Grupo literario de la biblioteca de Estella. El placer de comentar los libros

Grupo literario de la biblioteca de Estella. El placer de comentar los libros

Una treintena de personas forman el colectivo que se reúne el último jueves de cada mes para compartir impresiones sobre las lecturas que escogen

En plena era digital, reinado de Internet, las nuevas tecnologías y la comunicación a través de las redes sociales, casi sorprenden iniciativas como el club de lectura de la biblioteca de Estella. Creado en 2007, se ha ido nutriendo de participantes con el paso de los años, personas que se van y otras que llegan, hasta alcanzar en la Actualidad 31 usuarios. El último jueves de cada mes se reúnen en una sala de la biblioteca, junto con el bibliotecario o bibliotecaria, para conversar y poner en común, cara a cara y sin tapujos, las impresiones del libro que decidieron leer.

“Los participantes eligen los títulos y la Red de Bibliotecas localiza los ejemplares necesarios para poder trabajar“

La iniciativa surgía hace siete ediciones fruto del empuje de los participantes, en concreto de Margari García Oscoz. Explica la promotora de la idea que su afición a la lectura y el hecho de haber participado en un grupo de lectura en Pamplona le llevó a pensar que la puesta en marcha de un grupo en la ciudad del Ega también podría funcionar. Las conversaciones con los bibliotecarios y el hecho de que existiera esa inquietud entre los usuarios del servicio hicieron posible la creación del grupo. “La valoración es muy positiva porque la gente ha respondido desde un principio. Además, hay flexibilidad, si no se puede no hay obligación de venir pero sabemos qué toca leer”, apunta.

Laura Irulegui Casi, bibliotecaria en Estella, es una de las personas coordinadoras del grupo de lectura, junto a sus otros tres compañeros. 

Ellos se turnan en la asistencia a las sesiones y son los responsables de mostrar las posibilidades de lectura -según las existencias de ejemplares- de reunirlos y repartirlos. “En la primera reunión los usuarios hacen recomendaciones de lectura para el grupo y se crea una lista. En base a esa lista vemos de qué títulos es posible conseguir en la Red de Bibliotecas de Navarra los 20 ejemplares que necesitamos. Se programan las fechas de reunión, se decide qué libro va a tocar cada mes, se localizan los ejemplares y se reparten”, cuenta. 

Sin guion 

La sesión del último jueves de cada mes es muy esperada y la mayoría de los participantes acude con la tarea hecha y el libro leído, dispuestos a comentarlo. Begoña Puerta Ezcurra, una de las integrantes del grupo, se refiere a la naturalidad en que transcurren las citas. “Hacemos un análisis del libro, damos nuestra opinión, a veces hablamos sobre la estructura, sobre el tema, los personajes; sin guion. Se trata de compartir la experiencia y de debatir las diferentes ideas que aparecen en el libro”. 

Ideas, explican los integrantes, que a veces se extrapolan a temas de Actualidad y una cosa va llevando a otra. “Lo divertido es que muchas veces discrepamos, porque cada cual tiene su opinión, su visión de las cosas, y a veces te sorprendes”, añade Pilar Rituerto Laborda. 

Junto a Pilar Rituerto, Begoña Puerta, Margari García, en la penúltima reunión de jueves participaron otras personas como Laura Lacarra Lanz, Puy Valentín González, Lourdes Iraola Rojo, Esteban Aramendía Camprubí, Ricardo Risotto Ríos, Yolanda Samper Echeverría, Ana Santesteban Maeztu y Merche Armendariz Goikoetxea, además de la bibliotecaria Laura Irulegui. 

Todos ellos, y alguno más, han disfrutado estos últimos meses de la lectura de los libros: ‘Twist’, de Harkaitz Cano; ‘La carretera’, de Cormac McCarthy; ‘Elegía’, de Philip Roth; ‘Maus’, de Art Spiegelman; ‘Brooklyn Follies’, de Paul Auster; ‘El cuento de la criada’, de Margaret Atwood; ‘Suite francesa’, de Irene Nemirovsky; ‘El silencio de las hayas’, de Mikel Alvira, y ‘Las ataduras del tiempo’, de Emma Alonso.

En el mes de mayo la obra de Emma Alonso Pego pone fin a la temporada y será una despedida a lo grande con la presencia de la autora. En ediciones anteriores también han sido invitadas otras escritoras, como fue el caso de Laura Mintegi y Toti Martínez de Lezea, que comentaron sus libros con el club de lectura y hablaron sobre la experiencia creativa.  

Laura Irulegui. Bibliotecaria. 

“El grupo anima a leer libros que de otro modo no leeríamos”

¿Qué objetivos tiene el club de lectura de la biblioteca?

Incentivar la lectura, en primer lugar, y la posibilidad de animar a la gente a leer cosas que igual de otra manera no leeríamos. Luego resulta que lo lees, te ha gustado, te ha resultado interesante y quizá lees más cosas de ese género o de ese autor. En la lista están incluidos desde bestsellers hasta clásicos y novelas de autores locales.

¿Existe en Estella mucha afición a la lectura? 

En Estella hay gente muy lectora, niños y mayores, pero sorprende sobre todo que hay mucha gente mayor que lee. A la biblioteca vienen muchos usuarios, y no sólo para préstamos, sino también para leer aquí.    

Título

Datos

CREACIÓN

El grupo, no constituido como asociación, se creó en 2007 en la biblioteca fruto de la iniciativa particular. 

MIEMBROS

En la Actualidad forman el grupo 31 personas, mayoritariamente mujeres con edades comprendidas entre los 40 y los 70 años. Son veinte usuarios los más activos. 

REUNIÓN

Decididas las lecturas, cada mes se establece un título. Los usuarios leen el libro en su tiempo libre y el último jueves de mes se juntan en la biblioteca, de 19.15 a 21 h., para ponerlo en común. 

OTROS GRUPOS

La iniciativa no es única en la biblioteca de Estella. 

También existe un grupo de lectura, promovido por la asociación ‘Garean’, que se desarrolla en euskera. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies