La escultura religiosa de Venancio Blanco, en el Gustavo de Maeztu

La escultura religiosa de Venancio Blanco, en el Gustavo de Maeztu

La muestra, compuesta por quince obras, permanecerá en la pinacoteca estellesa durante todo el verano

La escultura religiosa del artista salmantino Venancio Blanco toma el relevo de la muestra, también escultórica, de Carlos Ciriza en el museo Gustavo de Maeztu. Las quince obras, realizadas todas ellas en bronce y cedidas por la Fundación Mapfre, se pueden contemplar durante todo el verano, hasta el día 20 de septiembre, en la sala de exposiciones temporales de la pinacoteca.

“Las obras no están creadas para la devoción religiosa, sino para la contemplación”
En la inauguración de la muestra estuvieron presentes la concejal regionalista Mayte Alonso, el director del museo, Javier Bartos, y el director del Instituto de Cultura de Fundación Mapfre, Daniel Restrepo Manrique. La presencia de la colección de obras de Venancio Blanco en Estella es una muestra más de la colaboración existente desde hace años entre la Fundación y el museo. La última aportación fueron las viñetas del dibujante Luis Vagaría.

La exposición de esculturas religiosas muestra lo que se puede considerar la iconografía básica de la vida de Jesús: La Anunciación de la Virgen, La Virgen con el Niño, La Última Cena, El Calvario, La Piedad, y El Cristo Yacente. A estos seis momentos fundamentales de la vida de Cristo se añaden cuatro santos, en concreto, San Francisco y San Sebastián, marcados por el sacrificio, y San Juan y Santa Teresa, marcados por la revelación y la gracia, así como una Custodia. Además se incluyen también tres homenajes a la música –Música Barroca, Homenaje a Haëndel y Homenaje a Mozart- y dos Ángeles.

Tradición y vanguardia
De estas piezas, tres –La Piedad, La Última Cena y El Calvario- son grupos escultóricos que Venancio Blanco concibió especialmente para el museo de escultura religiosa de la fundación Mapfre. Todas ellas, elaboradas en bronce tomando como base la moldura de cera, tiene una gran fuerza expresiva. Daniel Restrepo, de la Fundación Mapfre, destacó que la escultura de Venancio Blanco es muy personal y se refirió a una mezcla de estilos. “Hace una fundición clásica que se suma a la línea vanguardista en los diseños por lo que ofrece un resultado muy rompedor”, apuntó.

La colección tiene un valor especial por la libertad compositiva de su creador. Además, a pesar de la temática religiosa, no son esculturas para la devoción, sino que permiten al autor mostrar sus sentimientos. “El objetivo de estos trabajos es la contemplación, más que la devoción”, añadió Restrepo en relación con la obra de un autor que actualmente se encuentra en plena producción.

La música tiene también gran importancia en la obra expuesta en el museo. Ello se refleja en las alegorías a la Música Barroca, a Häendel y a Mozart. “Es muy importante porque Venancio Blanco esculpe oyendo música”. •

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies