Una puerta de entrada al mercado laboral

Una puerta de entrada al mercado laboral

Diez vecinas de Estella participan en la iniciativa ‘Mujer Emplea’. Terminada la formación teórica, estos días realizan prácticas no laborales
en establecimientos de la ciudad

Diez mujeres de Estella participan en el programa ‘Mujer Emplea’ para fomentar la inserción laboral de mujeres perceptoras de Renta Garantizada mediante un proceso individualizado de desarrollo personal y profesional vinculado con la actividad comercial y la atención al cliente. El curso, subvencionado por el Gobierno de Navarra, se compone de una parte teórica, ya impartida, y de otra práctica, que las participantes desarrollan estos días en diferentes establecimientos colaboradores de la ciudad.

El área de Igualdad del Ayuntamiento de Estella-Lizarra apoyó en la selección. Las mujeres participantes han recibido conocimientos en atención al cliente pero también se han beneficiado de la realización de un itinerario personal, de seguimiento y acompañamiento, de acciones de empoderamiento grupal y de capacitación personal, además de acciones ocupacionales de carácter pre-laboral y prácticas no laborales en empresa.

En este sentido, se han establecido becas de asistencia de 24 días y prácticas no laborales de 20 días con un importe de 17,923 euros cada jornada. Las prácticas se desarrollan de lunes a jueves en horario de mañana, preferentemente de 9.30 a 13.30 horas durante los meses de noviembre y diciembre. Algunas de las participantes cuentan su experiencia y realizan una valoración más que positiva.

TESTIMONIOS

Nahiara Jiménez Amador. 19 años.
“Ya entiendo de tallas de ropa
y de zapatos y de cómo atender
a la gente”

Nahiara Jiménez Amador, de 19 años, hace una valoración muy positiva de su participación en el programa Mujer Emplea. Con anterioridad, estudió FP de Cocina pero no llegó a terminar la formación por una cuestión personal que la llevó a dejar el curso voluntariamente.

Asegura que se arrepiente de su decisión porque ya no puede retomarlo donde lo dejó, pero entiende su participación en el programa de inserción laboral como una segunda oportunidad. De hecho, gracias a la formación teórica recibida, pero sobre todo a sus prácticas en Deportes Uro, ha descubierto su interés por el trabajo de cara al público. “Me gusta hablar con la gente y veo que un trabajo así me puede encajar. El curso me ha hecho pensar sobre el futuro y sé que me va a abrir puertas, quizá para trabajar en supermercados o comercios. Me gusta y me veo en esto”, explica.

Jiménez es hija de perceptora de renta básica. Asegura que por su juventud nunca se ha visto en la situación de buscar un empleo, por lo que no conoce, aunque intuye, las dificultades de hacerse con un puesto, máxime en la situación actual.

Su experiencia en las prácticas está siendo muy productiva. “He aprendido mucho en el cursillo, por ejemplo a preparar mi currículum, pero es ahora en las prácticas cuando estoy aprendiendo de verdad. Ya entiendo de tallas de ropa y de zapatos y de cómo atender a la gente”.

Anais Jiménez: “Echaré mi currículum
en supermercados

Carmela Jiménez.: “Ojalá se abran puertas y pueda encontrar un trabajo”
Anais Jiménez y Carmela Jiménez forman parte del grupo seleccionado para realizar el curso y desarrollan sus prácticas desde el martes 3 de noviembre en el supermercado Carrefour Express de Estella, en horario de mañanas. Anais cuenta con formación previa –tiene la ESO y un grado medio en Cocina y Restauración- y algo de experiencia laboral en cocina. En cambio, Carmela asegura que nunca ha tenido interés por estudiar, por lo que confía en que este curso le pueda abrir puertas.

Durante su jornada laboral reponen, ordenan y atienden en caja. “Se pasa el tiempo muy rápido. Es mi tercer día en caja y me dicen que ya la tengo casi controlada”, cuenta Anaís Jiménez, hija de perceptora de renta básica. “Estoy aprendiendo cosas nuevas, como atención al cliente y a estar ante el público. Creo que me dará nuevas oportunidades y echaré mi currículum en supermercados”, añade.

Por su parte, Carmela destaca la oportunidad que le ha brindado el curso de aprender cosas interesantes, por ejemplo sobre marketing. Pero sobre todo valora las prácticas. “Ojalá pueda encontrar un trabajo. Me encantaría en un supermercado”, cuenta la joven.

Pascuala Amador Jiménez. 42 años.
“Este curso me ha enseñado
a venderme”

Vecina de Estella, Pascuala Amador Jiménez, es perceptora de renta básica y tiene cuatro niñas con edades comprendidas entre los 20 y los 4 años. Su experiencia laboral la ha ganado en el sector de la hostelería, muy castigado en los tiempos actuales, aunque también ha trabajado con sus padres vendiendo ropa, incluso creó su propia página web antes de iniciar el curso Mujer Emplea.

“Siempre que me han preguntado a qué me dedico digo la hostelería, no se me ocurre mencionar mi experiencia comercial y el trabajo de cara al público. Mi currículum ahora no tiene nada que ver con el anterior, y por eso era muy difícil encontrar trabajo fuera de la hostelería. Este curso me ha enseñado a venderme, me ha enseñado valores que ni sabía que tenía, porque yo sé vender”, cuenta.

Pascuala Amador comienza el 16 de noviembre sus prácticas no laborales en la tienda Juguettos de Estella, de cara al público en los primeros compases de la campaña de Navidad. “A mí me gustaría seguir trabajando en comercio. En concreto esta oportunidad de vender juguetes me encanta. Con cuatro niñas, me vuelvo loca con los juguetes”, añade.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies