TIERRA ESTELLA GLOBAL – Ainhoa Etxeberria Sáez – Nueva York. “En Nueva York cada día es diferente”

La vitalidad de la ‘ciudad que nunca duerme’ ha conquistado a la joven de Estella, graduada en Comunicación Audiovisual, que realiza prácticas profesionales en el Consulado español

La vitalidad, la luz de neón, la oferta inagotable de recursos culturales y de ocio, las múltiples caras y barrios de una ciudad poliédrica -la ciudad que nunca duerme-, su espíritu emprendedor… son tan sólo algunos de los atributos que definen a Nueva York y que en tan sólo tres meses de residencia en la Gran Manzana han conquistado a la joven de Estella Ainhoa Etxeberria Sáez. La energía de la ciudad se instala en sus palabras.

Ainhoa Etxeberria, graduada en Comunicación Audiovisual y en prácticas en Calle Mayor durante dos veranos, continúa su formación, ahora sin fronteras, al otro lado del Atlántico. Desde junio está becada por el Gobierno de Navarra y realiza labores de comunicación en el Consulado de España en Nueva York. Cuando termine a final de año hará todo lo posible para quedarse un tiempo más y seguir viviendo y sintiendo el pulso de la ciudad, ya sea desde un rooftop en Downtown, desde el corazón verde de Central Park o a pie de vía en la High Line; en estos o en alguno de los tantos y tantos rincones que aún le esperan y le quedan por descubrir.

¿Cómo es la vida en Nueva York?
Cada día es diferente porque existe tanta oferta cultural y de ocio que siempre hay algo que ver o hacer. Entro a las 8 al Consulado y salgo a las tres. Después hago planes con mis compañeros de trabajo -la mayoría es gente joven-, con los becados como yo o con otra gente que he ido conociendo aquí. Vamos a tomar algo a algún bar o cervecería, a un rooftop (o azotea) o a pasar la tarde a Central Park. Hacemos turismo o acudimos a cualquier evento que se haga en la ciudad, que no son pocos. En cuanto a los fines de semana, casi todos los he pasado en la playa porque en metro llegas a Coney Island, que tiene su propio parque de atracciones, o a Far Rockaway. Por la noche salimos por Manhattan -Meatpacking o Lower East Side- o por Brooklyn.

¿Qué es lo que más te atrae de la ciudad?
Que nunca duerme, como bien dicen. Siempre hay algo por hacer, gente por la calle, a cualquier hora, lo que me hace sentir segura. Muchas tiendas están abiertas 24 horas de lunes a domingo, la oferta cultural y de ocio es enorme y constante: conciertos, espacios con cine o teatro, talleres o cursos, todo lo imaginable.

¿Cómo surgió la oportunidad de trasladarte? ¿Tenías pensado que querías una experiencia en el extranjero al terminar los estudios?
Sí, yo tenía muy claro que me quería ir fuera. Quería descubrir otros lugares, mejorar mi inglés, conocer ambientes, culturas y gente nueva y estar a mi aire enfrentándome al reto de sacarme las castañas del fuego sola de verdad. Cuando terminé las prácticas en Calle Mayor en verano de 2014, empecé a mirar opciones de viajar al extranjero. A través de la universidad me enteré de unas becas del Gobierno de Navarra para realizar prácticas fuera de la Unión Europea. Uno de los requisitos era tener una empresa u organismo que te quisiera como becaria, así que mandé mi currículum a varios sitios y el primero en responder fue el Consulado de España en Nueva York. No me lo pensé dos veces.

¿Consideras necesaria una experiencia así a nivel personal y/o profesional?
Totalmente. Es un volver a empezar pero a lo grande. Siempre va a haber un primer día en la universidad, el trabajo, una nueva ciudad… pero esto es todo a la vez e incluyendo otros factores como una nueva cultura, un nuevo idioma, nueva gente -tienes a tu familia y tus amigos a miles de km.- e incluso un nuevo continente. Si tienes algún problema solo te tienes a ti. O espabilas o espabilas. Te hace madurar y crecer y adquirir aptitudes que te vendrán bien en el futuro, tanto profesionalmente como a la hora de relacionarte con los demás.

¿Cuál es el coste de oportunidad?
Hombre, todo mi entorno y mi gente están en Estella; y mi cultura o mi ambiente (desde la comida, hasta el idioma o referencias culturales), todo lo que he conocido hasta ahora está en Estella y cuando pienso en ello se echa de menos. Pero Nueva York me ofrece cosas que en Estella no lo haría ni de lejos. Me refiero a la oferta de todo tipo, que es gigante, también a las oportunidades profesionales, porque todas las empresas o casi todas están aquí. También es cierto que hay mucha competencia, pero es una gran prueba del volumen de negocio que existe y también anima a la gente a emprender, lo que hace surgir nuevas oportunidades; y hablo tanto de grandes empresas que tienen su sede principal en Manhattan como de pequeñas casas o compañías (medios, productoras, editoriales…). Además, y esto es de lo mejor, la gente es muy receptiva a las nuevas ideas y a iniciar proyectos conjuntos.

¿Resulta fácil salir de la zona de confort?
La verdad es que desde el principio he vivido todo con mucho optimismo y se me ha hecho bastante llevadero. Sabía que el comienzo no sería fácil, y sí que he estado incómoda, pero en ningún momento lo he pasado mal. Ha sido muy emocionante y toda una aventura. Ves hasta dónde eres capaz de llegar.

¿Cómo es el trabajo que te toca hacer? ¿Es duro ser becaria en NY? ¿Te exigen?
Soy la única becaria del Departamento de Comunicación del Consulado. En realidad solamente estamos dos personas, un chico periodista y yo. Mi trabajo consiste en llevar la comunicación: las redes sociales, actualizar la página web, crear contenidos -noticias, información acerca de los trámites que se llevan a cabo, como visados, obtención de la nacionalidad, renovación de pasaporte, inscripciones de nacimiento y de matrimonio, elecciones, etc.- y atender al público en inglés y en español por vía telefónica y correo electrónico. Es la sección que hace de puente entre el Consulado y la gente de fuera, la “cara” del Consulado se podría decir. La verdad es que estoy muy contenta. Además el ambiente laboral es muy bueno y desde el principio me he sentido como en casa.

¿Qué te gustaría hacer cuando termines tus prácticas?
De momento me gustaría seguir aquí y ya me he puesto manos a la obra. De ahí que no sepa una fecha concreta de vuelta.

¿Recomendarías a jóvenes como tú dar el paso y salir fuera una temporada?
Absolutamente. Te abre la mente, tienes independencia total (para lo bueno y para lo malo, pero hay muchísimo más de bueno que malo), conoces lugares, costumbres y tipos de gente que nunca hubieras imaginado -y eso que estoy en el país rey de la globalización, el que exporta su cultura al resto del mundo, y la ciudad que todo el mundo cree conocer sin haber estado en ella; pues aun con todo eso, es muy sorprendente. Te hace valorar muchas cosas de España a las que no prestabas atención, maduras y aprendes a valerte por ti mismo a la fuerza, haces grandes amistades, mejoras el currículum, mejoras un idioma… y es una experiencia vital inolvidable, toda una aventura.

Título

DNI


Nombre y apellidos. Ainhoa Etxeberria Sáez.

Fecha y lugar de nacimiento. 22 de octubre de 1992, Estella-Lizarra

Formación. Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra. Cursa actualmente un Postgrado a distancia de la misma universidad.

Profesión actual. Becaria en el Departamento de Comunicación del Consulado General de España en Nueva York.


Idiomas.
Euskara, español e inglés.

Fecha de llegada. 28 de mayo de 2015.

¿Fecha de vuelta? De momento sin billete de vuelta (ni fecha fija planteada).

LO MEJOR Y LO PEOR


+
La diversidad de ambientes, su ritmo frenético y la oferta de ocio, cultura y oportunidades.
La cantidad de planes y posibilidades que ofrece y que la hacen tan estimulante”.


“Los turistas (casi parezco neoyorquina), la suciedad y que es una ciudad que a veces puede resultar dura, aunque eso también la convierte en un reto”.

Las visitas no se pueden perder... El top 3 de Ainhoa Etxeberria en Nueva York


1. Williamsburg. Es el barrio ‘alternativo’, un lugar de artistas; de diseñadores gráficos, fotógrafos, cineastas… ahora está de moda; hay mucha juventud, gente moderna, ‘hipster’. Destaca el mercado de comida de Smorgasburg.

2. Hamburguesas y rooftops. Burguer Joint, una hamburguesería oculta en la recepción de un hotel, considerada una de las mejores de Nueva York. En verano, roof top ‘Fith’, en la 28 con la 5º, donde tomar algo rodeado de palmeras y flores y con unas vistas del Empire, el One y el resto de rascacielos impresionantes.

3. La zona de Lower West Side (Meatpacking/Chelsea). Galerías de arte, terrazas, discotecas, rooftops, street art, el Chelsea Market, bares… Aquí también se encuentra el High Line, uno de los lugares más turísticos y uno de los favoritos de Ainhoa.

Título

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies