Un recuerdo permanente para los donantes de órganos

Un recuerdo permanente para los donantes de órganos

Jerusalén Lorea y EstEban Aramendía, ambos trasplantados de riñón, trabajan en la idea de erigir en Estella, como primera mención en Navarra, un monumento de agradecimiento al colectivo más altruista

Las calles dedicadas a los donantes de sangre abundan en Navarra. Estella tiene la suya propia desde hace años, en las proximidades del polideportivo, como otras localidades de Tierra Estella. Sin embargo, ninguna vía pública en Navarra alude, a día de hoy, al altruismo de las personas que sin nada a cambio han regalado vida. El tándem formado por dos amigos y vecinos de Estella, Jerusalén Lorea Ortiz y Esteban Aramendía Camprubí, ambos trasplantados de riñón, da un paso más: aspira a erigir en un espacio público de la ciudad del Ega un monumento que recuerde de manera constante la voluntad y el acto de la donación de órganos.

La idea nació hace unos años, cuando Jerusalén Lorea recibía después de cinco años de enfermedad y dos de diálisis, un riñón para trasplante. Tras su recuperación, comenzaba una campaña en solitario que se relajó durante un tiempo y recobró nueva fuerza cuando conoció a Esteban Aramendía. Aramendía, de 38 años y primer trasplantado de Navarra de incompatibilidad sanguínea, no dudó en apoyar una causa que, iniciada con carácter particular, cuenta ahora con el respaldo de Alcer Navarra (Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades Renales). 

Dos obstáculos tienen que salvar para conseguir el objetivo y para el que los promotores ya están dando los pasos adecuados: contar con la autorización del Ayuntamiento de Estella-Lizarra para la ocupación del espacio público con un monumento y la recaudación de un presupuesto de 12.000 euros que permita sufragar una escultura ya diseñada por el artista navarro Daniel Resano. “Cuando le expuse a la alcaldesa el tema hace un tiempo le pareció buena idea. Ahora hemos vuelto a retomar el tema con más fuerza y con el proyecto más avanzado. Aunque sabemos que económicamente no es el mejor momento, vamos a batallar por ello”, afirma Jerusalén Lorea. 

Héroes anónimos

Hace dos meses, los vecinos de Estella mantenían una nueva reunión con un concejal, que manifestó su voluntad de ayuda; y una nueva cita se celebrará en el Ayuntamiento el próximo 26 de este mes. En cuanto a la obtención del dinero, aseguran que tocará llamar a las puertas de las instituciones con el respaldo de Alcer. “Nadie está libre de necesitar un órgano, le puede pasar a cualquiera, y cualquiera puede ser donante. Por ello creemos que el monumento contribuye a la sensibilización y también rinde homenaje no a una persona en concreto sino a muchos héroes anónimos”, destaca Esteban Aramendía. 

El paseo de Los Llanos, en concreto la explanada junto a los cines, se ajusta a la idea de Lorea y Aramendía. “Es un lugar que invita a la reflexión, algo que es muy importante porque la donación no es todavía algo de lo que se hable habitualmente en las familias, todavía el tema de la muerte es un tabú. Pero la realidad es que las donaciones salvan vidas. Gracias a los donantes y a los avances médicos, hoy estamos aquí”, explican.




Jerusalén Lorea Ortiz

52 años. Estella. Auxiliar de clínica 

en extracciones de Príncipe de Viana. 

Receptora de órgano de cadáver.

“Durante cinco años, desde los 39, estuve enferma. Con dos hijos, dejé el trabajo; fue un golpe terrible”, recuerda Jeru Lorea, vecina de Estella y trasplantada de riñón en 2003, después de dos años en diálisis y en lista de espera. “Recuerdo que estaba en el Hospital de Navarra cuando me llamaron de la Clínica para hacerme pruebas de compatibilidad porque había un posible donante. Viví un enfrentamiento de sentimientos, de alegría inmensa como paciente y posible receptora, y de dolor por la familia de la persona que se ha ido. También entiendo que la tristeza sería doble si tras una muerte no se salvara otra vida, en ese caso la mía”, cuenta Lorea. 

Explica la vecina de Estella que lo peor de su enfermedad fueron la diálisis y la espera; pero ahora mira hacia atrás fortalecida, con mucha vitalidad y, sobre todo, agradecida tanto a la familia donante como al apoyo imprescindible e incondicional de sus seres queridos.


Esteban Aramendía Camprubí

38 años. Estella. Químico.

Primer caso en Navarra de trasplante con incompatibilidad sanguínea.

Al mes de vida los médicos supieron que con el tiempo Esteban Aramendía necesitaría un trasplante o diálisis. 

“Me llegó a los 36. Yo vivía en el extranjero y me llamaron para diálisis; y ese es el momento en que tienes que dejar todo. Volví a casa con cierta confianza porque mi madre iba a ser la primera donante, pero se hizo las pruebas y fue rechazada por cuestiones médicas. No se atrevió a decírmelo, se lo comunicó a mi hermana y fue mi hermana quien me dijo: “voy a ser yo”. Esto sucedía hace dos años. 

Las pruebas para la hermana de Esteban Aramendía se prolongaron durante un año, no sin que antes los médicos les planteasen otras posibilidades como la donación cruzada, que finalmente se rechazó. “Yo no tengo palabras para agradecérselo a mi hermana, todo es insuficiente”, destaca el estellés. 

Título

Manuel Arellano Armisen. Presidente de Alcer Navarra

“De las doce familias preguntadas en 2012, solo una dijo no a la donación”

Este año se han realizado en la comunidad Foral 19 trasplantes de riñón 

y trece donantes han sido válidos.

Alcer Navarra, la Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades Renales, se formó en 1977 y tiene en la Actualidad 485 socios. Desde marzo de 2012, la preside Manuel Arellano Armisen. 


¿Qué posición ocupa Navarra en el ámbito nacional en cuanto a donaciones?

Navarra ha estado históricamente a la cabeza en cuando a donaciones y a trasplantes. Ha sido líder hasta hace cinco años, pero en los tres últimos se ha colocado en los puestos de cola. En 2011 y 2012 sólo nos situábamos por delante de Ceuta y de Melilla. Esto se debe sobre todo al descenso de los accidentes, tanto de tráfico como laborales. Si hay menos accidentes, también menos donantes de cadáver. 

¿Qué se puede hacer? 

Todavía no se han potenciado fórmulas nuevas como la donación en asistolia, que sí funciona en doce Comunidades Autónomas y que en Navarra entrará en breve. Lo que queda es fomentar la donación en vida. La familia es la primera vía, la segunda el cónyuge, y si el cónyuge no es familia de sangre, ¿por qué no puede ser donante un amigo? ¿Y por qué no alguien con generosidad máxima y ganas de ayudar a quien no conoce? En Navarra se han dado tres casos sin contraprestación para donar a quien lo necesitara. 

¿Está la sociedad navarra concienciada sobre la necesidad de donar órganos?

Sí hay conciencia. Todas las entidades lo están; los médicos y la comunidad sanitaria lo están, y la sociedad también, pero en este caso falta dar un salto más. No es suficiente ver que se puede hacer sino que hay que hacerlo. En cuanto a la administración podría hacer algo más en cuanto a sensibilización. Me gustaría también destacar que los médicos de atención primaria juegan un papel muy importante en la labor de prevención y detección precoz; cuanto antes se detecta antes se puede localizar donantes. 

¿Cualquier persona puede ser donante?

Cualquiera puede donar en vida, siempre que sea mayor de 18 años. Luego hay que ver si reúne las condiciones físicas y psicológicas. En cuando a la donación de cadáver, es en la UCI donde la familia decide donar los órganos. Por eso es recomendable que el tema se haya hablado en casa. Si la familia conoce la voluntad, es mucho más fácil. En 2012, de las doce familias a las que se preguntó sólo una dijo que no, y en los primeros seis meses de este año ninguna se ha negado. A fecha de octubre, los datos son 19 trasplantes de riñón y 13 donantes válidos. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies