Oteiza reconoció la labor de los colectivos con un cohete popular

Rubén Martínez -presidente de la cooperativa del cereal, miembro de la junta del C.D. Idoya y de la Apyma- fue el encargado de inaugurar el miércoles 19 de agosto cinco jornadas festivas

Rubén Martínez Landa, de 42 años, hizo realidad el inicio de las fiestas de Oteiza el miércoles 19 de agosto. Hasta el último momento no se supo quién sería el afortunado de prender la mecha del cohete y abrir, así, cinco días de blanco y rojo en la localidad. Finalmente, el Ayuntamiento, a través de un acuerdo de pleno, elegía al actual presidente de la cooperativa agraria, miembro de la junta directiva del C.D. Idoya, miembro de la apyma y vecino volcado con la localidad. De esta manera, el cohete adquiría un sabor popular.

El cambio de Ayuntamiento tras las elecciones de mayo en Oteiza dejaba la puerta abierta a que fuera el alcalde, Tirso Salvatierra, o alguno de los concejales, el encargado de asumir la responsabilidad; sin embargo, pesó el esfuerzo desinteresado de las personas que trabajan altruistamente, personalizado en Rubén Martínez. “Hace muchas cosas por el pueblo, es un hombre que se mueve. Este año ha participado, por ejemplo, en la recuperación de la procesión en Semana Santa”, explicaba el primer edil.

A estos méritos se unían otros, como apuntaba minutos antes el concejal de Festejos, Gorka Pérez de Obanos Guembe. “Durante los viernes del curso organizó juegos para los niños en la plaza. Para tirar el cohete siempre hay mucha gente dispuesta pero buscábamos un motivo especial”, apuntaba.

A las doce el punto, papel en la mano para pronunciar un discurso pensado, Rubén Martínez se dirigió al público y recordó la labor de los colectivos socio-culturales de Oteiza que consiguen un pueblo vivo. Se refirió también a las personas fallecidas. “Desde allí arriba nos enseñaron a querer nuestro pueblo”, decía, antes de recurrir a los tradicionales vivas y goras dirigidos a Oteiza, a los balleneros –como se conoce informalmente a sus vecinos- y al patrón, San Miguel. Siguieron más cohetes y el lanzamiento de caramelos y balones desde un balcón en el que la ikurriña tuvo su espacio.

La fiesta había comenzado para el cohetero y para el resto de los oteizanos. Rubén Martínez, con tres hijos de 10, 6 y 2 años, aseguraba que había recibido el honor con agrado. “En otras ocasiones, que el cohete ha recaído en el Idoya yo, como presidente, delegué. Ahora me toca y es un halago inaugurar las fiestas de tu pueblo”, explicaba. Martínez aseguraba que viviría los días festivos en cuadrilla y con su familia y expectante por la que sería la gran novedad de programa: el lanzamiento de ballena.

El concejal de Festejos, Gorka Pérez de Obanos, se refería al concurso como un encuentro entre los vecinos que permitiría rendir homenaje al nombre que reciben cariñosamente los oteizanos. El sábado tenía lugar la iniciativa que consistía en lanzamiento de un muñeco, una ballena, y ver quien lo hacía llegar más lejos. La iniciativa serviría para recabar dinero que contribuyera a sufragar las obras de rehabilitación realizadas en la sociedad del pueblo.

La programación se mantiene como en años anteriores debido a la falta de tiempo de la nueva Corporación para introducir cambios. Todo tiene un presupuesto que ronda los 38.000 euros, de los cuales las orquestas se llevan la parte del león. Gorka Perez de Obanos explicó que la comida de calderos, del primer día, y el torico de fuego, un tanto especial, son los principales distintivos de las fiestas de Oteiza. Su deseo era: “Animamos a toda la gente de pueblo a que participe en los actos y también con su opinión para las próximas fiestas”.

Tras el inicio festivo oficial –precedido del almuerzo popular ofrecido por el Ayuntamiento y la entrega de pañuelicos a los nacidos en 2014- la fiesta se expandió por la calle. La txaranga Galtzarra acompañó con su música las corridas de los cabezudos detrás de los niños. Mientras tanto, las cuadrillas preparaban en el arbolado sus calderos en la primera reunión de las fiestas.

Hora tras hora, día tras día, Oteiza vivió intensamente sus fiestas, en las que no faltaron comidas populares, música, la procesión, los partidos de pelota y variadas actuaciones infantiles.

Título

Pañuelicos a los recién nacidos


Catorce niños, nacidos a lo largo del 2014, fueron nombrados vecinos ‘oficiales’ de Oteiza con la imposición del pañuelico rojo minutos antes del lanzamiento del cohete en el salón consistorial. Los protagonistas eran: Darío Torrecilla Martínez, Irune Andueza Gaona, Alba Santamaría López de Dicastillo, Haizea Montoya Jiménez, Izei Pérez San Pedro, Luca Murguialday López de Goicoechea, Ekain Goldáraz Ochoa, Oihane Portillo Ramírez y Leire Colomo Remírez.
En la foto los nombrados, junto a sus familias y otros niños y vecinos del pueblo.

Título

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies