Sardinas e intercambio de vara en el Día de la Mujer de Cirauqui

Coro Dallo Barandalla disfrutaba el 15 de septiembre
de su cargo de alcaldesa

Cirauqui celebra sus fiestas desde el domingo 13 hasta el sábado 19, siete días dedicados a diferentes públicos, sin olvidarse de nada ni nadie. El Día de la Cruz y de los Mayores, Día de la Mujer, Día del ‘Mitiko’, Día de los Disfraces, Día de la Juventud y del Niño y Día del Pueblo componen su programa.

El martes 15 estaba dedicado a la Mujer, una jornada en el que son ellas las que viven la fiesta con intensidad desde la mañana. La alcaldesa por un día, Coro Dallo Barandalla, de 54 años, era la afortunada, por sorteo, de protagonizar los actos y tomaba la vara de mando de manos del alcalde del municipio, Victoriano Goldáraz Carmona. Acompañada por el resto de mujeres y por la música de los gaiteros, se desplazó hasta la iglesia de San Román para presidir la eucaristía. Al término, la treintena de participantes posaba para una foto de grupo.

Coro Dallo, casada y con tres hijos, explicaba que junto a la vara había recibido un ramo de flores de su marido y que estaba dispuesta a disfrutar de su día con todas las mujeres del pueblo. “Lo mejor de las fiestas es la armonía en el pueblo, lo a gusto que sale la gente a la calle, cómo vive el hecho de estar en la calle”, decía.

En cuanto a sus actos o momentos favoritos, destacó el concurso de disfraces que se celebra el jueves. “Todos los cirauquiarros lo viven con un amor especial. La gente mete muchas horas preparando sus trajes, es un acto que todos disfrutamos mucho. Yo me disfrazaba hasta hace dos años, ahora son mis hijos los que se disfrazan y yo les ayudo”.

Tal y como llegaron a la iglesia, arropadas por la música de gaita, las mujeres que asistieron a la eucaristía, tras el intercambio de vara, se desplazaron hasta la plaza del Rebote. Desde una hora antes, vecinos voluntarios preparaban los sarmientos para el asado de sardinas. La sardinada reunió a un numeroso grupo que degustó el aperitivo.

A las dos de la tarde, la fiesta se trasladaba a la plaza para el vermú amenizado por la música de orquesta. Las mujeres disfrutaron de una comida popular en la plaza, a la que se apuntaron 32 de un total de 80 socias del colectivo Sambil. En la sobremesa, mus y ronda por el pueblo con la charanga.

Título

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies