, la cuadrilla ‘La Pedregada’ fue la encargada de pelar las pochas y de preparar el guiso“

La pochada, junto con el día del cohete, los disfraces y las vacas son algunos de los actos más esperados. En ello coincidían varios integrantes de las cuadrillas, de entre 16 y 18 años, que se habían juntado para compartir mesa. Sobre los caballetes, algún plato de pochas se veía, pero también un buen perol de macarrones que tuvieron mucha aceptación. Los encargados de preparar el menú, a base de pasta y pechugas de pollo, fueron Julen Pérez Ajona y Amaia López Echeverría. “Cada día nos turnamos dos para hacer la comida. En este caso hemos tenido ayuda en casa, pero la responsabilidad era nuestra”, decía Julen Pérez. 

A la sombra de unos plataneros, se encontraban otras cuadrillas. Entre ellas la llamada ‘Dale Kuero’, formada por integrantes de las quintas de 1990, 1991 y 1992, como Carlos Iturralde Ros y Ángel Salanueva Echávarri. “Este día está muy bien, pero el mejor día de todos es el del cohete. Llevas todo el año esperando y estás con las fuerzas intactas. Hoy nos hemos levantado para venir a comer directamente. Después toca vacas y el Gran Prix”. Junto a ellos, otra mesa de jóvenes tomaba las pochas como plato único. Eran los integrantes de ‘La esquina’, ‘El tarro’ y ‘El txusto’, de quintas entre 1996 y 1999.  

Mientras que los más jóvenes disfrutaban del día de la pochada en la parte trasera de la iglesia, en la zona del atrio no quedaba sitio ni para una mesa más. Entre ellas estaba la del concejal Víctor Haro Urman que, además, fuera de las obligaciones municipales había adoptado ese día las de cocinero, junto con su amigo Óscar Arizaleta. El menú principal, las pochas, estaba acompañado por unas almejas y por unas tablas de ibéricos. 

Ahorro para un corral 

Las fiestas de Arróniz se integran dentro de un presupuesto económico anual, de 82.000 euros. En él se incluye, además de las patronales de septiembre, en honor de la Virgen de Mendía, las de Santa Águeda, Santa Cecilia y las de mayo. “Llevamos seis años sin subir el presupuesto, por eso este año no ha hecho falta recortarlo. Sí que hemos podido ahorrar en torno a 6.000 euros, que los vamos a dedicar para comprar un corral para las vacas. Ahora nos lo deja Allo”, explicó el edil. 

Otras novedades que destacaban en el programa de Arróniz eran la inclusión de una sesión más de vacas, en concreto la del sábado; el aumento de uno a dos los encierros nocturnos; las actuaciones de música todos los días a la hora del vermú y una carrera de Korrontxas organizada por el club de fútbol Zarramonza. Este año se realizaba también el segundo día de las txarangas, que ya el pasado año contó con buena aceptación. 

En otra de las mesas de la plaza, disfrutaban de las pochas la cuadrilla ‘La Pedregada’. Entre ellos se encontraban los cocineros que durante quince años han asumido la responsabilidad del guiso. Se trata del ‘chef’ Enrique Arana Ollobarren, de 58 años, y el ayudante de cocina Miguel Lerga Valencia, de 64 años. La pocha fresca de Valdega, condimentada con tomate, cebolla, ajos, pimiento verde, zanahoria, jamón y chorizo era todo un éxito. “La manera de hacer las pochas es todos los años la misma porque si la pocha es natural no hace falta echarle más ingredientes de la cuenta. Hemos preparado 200 kilos de pocha y no ha sobrado nada”, explicaba Enrique Arana. 

Título

200 kg de pocha de Valdega

La cuadrilla “La Pedregada” no sólo se encargó de cocinar las pochas, también tuvo que pelarlas. En esta labor participaron, además de los cocineros, el resto de los miembros de la cuadrilla. La tarea, que se desarrolló durante dos días, tuvo después una sabrosa recompensa para todos los vecinos del pueblo. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies