El mundo del pastoreo, reconocido en Eulate

El mundo del pastoreo, reconocido en Eulate

La octava edición del Día del Pastor-Artzai Eguna contó con mercado de productos artesanales, degustaciones, exposiciones y demostraciones

Améscoa celebró, el domingo 13 de octubre, una de sus jornadas festivas más emblemáticas del año. Siendo una de las zonas de Navarra con mayor arraigo a la tradición pastoril, Améscoa hizo honor a su historia y ensalzó el oficio ancestral del pastor. Decenas de visitantes se acercaron hasta Eulate y disfrutaron de las degustaciones, exposiciones y demostraciones.

Con el objetivo de promocionar el valle y su tradición pastoril, los pastores de la zona, con la colaboración de la Junta del Monte de Limitaciones y el Ayuntamiento de Eulate, organizaron la octava edición de esta fiesta temática. El buen tiempo y el enorme trabajo llevado a cabo por los organizadores y ayudantes, permitieron que los visitantes y vecinos pudieran pasearse por el mercado artesanal; degustaran el producto estrella de la zona: el queso; y contemplaran el ganado cedido por unas seis familias, compuesto por ovejas latxas y de rasa navarra, y cabras.

La organización
está abierta a recibir nuevas ideas y propuestas para las próximas ediciones

Entre los participantes, se encuentra el cabrero Juanjo Arteaga, de Zudaire, que se diferencia del resto por exponer cabras, en vez de ovejas, lo que nutre a este día de una mayor variedad de ganado, al que se unen también los perros de pastor. La jornada contó con demostraciones de esquileo, cardado de lana, elaboración de queso y sorteos, venta de talos y con la partición de las hilanderas. “Ya desde el año pasado viene unas chicas hilanderas que tejen una prenda y la sortean entre los asistentes. Tras esquilar a la oveja, cogen la lana y crean la prenda, es muy curioso, la verdad. Este año elaboraron un bolso”, explicaba Patxi Ruiz de Larramendi, uno de los pastores organizadores del evento. La jornada también reservó hueco para los homenajes.

Este año se reconoció a Rufino Pérez de Albéniz y a Nicolás Remiro. Recibieron una txapela y un pañuelo y se les bailó un aurresku. “Cuando murió mi padre, hace dos años, se decidió hacerle un homenaje en el marco de este día. Consideré que tenía más sentido homenajear cada año a dos pastores, en vida, para que pudieran disfrutar del momento, informaba Patxi Ruiz de Larramendi a Calle Mayor. La mañana estuvo animada, además, con el Herri Kirolak, una demostración de corte con motosierra, que después contó con el sorteo de la talla; hinchables, animación musical con trikitrixas, y la comida popular, que reunió a unas 50 personas. Un año más, Améscoa realzó su tradición pastoril en el Día del Pastor que el año que viene celebrará su novena edición.

Ideas para futuras ediciones
Desde la organización del Día del Pastor piden más colaboración para las siguientes ediciones, ya que supone un gran trabajo y el objetivo final es que el valle se dé a conocer a través de una de sus tradiciones más emblemáticas como es el pastoreo. “Es una pena que se hayan ido perdiendo algunas de las actividades como el asado de oveja –al que acudía mucha gente–, la cata de mondejos, etc”, detallaba Patxi Ruiz de Larramendi, quien insistía en que la organización está abierta a recibir ideas y nuevas propuestas para las próximas ediciones y apuesta también por encontrar la manera de recuperar las actividades que se han perdido.

Améscoa, tierra de pastores y pastoras

Alrededor de 20 pastores y pastoras, de unas 12 familias -vecinas de diferentes localidades del valle de Améscoa-, mantienen este ancestral oficio con el cuidado de más de 5.000 ovejas y la elaboración de queso. La situación del valle amescoano, muy cercana a los pastos de Urbasa, permitió que muchas familias pudieran dedicar su vida al pastoreo y que esta tradición pasara de generación en generación.

Si bien en el oficio del pastor, el hombre ha sido el protagonista, las mujeres de la familia también han trabajado en ello a lo largo de los siglos, aunque no han sido reconocidas. A raíz de la creación de las queserías, en las propias localidades, las féminas fueron tomando el protagonismo y, a día de hoy, Améscoa cuenta con alrededor de 12 mujeres pastoras, que llevan a cabo las mismas tareas que los hombres.

Precisamente, la pastora más joven, Nerea Olazarán Juániz, de 21 años, está inmersa en la puesta en marcha de su propia ­quesería.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies