Tres balcones de premio

Tres balcones de premio

Ocho particulares participaron en la primera edición del concurso de embellecimiento de fachadas que convocó el Ayuntamiento de Estella-Lizarra

El Ayuntamiento de Estella-Lizarra ha repartido 400 euros en vales canjeables en varios establecimientos de la ciudad con motivo de su I Concurso de Embellecimiento de Balcones y Fachadas. En esta primera edición se presentaban ocho participantes con sus creaciones en el exterior de sus viviendas, entre los que fueron seleccionados dos por un jurado técnico y un tercero por el público a través de la publicación de fotos en la web municipal.

Los premios consistieron en 250 euros para el primer premio, 100 para el segundo y 50 euros para el premio popular. Colaboran en la iniciativa los comercios Todocalzado Peques, Alpargatería El Madrileño, Urbanity Shoes, Pastelería Ángela, Ortopedia Ortosán, Electropax, Librería INO, Elena Etxalar, Bamboo, Simona’s Pizza y Droguería Albizu.

LOURDES LARRUCEA. Primer premio

Dos balcones copados de macetas en la plaza de los Fueros

Los dos balcones de Lourdes Larrucea Arrasate destacan en la plaza de los Fueros. Los geranios rosas, coral y rojos confieren al lugar un encanto que le ha hecho merecedor del primer premio de la primera edición del Concurso de Fachadas y Balcones. Suman en torno a cincuenta los tiestos que, “apretaditos unos junto a otros”, la mujer mima cada día y que representan para ella un “entretenimiento enorme”.

“Dan trabajo, pero me gusta. Siempre me han gustado las plantas. Sufro cuando me voy ocho o diez días al pueblo y se quedan sin regar, pero ayuda que los geranios son plantas muy fuertes”, explica Larrucea, de 87 años. Los geranios rosas son los que mejor se le dan a Lourdes Larrucea. Tiene especial mano para ellos. “Saco los esquejes para volver a plantar y me salen grandes, redondos, muy bonitos”, añade. En su opinión, las plantas dan color y vida en el exterior de la vivienda y le encanta salir a verlos cuando se levanta cada mañana.

Para celebrar el premio, de 250 euros, la vecina de Estella convocó a la familia a una comida en la que se juntaron trece. Busca, entre ellos, voluntarios que se comprometan a regar sus geranios cuando ella se encuentra fuera.

BENITO RIVAS. Segundo Premio

Pequeño oasis floral en la calle de El Puy

Geranios rojos, violetas, naranjas, cactus con flor y sin flor, algunas clavelinas, hiedras y flor blanca ponen color y muy buena energía en el balcón de Benito Rivas Rodríguez en la calle El Puy. Amante de las flores, Rivas dispone las macetas en varios niveles de su pequeño balcón de forja de apenas dos metros de largo por sesenta centímetros de ancho. Su buen gusto en la fachada ha contagiado a vecinos próximos que también se han animado en lo relativo a la decoración floral, y es que la belleza llama a la belleza.

“Siempre me han gustado las flores y he tenido en casa. El balcón lo he ido preparando poco a poco, conforme se me iban ocurriendo ideas iba preparando la composición”, explica el premiado, de 43 años. El resultado satisfactorio esconde cierta dedicación detrás, porque cuidar las plantas da trabajo. “En verano abono cada quince días y en invierno una vez al mes. También hay que fumigar por las plagas y, por supuesto regarlas. En días de calor riego cada día con poca cantidad y en invierno una vez a la semana”, detalla.

En opinión del vecino premiado, el concurso es una buena iniciativa que anima a los vecinos a cuidar sus balcones y sus ventanas en beneficio de las calles de la ciudad.

EMMA ARANA. Premio Especial del Público

Plantas medicinales y aromáticas en la plaza San Agustín

“Siempre me ha gustado la naturaleza, trabajo en la naturaleza y me encanta el tema de las plantas medicinales y ornamentales”, cuenta la ganadora del Premio Especial del Jurado, Emma Arana Benito, de 23 años. Su pequeño balcón, en la casa de sus padres en la plaza San Agustín del barrio de San Miguel, huele a tomillo, a lavanda y a salvia entre otras plantas que comparten espacio con los geranios y las verbenas. También se suman otros detalles decorativos, como banderines de colores, figuras de alambre y hasta un búho pintado en la puerta de un armario. “Este año especialmente me animé con la decoración cuando supe que se convocaba el concurso, pero siempre apetece ver flores y color”.

El premio lo ha recogido con mucha ilusión, como un reconocimiento al esfuerzo. “En cierto modo pones algo de ti y recompensa porque el resultado es bonito. Animo a la gente a que colabore de esta manera en la estética de la ciudad. Además, está demostrado que las plantas son beneficiosas para la salud”, apunta.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies