Tierra Estella Global: Miren Catalá, Budapest.

“¡Quién me iba a decir que estaría comiendo ‘goulash’ frente al Danubio!”

Si hace un año me hubieran preguntado ‘¿qué destino eliges para irte fuera?’, sin conocer Budapest, nunca hubiera elegido esta ciudad. Si hoy por hoy me repiten la pregunta, Budapest sería uno de mis destinos preferidos”, asegura Miren Catalá García. La joven, natural de Estella de 29 años, trabaja desde hace nueve meses en la capital húngara. La ciudad ya considerada por el escritor Claudio Magris, autor de ‘El Danubio’, la ciudad más bella del curso de este río, la tiene conquistada; al igual que su trabajo allí.

Licenciada en Derecho, ejerce en la consultora KPMG como Jefa de Equipo para los Servicios Fiscales de Europa del Sur. Su labor consiste en asesorar sobre impuestos indirectos a empresas registradas a efectos de IVA en países del sur de Europa, como España, Portugal, Italia, Grecia, Chipre, Malta y Croacia. Cuando se le pregunta por la fecha de vuelta, toma comodín y pasa pregunta.

¿Fue algo pensado o el destino te llevó a Budapest?
El destino, ¡sin duda! ¡Quién me iba a decir a mí hace un año que estaría, un año después, comiendo goulash en frente del Danubio! Una empresa de ‘recruitment’ me contactó, ya que buscaban una persona para un puesto de trabajo con un perfil como el mío. Yo tenía mi trabajo en Madrid en el que llevaba casi 4 años, estaba muy cómoda, pero lo cierto es que siempre había querido trabajar en el extranjero. El problema, en mi caso, es que siendo asesor fiscal es más difícil trabajar fuera porque estás más especializado en las normas de tu país.

Surgió y no dudaste en probar.
A mí me encanta mi trabajo y siempre he sido de la opinión de que una trayectoria internacional es un plus en tu carrera. No sólo por el idioma, sino por todo lo que aprendes, la cultura, por solventártelas a tu manera, por el cómo se te ve al volver… Sí es cierto que cuando ves que llega el momento te entra un poco de incertidumbre por el “y cómo me irá” y etonces dices “bueno, un par de años y vuelvo”… Es decir, piensas que te vas pero con billete de vuelta, pero nunca sabes. Te cuesta por los amigos y la familia, porque siempre piensas que los dejas, pero al final siempre están ahí.

¿Cuáles son las dificultades que se presentan ante la perspectiva de un cambio como este?
Si soy sincera, en mi caso, muy pocas. Me siento muy afortunada en ese sentido. La empresa se ocupó de la mudanza, de ayudarme a buscar alojamiento, del seguro médico, de gestionarme los billetes…Caí de pie en este país. Al principio lo que echas mucho de menos es no tener tu grupo de amigos, pero eso siempre se consigue. En mi caso, al haber mucha gente de fuera en mi trabajo, fue bastante fácil. Y Budapest está lleno de extranjeros de todos los sitios, y de turistas.

“Me siento afortunada. Caí de pie en este país”

¿Cómo es tu trabajo, en qué consiste, presenta alguna complicación especial?
Mi trabajo consiste en que las empresas registradas a efectos de IVA en países del Sur de Europa cumplan con sus obligaciones fiscales en materia de impuestos indirectos. A veces tiene su complejidad. En primer lugar, las empresas que asesoramos están registradas a efectos de IVA en varios estados de la UE. Aunque el IVA sea un impuesto armonizado, las normas fiscales de cada país no son exactamente las mismas en lo que se refiere a cuestiones formales. Es muy importante conocer bien los procedimientos y las normas de cada país hasta el último detalle para poder asesorar bien al cliente sobre cómo puede obtener la devolución del IVA si procede o efectuar el pago del mismo de forma correcta y en tiempo y plazo. Formo parte de un equipo de profesionales y recibimos muchísima formación al respecto.

¿Cómo ves la situación laboral nacional y de Navarra en concreto?
Considero que la situación no es muy buena. Con toda la demanda de empleo que existe, las empresas se aprovechan bastante. Conozco gente muy bien formada que por desgracia no tiene trabajo.

¿Cómo se viven los orígenes, Estella, desde la distancia?
Una es de Estella esté donde esté. Aunque pasen los años, me sigue gustando volver en fiestas y ver a los amigos. Echo de menos esos momentos con los amigos de toda la vida. Y la familia, por supuesto. Piensas que los dejas, pero al final siempre están ahí.

¿Y cómo describes tu nuevo hogar: Budapest?
Budapest me tiene enamorada desde el primer día. Todavía hoy, meses después, voy paseando y pienso, ‘pero qué maravilla’. Es una ciudad con encanto en cada rincón.

¿Son muy diferentes entre sí?
Completamente. Budapest es una ciudad de casi dos millones de habitantes, pero muy manejable. Hay metro, pero si vives en el centro, puedes ir prácticamente a todos los sitios andando. La arquitectura es impresionante. Es vivir en una gran ciudad pero sin el ajetreo de la gran ciudad, y a la vez, es como vivir en un pueblo, en el que todo lo tienes cerca y al final nos conocemos todos por los sitios a los que vamos.

¿Animarías a la gente a probar a irse fuera?
Animo a todo el mundo que quiera irse, por supuesto. Viajar siempre, siempre, es una aventura. Y no sé quién dijo eso de “viajar es la única cura contra la estupidez”, pero ¡cuánta razón llevaba! •

Título

DNI


Nombre y apellidos. Miren Catalá García. Edad. 29 años.
Formación. Licenciatura en Derecho. Máster en Asesoría Fiscal y Máster en Dirección de Fiscalidad Internacional.
Profesión actual. Asesora fiscal.
Empresa y funciones dentro de la empresa. KPMG Global Services Ltd., una de las cuatro consultoras más importantes a nivel mundial y en Europa del Este. Trabaja como Jefa de Equipo para los Servicios Fiscales de Europa del Sur.
Idiomas. Inglés y Euskera.
Años fuera de Estella. 11 años. Desde los 18 ha vivido en Madrid.
Fecha de llegada a Budapest. Abril de 2014.
Fecha de vuelta. “¡Siguiente pregunta!”

LO MEJOR Y LO PEOR


+. Un todo, que se compone del encanto de la ciudad, la gente tan interesante que conoces y la calidad de vida.
La calidad de vida. El horario de trabajo es de 8 a 5, ¡tan civilizado! El ambiente de trabajo es estupendo, somos como una familia. Estar en el centro de Europa te permite viajar a muchos lugares: Praga, Viena, Bratislava, Croacia, Serbia…
-. La distancia. No estar con los tuyos cuando haces falta.
El idioma. Cuando te vas fuera, has de ser tú quien se adapte a la ciudad, y no la ciudad a ti. El húngaro es un idioma bastante difícil y eso hace que no puedas tener una conversación con todo el mundo. Ahí andamos, aprendiendo húngaro poco a poco.

RADIOGRAFÍA DE HUNGRÍA


Población.
9’93 millones de personas (2013), 1’73 millones en la capital, Budapest.
Desempleo.
En el trimestre de diciembre de 2013 a febrero de 2014, 8’3%.
Renta Per cápita.
9.868 euros, en 2013.
Número de residentes españoles. 942, a fecha de junio de 2014.
Forma de Estado.
República Parlamentaria.
Religión.
Catolicismo (67%), Protestantismo (27%), Judaísmo (5%) y otros (1%).

*Fuente: Ministerio de Asuntos Exteriores del Gobierno de España.

Título

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies