UN PASEO POR… Salinas de Oro

UN PASEO POR… Salinas de Oro

El municipio destaca por su tradición en la extracción de la sal como patrimonio natural, cultural y turístico

Salinas de Oro se enclava geográficamente en el valle de Guesálaz, aunque es un municipio independiente desde mediados del siglo XIX. El término es el resultado de la unión de los pueblos de Oro y Salinas, que dieron origen a su nombre, y tiene una superficie de 14,1 kilómetros cuadrados. Salinas de Oro destaca por sus salineras de manantial, su entorno natural privilegiado y el atractivo turístico que ello genera.

En el término municipal destaca la presencia de dos salineras, Salineras Gironés y Nuín, que mantienen viva la tradición de extracción de sal de manantial de interior, actividad que antiguamente la mayoría de las casas practicaba. Durante los meses de verano, se realiza la obtención de la sal mediante el llenado de las piscinas en las eras con el agua salina. La evaporación del agua permite la recogida de la sal en el fondo de las piscinas para darle luego un uso alimenticio, terapéutico y para la conservación de alimentos.
Antiguo pueblo de Yániz, Salinas de Oro estuvo defendido por el castillo de Oro, construido, al parecer, sobre la Peña Grande o de San Jerónimo, paraje donde se hicieron fuertes los Reyes de Navarra y de León, derrotados por Abd al Rahmán en la batalla de Valdejunquera acaecida entre Muez y Salinas en el año 920.
Salinas de Oro es uno de los municipios más alejados de la Merindad. Dista 22 kilómetros de Estella y 30 de Pamplona por el cercano puerto de Echauri. La localidad limita al Norte con el valle de Goñi, al Este con Guesálaz (Izurzu y Muniáin), al Sur con Guirguillano y Guesálaz y al oeste también con Guesálaz. El núcleo urbano de Salinas de Oro se divide en dos partes: el barrio alto o ‘Garrabea’ y el barrio más bajo, centro de la localidad, donde se sitúan el edifico consistorial, el frontón cubierto y la sociedad del pueblo.
De aspecto bien cuidado, las casas se han ido rehabilitando en los últimos años. Algunas conservan en sus fachadas blasones de los siglos XVII y XVIII, de estilos barroco y rococó.

DATOS

> Población: En 1986, 112 habitantes de hecho y de derecho. 110, en 2006. En la actualidad, 109 (fuente: Federación Navarra de Municipios y Concejos).
> Distancias: 22 km a Estella y 30 a Pamplona.
> Comunicaciones: Carretera local NA-700 que llega hasta Pamplona y que también empalma con la general N-111, Pamplona-Logroño, entre Lorca y Puente la Reina.
> Merindad: Estella.
> Comarca: Valle de Guesálaz.

PUNTOS DE INTERÉS

Arquitectura civil

Edificios con escudos de los siglos XVII y XVIII de estilo barroco y rococó, distribuidos por el núcleo urbano. Palacio de los Goñi, en lo alto de la población. A la entrada del pueblo, lavadero-fuente de estilo rural.

Arquitectura religiosa

Iglesia de San Miguel, siglo XVI. Ermita de San Pedro, protogótica del siglo XIII y retocada en el XVI. Adosada al cementerio de la localidad. Ermita de San Jerónimo, de origen románico, del siglo XII y remodelada en los siglos XVI y XX. Se localiza al sur del término.

Riqueza geológica

A 500 m del núcleo urbano se localizan las eras donde se obtiene la sal. Cabe destacar el río Salado.

NO DEJES DE VER...El alto de Espáraz

El Alto de Espáraz se encuentra a 1.025 metros de altitud. El ascenso hasta la cima regala una amplia panorámica desde la que se contempla parte de la cuenca de Pamplona, el valle de Guesálaz y hasta el Moncayo en días despejados.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies