La lluvia acompañó a Olentzero en su recorrido por las calles de Estella

La lluvia acompañó a Olentzero en su recorrido por las calles de Estella

Cientos de personas siguieron con ilusión la kelejira, desde dentro o como público, en la tarde del 24 de diciembre

Olentzero llegó a Estella acompañado de la lluvia. El agua hacía acto de presencia en la jornada del 24 de diciembre y se intensificaba en torno a las 17.30 horas, cuando la kalejira de acompañamiento abandonaba el patio de Lizarra Ikastola. Olentzero en su carroza, las andas de Olentzero, Mari Domingi, el belén viviente y la carroza de los alumnos del colegio Remontival desfilaron, acompañados por cientos de personas, padres, alumnos y música, por las calles de Estella. El agua molestó e hizo sacar los paraguas pero no fue impedimento.

Desde el centro escolar, la comitiva, introducida por los joaldunak, se desplazaba por la plaza de la Coronación, las calles San Andrés y Mayor para seguir por la calderería hasta la plaza de los Fueros y acceder después a lo viejo por la Estrella, Navarrería y Mayor. Desde la calle Baja Navarra, la kalejira volvió a la ikastola por la Inmaculada, Gustavo de Maeztu y San Francisco Javier. Durante el recorrido, Olentzero y su ayudante, Koldo Udarte, repartieron unos cien kilos de castañas. 

Olentzero las había recogido en la sierra antes de desplazarse hasta la ciudad para saludar a los niños, a sus padres y a todas las personas que le acompañaron por las calles. Las txalapartas, los danzaris de Larraiza y de Ibai Ega, los gaiteros Deierri y de Estella, las trikitixas, los txistularis y la banda pusieron las notas musicales y los pasos de baile en un acto de bienvenida a Olentzero en el que participaban buena parte de los alumnos de Lizarra Ikastola, vestidos de caseros, y también del colegio público Remontival. 

El ambiente estuvo en la calle, a pesar de la lluvia, los cantos se hicieron oír y Olentzero saludó a los niños que más tarde visitaría en sus casas para dejarles los regalos.  

Título

ANCÍN

Un año más, fiel a su cita, Olentzero volvió a visitar Ancín el 24 de diciembre. Al caer la noche, el carbonero bajó de la sierra de Lóquiz para saludar a los ancinejos y ancinejas, que debido a la lluvia le esperan en el frontón, en vez de en la carbonera, como años anteriores. Los vecinos de Ancín y también llegados de otros pueblos de Valdega disfrutaron de unos momentos especiales con Olentzero, sobre todo los más pequeños, con los que estuvo muy simpático y bonachón. Los niños recibieron el cariño del carbonero, y tras saludarlos y cantar con ellos, el carbonero volvió a su cabaña en el monte a preparar los regalos y repartirlos durante la noche. Olentzero se celebraba en muchas otras localidades como Villatuerta, Allo, Ayegui y Los Arcos, entre muchos otros. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies