Murugarren. En el centro de Yerri

Murugarren. En el centro de Yerri

El Concejo trabaja por recuperar la normalidad al margen de las irregularidades en obras públicas de la pasada legislatura

En la zona centro-occidental del valle de Yerri, en la ladera del monte Murugarren, se sitúa la localidad del mismo nombre. Edificios blasonados se dispersan por un casco urbano diferenciado en dos partes, la alta y la baja. En Murugarren viven en la actualidad 95 personas censadas y en los últimos años se han sumado dos familias nuevas con niños. La localidad, cuyo nombre ha saltado a la prensa por presuntas irregularidades en obras públicas durante la anterior legislatura, trabaja ahora por salir adelante y recuperar la normalidad.

“En 1913, el benefactor Pablo Asín Ciriza donó 13.000 pesetas al Concejo“
“La vida es tranquila, como en todos los pueblos. Cuando más gente hay en las calles es los sábados y los domingos, nos juntamos en el bar y en la sociedad”, declara el actual presidente del Concejo, Ramón Hortelano. El representante concejil intenta evitar el tema que todavía sigue en boca de los vecinos. Lo importante, asegura, es tirar hacia delante e intentar dinamizar la vida en la localidad. “Los propios vecinos son los que organizan actividades. Esta población es muy activa. Todos los sábados hay cenas, se juntan cuadrillas jóvenes y este año hemos organizado una obra de teatro que ha sido un gran éxito”, añade.
Hortelano se refiere a ‘La llegada de los bárbaros’, de una compañía madrileña con un integrante que desciende de Murugarren y que contribuyó con muy buena voluntad a la vida cultural del pueblo. “Hemos establecido contacto con ellos y queremos que vengan todos los años a representar una obra”, añade el vecino José Antonio Sola. La localidad se ha volcado también con la organización de sorteos que permitan autofinanciar diferentes actividades, sin ir más lejos las fiestas patronales de agosto. “Todo el mundo colaboró en la compra de boletos, es una manera de contribuir para que se puedan seguir organizando cosas en el pueblo”, añade Sola.

La situación económica del Concejo, con una deuda de hasta 1,2 millones de euros, es mucho más que complicada. “Tenemos muy poca capacidad económica, estamos totalmente limitados. La actividad del Concejo se centra en resolver todos los problemas derivados de la anterior legislatura”, apunta Ramón Hortelano. Fue en 2008 cuando el Ministerio Fiscal denunció a la ex presidenta del Concejo, Juana Martínez Soler, dos ediles, los hermanos Eliseo e Hilario Ízcue Paternáin, la gerencia de la constructora encargada de las obras y un funcionario foral por percibir irregularidades en la ejecución de dos proyectos concretos, el barranco de Onzalín y la Vaguada de Murubidea. Se fueron sumando más hasta alcanzar los diecisiete expedientes.

 “Esperamos que en los próximos meses haya fecha de juicios para poder ir terminando las obras”, añadió Hortelano. Las actuaciones irregulares realizadas en Murugarren se remontan a los años 2003, 2005 y 2006, cuando se realizaron diferentes infraestructuras innecesarias, se pagaron, también con ayudas del Gobierno de Navarra, y que en algún caso no llegaron ni a terminarse ni a ejecutarse.

Calles en obras
Consecuencia de las irregularidades, la localidad de Murugarren no ofrece la imagen cuidada de otras poblaciones del valle y de Tierra Estella. Calles en obras dan la sensación de abandono. Los vecinos intentan cuidar la localidad en la medida de lo posible, por ejemplo, mediante el mantenimiento de las zonas ajardinadas y las limpiezas generales. En auzolán, y desde el mes de septiembre, varios vecinos participan en la restauración de la ermita de San Cristóbal.
El Concejo no solo es conocido en Tierra Estella por los problemas de los últimos años. La sidrería de Murugarren también ha contribuido de modo positivo a señalar la localidad fácilmente en el mapa. La actividad económica en el Concejo la completan un alojamiento rural y la existencia en el término de una granja de cerdos. Un agricultor en el pueblo está dedicado al sector primario de manera exclusiva.
Un retorno al pasado recuerda la actitud loable de hombres buenos. Una placa en la fachada de la iglesia de San Román recuerda al benefactor Pablo Asín Ciriza. Vecino de Murugarren, donó en 1913 la cantidad de 13.000 pesetas al Concejo, con la que se pagó parte de las obras de restauración del retablo de la iglesia. El resto de la donación, invertida financieramente, generó un benefició que, a voluntad del donante, se destinó a tres objetivos: misas en su nombre, el sueldo del maestro y una paga a las familias más pobres del pueblo que se entregaba por Navidad. Seguramente, muy bien recibida sería ahora la ayuda de un benefactor. •

Título

Así es MURUGARREN

CATEGORÍA HISTÓRICA. Lugar
CATEGORÍA ADMINISTRATIVA. Concejo del valle de Yerri
PARTIDO JUDICIAL. Estella
MERINDAD. Estella
COMARCA. Yerri
POBLACIÓN. En 1986, 89 habitantes de hecho y 90 de derecho. En la actualidad, 95 censados.
DISTANCIAS. 6 kilómetros a Estella, 50 a Pamplona
COMUNICACIONES. Carretera local que enlaza a menos de 2 km con la comarcal NA-120, Estella-Beasáin. Enlace a la A-12 en Lorca.
GEOGRAFÍA. El término confina al N con Zábal, al E y S con Zurucuáin y al O con Bearin.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies