El carril izquierdo del Paseo de la Inmaculada y San Andrés se vuelven peatonales

El carril izquierdo del Paseo de la Inmaculada y San Andrés se vuelven peatonales

La acción tiene como objetivo ganar espacio para el peatón y reactivar y amplificar la actividad comercial

La movilidad se transforma en la ciudad del Ega. El equipo de gobierno ha decidido peatonalizar el carril izquierdo del paseo de la Inmaculada y cerrar al tráfico la calle San Andrés. Por ahora, la medida, que ha supuesto un coste de 8.000 euros, es provisional, y se ha llevado a cabo con el objetivo de ganar espacio para el peatón y facilitar así el distanciamiento social que recomiendan las autoridades sanitarias ante la crisis del Covid-19 y, a la vez, reactivar y amplificar la actividad comercial del centro de la ciudad. Según el alcalde, Koldo Leoz, si se comprueba que esta transformación del centro funciona, se llevarán a cabo las acciones necesarias para mantenerla.

Desde el Ayuntamiento y hasta el inicio de la Avenida de Yerri, los peatones tienen a su disposición el carril izquierdo del paseo de la Inmaculada. Esta separación se ha llevado a cabo con pintura verde, marcadores de suelo y jardineras, en las cuales se han plantado 16 especies de arbustos de la zona. En cada una de las jardineras, se ha colocado una breve explicación sobre la especie plantada para que todas las personas que lo deseen se informen durante el recorrido y aprendan sobre estas especies.

El equipo de gobierno tiene previsto mantener la nueva trama si se demuestra que funciona

Al carril del paseo de la Inmaculada se une la calle San Andrés, que pasa a ser peatonal. De momento hay acceso al garaje de la calle García el Restaurador y los taxis ya no pueden salir por la calle de San Andrés a la Inmaculada sino que tienen que ir por la calle San Veremundo. Sí que continúa la salida al Paseo de la Inmaculada por la calle Gustavo de Maeztu. “Debido a la crisis del Covid-19, se ha hecho evidente que es necesario ganar espacio para las personas y para que se puedan hacer las gestiones garantizando el distanciamiento social. Es algo que están haciendo infinidad de ciudades de todo el mundo. No hay que irse muy lejos para comprobar que, de manera provisional, en Logroño han utilizado vallas para cortar el tráfico en algunas calles y, en Pamplona, han metido las palas en el Paseo de Sarasate. En Estella-Lizarra hemos optado por algo intermedio, aplicando lo que se llama ‘acción de urbanismo táctico’ (modificación de la trama urbana de manera sencilla, reversible y de bajo coste), para que, en caso de que la medida no funcione, las medidas tomadas se puedan retirar de manera sencilla. La línea verde se borra fácil, los marcadores de suelo se instalarían en diferentes aparcamientos y las jardineras se colocarían en otras zonas como elemento de embellecimiento”, informaba Koldo Leoz, alcalde de Estella-Lizarra. No obstante, el equipo de gobierno tiene previsto mantener la nueva trama urbana si se comprueba que funciona.

“Hacia una ciudad más sostenible”

Si bien la crisis del Covid-19 ha acelerado, de manera provisional o definitiva, la transformación del centro de la ciudad, ya se contemplaban varias líneas de acción en el Plan de Activación y Ordenación Comercial de 2019. “En 2019 se elaboró el PAOC de Estella-Lizarra, en el cual se establecían las líneas de acción para recuperar la actividad comercial y amplificarla en el centro urbano. Como actuaciones a desarrollar de manera prioritaria se marcaba la ampliación de aceras, peatonalización de tramos, la reducción del protagonismo del automóvil, carril bici, etc., en las zonas del paseo de la Inmaculada, San Andrés, García el Restaurador o plaza de la Coronación, entre otras”, expresaba Leoz, quien confía en el plan y en los informes policiales que se llevaron a cabo con motivo del carril bici, para que la ciudad del Ega sea más sostenible en todos los ámbitos.

REACCIONES

Navarra Suma

El grupo municipal de Navarra Suma tildó de “chapuza urbanística” la peatonalización del Paseo de la Inmaculada. En una nota de prensa mostraron su desacuerdo “tanto en las formas como en el contenido” de la propuesta. Navarra Suma critica que se ha tomado la decisión sin consultar con los agentes implicados. “Se ha llevado a cabo de manera unilateral, máxime cuando el equipo de gobierno reúne a muchos de estos agentes y no les informan de la decisión que anuncia 24 horas después”. En cuanto a la medida, han advertido de que incrementará los problemas de circulación del tráfico rodado en Estella, “problemas que son una realidad y que provocan que nuestra ciudad no resulte atractiva desde el punto de vista comercial”. Indicaban además su apuesta por “apoyar al sector comercial ahora más que nunca. Eliminar un carril de circulación para ampliar la acera izquierda y no la derecha en la que se ubican casi el triple de establecimientos indica que el flujo mayoritario se establece por lado contrario al de la actuación, y deja patente que esta medida no justifica lo que nos quieren vender. Por eso, nos lo imponen obviando la participación ciudadana.”, concluían.

Partido Socialista

“Apostamos por una Inmaculada peatonal permanente a futuro lejos del parche a medias que consideramos se ha hecho con la decisión ejecutada por el Ayuntamiento. Consideramos que, antes, hay que acometer algunas mejoras como la ampliación de aparcamientos o la visibilización del parking subterráneo y estudiar cómo encajar el carril de servicio para el Centro de Salud y el acceso que pueda tener, también, el Tierra Estella Bus a través de la calle Gustavo de Maeztu”. El Partido Socialista critica que se ha peatonalizado una de las dos vías, “precisamente la del lado contrario de la mayoría de establecimientos y negocios, separado por unas pequeñas jardineras que da la sensación que difícilmente soportarían el golpe de cualquier vehículo. Esta acción no nos genera ninguna confianza y sí muchas dudas. Una decisión que parece más una necesidad de copar titulares, tras dos meses, que una planificación a acorde con un modelo de ciudad, y donde los socialistas abogábamos por una peatonalización completa de la Inmaculada, de aplicación solo a lo largo del estado de alarma y desescalada, que además del ahorro de este parche a medias nos hubiese servido para analizar las fortalezas y debilidades y ver qué acciones se debían tomar para una posible futura peatonalización permanente”, expresaban. Además, lamentan la “poca comunicación del actual equipo de gobierno ya que hemos ido conociendo a través de los medios de comunicación, que no todos los establecimientos conocían las características de esta medida de tan rápida implantación”, expresaban.

Asociación de Comerciantes, Hostelería y Servicios

Desde la asociación de Comerciantes, Hostelería y Servicio de la ciudad avalan la decisión temporal del equipo de Gobierno ante la crisis sanitaria de hacer peatonal San Andrés y un carril del paseo de la Inmaculada, pero no creen conveniente una peatonalización total, definitiva, del paseo. “Nos parece bien que se peatonalice San Andrés y parte del paseo de la Inmaculada para garantizar la distancia social que recomiendan las autoridades sanitarias mientras dure la crisis provocada por el Covid-19 y para garantizar el espacio de terrazas a los establecimientos hosteleros. Lo que no creemos conveniente es una peatonalización futura del paseo de la Inmaculada. Creemos que es una vía para el tránsito de vehículos, que facilita el acceso a la zona comercial y que, tal y como, está funciona. Las plazas de aparcamiento y de carga y descarga ayudan a facilitar este acceso. En cuanto a la calle San Andrés, estamos de acuerdo con el plan que se aprobó, que contempla la ampliación de aceras y una solución para las calles García el Restaurador y San Veremundo. Vemos con buenos ojos que se peatonalice para conectar dos zonas potentes desde el punto de vista comercial como son la zona de la Coronación con la calle Mayor, plaza de los Fueros, etc.”, informaba Loreto San Martín, gerente de la asociación.

Comercios y establecimientos hosteleros

El Paseo de la Inmaculada cuenta con numerosos establecimientos hosteleros y comercios. Ante la peatonalización de parte de esta gran arteria de la ciudad, hemos preguntado en diversos establecimientos la opinión que tienen al respecto. Idoya Marco, de la Correduría Rocamador considera que, al eliminar plazas de aparcamiento, es más fácil que la zona se colapse. “Vemos que es un problema por el tema de aparcar. Al haber sólo un carril, es más fácil que se colapse la zona y se ocasiones más problemas de circulación”, expresaba. Desde el bar La Moderna, Ioana Moruz, mostraba su posición. “Me parece positivo que se tome la medida para garantizar el distanciamiento social. Creo que ha quedado muy bien. En lo que respecta al negocio, la medida no ayuda porque, en un principio, iba a favorecer a los establecimientos hosteleros, pero yo sigo poniendo las mesas que tenía. Han cambiado de opinión”, informaba la gerente del establecimiento. En la misma acera, Dori Pérez, del Restaurante Don Menú, reconocía que no está de acuerdo con la medida porque han quedado pocos aparcamientos. “No favorece a nuestro negocio ya que necesitamos sitios para aparcar y que el cliente no tenga problema para recoger el pedido.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies