El incendio de una caldera obliga a desalojar un bloque de diez viviendas

El incendio de una caldera obliga a desalojar un bloque  de diez viviendas

No se registraron heridos en el número 14 de la calle Príncipe de Viana de Estella, pero los bomberos evacuaron a una vecina por el balcón con ayuda de la escala

Eran las cuatro de la tarde del jueves 11 de abril cuando el olor a quemado alertaba primero a los vecinos del número 14 de la calle Príncipe de Viana de Estella y después a los viandantes. Un humo negro salía de la chimenea del edificio, mientras los vecinos poco a poco abandonaban sus viviendas. Agentes de la policía Municipal, que se acercaron rápidamente al lugar de los hechos, avisaban a SOS Navarra. Se movilizaban dos dotaciones del parque de bomberos de Estella, y de forma preventiva, una ambulancia medicalizada.

Los bomberos  examinaron la chimenea de los pisos antes de que los vecinos 

pudieran volver a sus domicilios

El incendio del motor de la caldera de calefacción de la comunidad, que alimenta a cuatro edificios de la manzana, y la fuga de algo de gasoil provocaron el fuego en el sótano del edifico. El humo negro ascendía por el hueco de la escalera del número 14 y salía también por la chimenea y a través de la puerta de los garajes. Una vecina del primer piso aseguraba que estando el en sofá notó un temblor, como de una explosión. “Pensé que podía ser un movimiento de tierra, como los de estos días, pero empezamos a oler a cableado”, decía. Otra vecina explicaba que el humo salía también por los enchufes y que no dudaron en salir a la calle.

Pocos minutos después de dar el aviso, cuatro bomberos de servicio con una autoescala y la primera escalera se desplazaron desde el parque de Estella. Ya en la calle Príncipe de Viana contaron con el apoyo de otros tres bomberos que colaboraron en la actuación, a pesar de no estar de servicio. Una tercera dotación de bomberos salía del parque de Cordovilla, en Pamplona, pero restablecida la situación en una hora, se volvieron a medio camino al parque.

 

Para apagar el incendio fue necesario el uso de agua y de espuma. El denso humo que se concentró en las escaleras del edificio impidió a tres vecinas evacuar el edificio y una de ellas, del cuarto, fue rescatada por los bomberos con la escala a través del balcón. Las otras dos pudieron bajar poco después por sí mismas.

El incendio que afectó a la caldera comunitaria no provocó daños personales, pero el humo sí ennegreció varias de las viviendas. Los bomberos terminaron su trabajo revisando la chimenea y ventilando los pisos, ante de que los vecinos fuera autorizados a regresar a sus domicilios.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies