Ilusión e incertidumbre se mezclaron en la vuelta al cole

Ilusión e incertidumbre se mezclaron en la vuelta al cole

Unos 1.900 alumnos de Infantil y Primaria regresaron a las aulas de Remontival, Lizarra Ikastola, Santa Ana y Mater Dei el pasado 7 de septiembre

La calma, el sosiego, los nervios y el riguroso cumplimiento de las normas de prevención y seguridad ante el Covid-19 se entremezclaron con las sonrisas, la alegría, los reencuentros a distancia y la ilusión por comenzar un nuevo curso. ¿Qué pasará? Es la pregunta que se hacen profesores, familias y alumnos. Nadie lo sabe a ciencia cierta, pero lo que sí tienen claro desde los centros escolares es que se intentará, en la medida de lo posible, cumplir a rajatabla con el protocolo de contención marcado por el Gobierno de Navarra y ‘salvar el año como se pueda’. Más de 1.900 alumnos de Infantil y Primaria se incorporaron a las aulas de los centros escolares de Estella, el pasado 7 de septiembre.

Desde primera hora de la mañana ya se percibía un mayor aumento del tráfico. La llegada de los autobuses escolares hizo visible que la vuelta al cole era ya una realidad. Remontival, Lizarra Ikastola, Santa Ana y Mater Dei fueron recibiendo de manera escalonada y, en diferentes horarios, a todo el alumnado.

Accesos diferenciados para el alumnado local y el de Tierra Estella en Remontival
El colegio Público Remontival cuenta este año con un total de 660 alumnos. Una de las principales novedades es que ha cambiado el equipo directivo, con Itxaso Valencia al frente. La jefa de estudios del Modelo D es Monika Díaz; la del modelo PAI, Patricia Collier y la nueva secretaria es Clara Echeverría. Durante este mes, la entrada escalonada del alumnado comienza a las 9 horas. “Todo el alumnado de Estella-Lizarra entra por la puerta del patio hasta el lugar indicado para su grupo-clase. Allí les recibe cada tutor y les acompaña hasta el aula. Los procedentes de las localidades de Tierra Estella, el alumnado transportado, es recibido por el profesorado especialista, siempre el mismo, en la explanada del centro.

En el colegio público Remontival ha cambiado la directiva

Desde que bajan del autobús los alumnos son acompañados hasta las aulas y entran por la puerta principal del centro”, explicaba ­Itxaso Valencia, directora de Remontival. Las salidas escalonadas comienzan a partir de las 13 horas. Desde octubre, el horario del centro se amolda a la jornada continua, de 9 a 14 horas, con servicio de comedor. “Lo hemos reestructurado para tener más espacio y poder así respetar tanto los grupos estables como las distancias de seguridad”, detallaba. Se llevan a cabo dos recreos y se han habilitado nuevos espacios para el disfrute del alumnado en este momento. “Cada grupo tiene su zona marcada y delimitada.

Por lo demás, como el resto, hemos creado grupos estables para que no se mezclen y todos cumplimos con las medidas de higiene recomendadas”, explicaba Valencia, quien agradecía a toda la comunidad educativa, al personal no docente, al alumnado y a las familias y al Ayuntamiento de Estella-Lizarra la gran labor llevada a cabo y la buena actitud demostrada en el regreso a las aulas en un año tan atípico.

 

Dos aulas más de infantil
Lizarra Ikastola cuenta este año con unos 400 alumnos en Infantil y Primaria, aunque suman más de 600 con el alumnado de la ESO y el ciclo de 0 a 3 años. El centro cumple el horario de 8:45 a 14:45 horas. A partir de octubre, los horarios cambian. El alumnado de Infantil cumplirá un horario de 9 a 14 horas; los de Primaria de 1º, 2º y 3º, de 9 a 14:10 horas; y los de 4º, 5º y 6º, de 9:05 a 14:20 horas. “En cuanto a estructura, lo que hemos hecho es sectorizar la ikastola para evitar cruces y mantener más aisladas las plantas. En la parte baja está la zona de Infantil y las oficinas. En la primera planta se ha ubicado al alumnado de Primaria y, la segunda planta acoge a la ESO”, explicaba Josu Sueskun, director de Lizarra Ikastola. Una de las principales novedades de este inicio de curso es que Infantil ha pasado de tener seis grupos a ocho “gracias a la ayuda del Gobierno que ha permitido que dispongamos de más tutores”, expresaba Sueskun. En cuanto a las entradas y salidas al centro se han establecido dos: una de entrada y una de salida “para evitar cruces”. Desde la dirección de Lizarra Ikastola agradecen la paciencia y la gran colaboración de todas las personas que han hecho posible los cambios en el centro y la reorganización de un curso marcado por la pandemia. “Estamos consiguiendo adaptarnos y con paciencia y tranquilidad superaremos la situación”, culminaba Josu Sueskun.

Una nueva puerta en Santa Ana
El colegio de Santa Ana acoge este año a unos 406 alumnos aproximadamente. La directora, Mª Puy Barbarin destacaba la llegada de este año del alumnado. “Un cambio muy importante con respecto a otros cursos ha sido la llegada de los niños y niñas. Hemos tenido una entrada mucho menos ruidosa, sin gritos, sin abrazos, pero con alegría. Había expectación y ganas de empezar”, reconocía.

El horario del centro es de 8:30 a 14 horas. Para evitar las aglomeraciones, se han realizado obras para abrir una puerta de acceso al colegio desde la calle García el Restaurador por la que entra y sale el alumnado de 3º, 4º, 5º y 6º de Primaria. De este modo, el acceso desde el Paseo de la Inmaculada queda reducido al alumnado de Educación Infantil, 1º y 2º de Educación Primaria. También se ha establecido una entrada escalonada por cursos. Para entrar hay una separación entre un curso y el siguiente de 5 minutos. “En el interior se han señalizado las escaleras, pasillos, etc. con direcciones de ida y vuelta, se han puesto señales en los baños y se han colocado carteles que recuerdan las medidas higiénico sanitarias. El jabón de manos y el gel hidroalcohólico forma parte de nuestro “uniforme” junto con las mascarillas”, destacaba Barbarin.

Se han establecido dos momentos de descanso a lo largo de la mañana y el alumnado solo baja al patio en uno de ellos y, el otro, lo hacen dentro del aula. “Cada curso tiene señalada la parte del patio en la que puede estar. De este modo mantenemos los grupos estables de convivencia. En ambos recreos el almuerzo se hace en el aula”, concretaba la directora. En el servicio de comedor también se mantienen los grupos estables de convivencia.

“Hemos dedicado una gran parte de estos primeros días a trabajar el aspecto emocional. Es importante que el alumnado se pueda expresar, que cuente cómo han vivido y está viviendo estos meses de pandemia. Es fundamental transmitir seguridad y hacer mucho hincapié en la importancia de la responsabilidad individual”, concluía Mª Puy Barbarin.

Reordenación de espacios en Mater Dei
Mater Dei cuenta con alrededor de 440 alumnos. El horario del centro desde el 28 de septiembre será de 9 a 14 horas con entradas y salidas escalonadas. Para Andrés García, director del centro escolar, lo fundamental al principio es llevar a cabo un buen proceso de acogida al alumnado. “Es importante que sea tranquilo, pausado y sin agobios. Han estado mucho tiempo sin clases académicas y ahora es importante hablar con ellos sobre lo que sucede, ver cómo se sienten, etc., e incidir en el manejo y de las herramientas virtuales para que puedan seguir las clases en caso de aislamiento.

Hay que convivir con la situación que nos está tocando vivir”, remarcaba García. Otro de los aspectos importantes que destacaban desde la dirección del centro educativo de Ayegui es la ayuda a las familias para conciliar. “Estamos garantizando el servicio de comedor desde el primer día. Tuvimos que desmontar el salón de actos para instalar en ese espacio el comedor para el alumnado de Infantil, que está en la misma planta, y así agilizamos traslados y evitamos cruces, garantizamos la seguridad y separamos al alumnado de Infantil y Primaria”, detallaba Andrés García. También se han reordenado aulas, se han incentivado las medidas higiénico-sanitarias y se utiliza el parking como zona de recreo del alumnado de 5º y 6º de Primaria. “Los alumnos de Infantil tienen dos recreos y los de Primaria uno”, explicaba el director, quien resaltaba que ya está disponible el servicio de madrugadores, que se ha readaptado a la situación. Desde el centro valoran la gran colaboración con la APYMA y recuerdan que se están esforzando al máximo para que sea un buen año, se cumpla el protocolo y para que la situación no afecte demasiado al curso. “Hay que tener ilusión y saber llevar los sobresaltos que puedan surgir de la mejor manera posible”, concluía Andrés García.

Galería de imágenes vuelta al cole 2020

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies