Un paseo por…Torralba del Río

Un paseo por…Torralba del Río

La villa, fortaleza medieval fundada por el rey Teobaldo II en 1263, acoge al visitante entre los restos de sus murallas, torreones y casas blasonadas a la vez que lo envuelve con sus tradiciones y leyendas

La sierra de Codés, presidida por el santuario, protege a esta villa fundada por el rey Teobaldo II en 1263, año en el que concedió a sus habitantes el mismo Fuero que a los de la Rúa de Estella. Torralba del Río actuó como fortaleza medieval debido a su situación fronteriza con el reino de Castilla. De aquel origen se mantienen restos de las murallas y los cinco torreones. Los elementos arquitectónicos acogen y sorprenden al visitante que, si se acerca a la villa durante las fiestas patronales, que se celebran por San Juan, se verá envuelto en la captura de Juan El Lobo y será partícipe del baile de La Balsa.

Torralba del Río pertenece al valle de Aguilar de Codés. Los restos de las murallas y los cinco torreones -que ahora pertenecen a habitantes particulares que los utilizan como bodegas o almacenes-, el rico patrimonio religioso -en el que destaca el santuario de Nuestra Señora de Codés y la iglesia de Santa María-, así como el entorno natural que la rodea, convierten a esta localidad en una villa digna de visitar. “La idea que tenemos desde el Ayuntamiento es promover el turismo a través de senderos naturales que a la vez permitan a los visitantes conocer el enorme patrimonio arquitectónico e histórico que tenemos”, informaba Silvia Camaces, alcaldesa de la localidad.


Torralba del Río cuenta con tres granjas de ganado porcino y una de conejos. La mayoría de familias ganaderas también dedica parte de su vida a la agricultura. Otro porcentaje alto se dedica al sector industrial y se desplaza diariamente hasta Los Arcos, Estella o Logroño. Torralba del Río cuenta con tres cofradías: la de San Juan, la de Nuestra Señora de Codés y la de la Vera Cruz. La asociación de Mujeres Peña Blanca y el grupo de auroros completan los colectivos.
El turista que pasee por su calles podrá toparse con la escultura del bandido Juan El Lobo y descubrirá, además, la plaza dedicada al ‘pobre guitarras’, protagonista de un cuento o leyenda muy popular entre los niños que ha dado nombre a este enclave.

Datos


> Población: 104 habitantes.
> Altitud. 687 metros.
> Superficie. 17,69 km.
> Distancia a Pamplona. 80 km.
> Distancia a Estella. 40 km.
> Categoría histórica. Villa.
> Fiestas. Santa Águeda se celebra al sábado más cercano al 5 febrero. El 15 mayo, San Isidro. Las fiestas patronales, el sábado más cercano a San
Juan, 24 de junio. 15 de agosto, Día de la Virgen. 29 de diciembre, Santo Tomás.

Puntos de interés

Arquitectura civil

Murallas medievales. Datan del siglo XIV. Recinto amurallado, que conserva un portal medieval y cinco torreones además de un lienzo.
Restos del Castillo de Punicastro. Se sitúan en la peña de la Concepción de la sierra de Codés.

Arquitectura religiosa

Santuario de Nª Señora de Codés. Se trata de un templo barroco de nave única con cuatro tramos y capillas laterales muy profundas entre los contrafuertes y comunicadas entre sí. Los ramos de los pies están cubiertos con bóvedas vaídas y bóvedas de crucería estrellada. En el interior destaca el retablo mayor, cerrado tras una vistosa reja barroca. La torre y el pórtico adosado ofrecen un gran interés artístico. Junto al pórtico se sitúa la fuente de la Virgen en una gran hornacina de piedra con un nicho para albergar la imagen de Nª Señora de Codés.
Iglesia de Santa María. Tardogótica del S. XVI, posee nave única de tres tramos cubiertos con crucería estrellada y cabecera poligonal. Destaca el coro y el retablo mayor, neoclásico del siglo XIX y en el que se ubica la talla de la Virgen de Bañano, uno de los ejemplares más antiguos de imaginería de Navarra, que data del S.XII.

No dejes de ver

El sábado más cercano a la celebración de San Juan, la cofradía del mismo nombre escenifica la captura de Juan El Lobo que, ataviado con ramas y la cara pintada, corre por campos, montes y huertas escapando de los vecinos que le quieren dar captura. Este bandolero del siglo XVI tuvo atemorizados a los vecinos del valle. Cuando lo derrocaron, los ballesteros de Torralba celebraron el hecho con un baile espontáneo en la zona de la balsa, que se ha convertido en el tradicional Baile de la Balsa. Esta danza la representa, desde hace más de 25 años, el grupo de dantzaris local.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies