TIERRA ESTELLA GLOBAL – Íñigo Galdeano Lasheras – Músico en Nueva York – “No sé si el americano, pero estoy viviendo mi propio sueño”

TIERRA ESTELLA GLOBAL – Íñigo Galdeano Lasheras – Músico en Nueva York – “No sé si el americano, pero estoy viviendo mi propio sueño”

Hace once años, el estellés emigró a Nueva York, donde ejerce profesionalmente como saxofonista de jazz y consultor para discográficas

Íñigo Galdeano Lasheras (29/10/1980) tuvo muy clara desde pequeño su pasión y sensibilidad para la música. Hace once años inició su sueño de viajar a Estados Unidos y vive en Nueva York de su pasión como saxofonista de jazz y consultor para empresas discográficas. Pero no olvida sus orígenes, su ciudad natal, Estella, que le vio crecer, su gente y su familia, lo que más echa de menos desde la distancia.

¿Cómo comienza tu relación con la música?
Por lo que me cuentan, aprendí a leer a una edad inusualmente temprana, además de ser muy creativo y de tener una marcada tendencia hacia el pensamiento abstracto. Así pues, mis padres me apuntaron a la escuela de música para aprovechar y fomentar estas cualidades, y hasta ahora.

¿Por qué el saxofón?
Ojalá pudiera decir que elegí el saxofón por sus características acústicas, por sus posibilidades expresivas o por su consabida versatilidad. Sin embargo, la razón es mucho más dana: a los diez años vi un instrumento con forma rara en el escaparate de una tienda y me pareció “muy guay” que brillara tanto y que pudiera comprarlo al lado de casa. Paradojas del destino, ahora toco un saxofón de 1968 que perteneció al ejército de Indonesia y que no brilla porque no tiene baño.

¿Cómo te sientes cuando tocas una pieza?
Feliz y agradecido por la oportunidad brindada de hacer algo que me resulta tan placentero y que contribuye de alguna manera a la felicidad de los demás. Aun siendo profesional, en cierto modo uno nunca deja de ser amateur, es decir, que ama lo que hace. Por supuesto que la profesionalidad implica huir de la mediocridad, pero tampoco hay que obsesionarse con alcanzar la perfección, pues no es posible y ni siquiera creo que ese sea el objetivo del arte.

¿Qué significa la música para ti?
La música siempre ha sido una parte fundamental del puzle de mi vida, una compañera fiel a la que debo mucho por todo lo que me ha enseñado sobre mí mismo, además de haberme ayudado a conocer personas y lugares extraordinarios. Y bueno, no voy a mentir, también es la forma en la que me saco muy bien las lentejas.

¿En qué estilo incluyes tu música?
Soy saxofonista de jazz y este es el género al que dedico la mayor parte de mi tiempo y energía. También me mantengo muy al día con respecto al resto de géneros y estilos, tanto por puro placer como por la obligación que acarrea mi labor de consultor para sellos discográficos. En la actualidad el acceso a la música es muy sencillo, podemos llevar nuestra colección de discos completa en el bolsillo, y a menudo me pregunto si las nuevas generaciones son conscientes de lo diferente que era todo unos pocos lustros atrás.

¿Imaginabas cuando eras pequeño que algún día podrías vivir de ello?
De niño tenía bastantes pájaros en la cabeza y por suerte para mí todavía no han migrado. Me atraía la idea de ser músico, de conocer el mudo a través de la música, y las consideraciones económicas ni entraban en la ecuación de mi futuro. Con los años, tuve la suerte de convertir mi pasión en profesión, lo cual hace que todo sea mucho más llevadero en el día a día, y ahora, en mi versión 4.0, ¡soy cuarentañero, que no cuarentón!, estoy muy contento por cómo van las cosas.

¿Te imaginabas en el lugar que estás ahora?
Sí, más o menos desde la adolescencia, cuando vivía en Pamplona en una residencia cercana al conservatorio. Recuerdo que por las tardes me asomaba a la ventana de mi habitación y fantaseaba con subirme a los aviones que surcaban el cielo. Al mismo tiempo, estaba muy interesado en los músicos que escuchaba, en su mayoría de esta otra parte del charco, y así surgió la idea de venirme. Después, trabajé realmente duro para convertir las intenciones en objetivos y los objetivos en hechos concretos. Aunque sea recomendable escribir los planes a largo plazo con lápiz, en mi caso lo hice con pluma estilográfica y parece ser que funcionó bien.

Entonces, ¿es el lugar en el que quieres estar?
Sin duda. Ahora mismo no me veo en ningún otro lugar y no tengo intenciones de hacer cambios drásticos, si acaso algún que otro pequeño reajuste. No obstante, se dice que la vida es aquello que nos ocurre mientras estamos ocupados haciendo otros planes, y nunca sabemos a ciencia cierta qué es lo que se esconde a la vuelta de la esquina.

“Me siento feliz por hacer algo tan placentero que contribuye a la felicidad de los demás”

¿Cómo es el trabajo de un músico en la ciudad que nunca duerme?
Depende mucho del perfil del músico. No es lo mismo un músico de Broadway que aquel que ejerce la docencia en una universidad, por poner un ejemplo. En mi caso, que combino las actuaciones en directo con la consultoría, los días son largos y difieren mucho entre sí, lo cual me encanta. Normalmente, dedico las primeras horas del día, las más productivas, al saxofón y a la práctica del repertorio. Después, realizo las tediosas pero necesarias labores de gestión: llamadas a clubes, correos electrónicos a compañeros, etc.

Por la tarde y por la noche no tengo una rutina definida porque todo depende de la vorágine de los conciertos, grabaciones y demás que tenga en ese determinado momento. Eso sí, me gusta ser lo más organizado y eficiente posible, así que cada domingo por la tarde me siento, me relajo y organizo mis actividades de la semana en una agenda con la mayor meticulosidad posible. Con todo, hace ya un tiempo que dejé de buscar la vigesimoquinta hora del día porque me di cuenta de que jamás daría con ella; aunque a veces recaigo y vuelvo a las andadas, vivo mucho más tranquilo desde que dejé de intentar abarcar tanto.

¿Estás viviendo tu sueño americano?
No sé si el americano, pero por lo menos sí el mío propio. Al final, el jazz es un estilo americano y no hay mejor lugar para ejercer mi profesión que este. Me encanta lo que hago y las circunstancias en las que lo hago. De todas mas, para mucha gente la realidad americana dista más que nunca del sueño americano, así que estoy involucrado en varias causas sociales para poner mi pequeño granito de arena y contribuir a una sociedad más justa.

“Cada segundo de cada minuto de cada hora de cada día de mi vida echo de menos a mi familia y hago todo lo que puedo para que estén orgullosos de mí”

La cultura ha sido uno de los sectores más perjudicados por la pandemia, ¿qué valoración haces?
Así es, ha sido descorazonador ver como tantos compañeros perdían sus empleos, al igual que constatar que muchas de las salas de música en vivo más célebres se veían obligadas a cerrar, al menos temporalmente. En mi caso, he sido realmente afortunado porque no he parado de trabajar ni un minuto. He hecho un montón de conciertos vía streaming para suplir las actuaciones en directo; he grabado en estudio con varios grupos de pop y rock, y he tenido la oportunidad de impulsar mi faceta como consultor en la industria musical. Ahora ya, conforme la ciudad va reabriendo, las actuaciones en directo son mucho más frecuentes y mi agenda para este final de año está ya prácticamente completa.

¿Cuál es la actuación más especial que has vivido, el escenario más espectacular en el que has actuado, el artista con el que más has conectado?
Estas preguntas son muy difíciles de responder. Quizás, la actuación más especial sea la práctica de saxofón de cada mañana en la que conecto no sólo con el instrumento y la música, sino conmigo mismo, como si estuviera meditando; el escenario más espectacular, la terraza de la casa de Oteiza con las vistas de Montejurra y los pueblos de la solana; los artistas con los que más he conectado, mis exalumnos del centro penitenciario de menores en el que di clase como voluntario, muchos de los cuales ya están reintegrados en la sociedad y han formado sus propias familias.¿Cómo ves Estella desde allí, cómo la sientes?
Puede que se nos olvide qué comimos ayer, pero el recuerdo de la alegría del Viernes de Gigantes, el de la belleza del Ega a su paso sereno por Los Llanos, y el de la ciudad con alrededor de trece mil encantos queda tatuado en el alma para toda la vida, sin que la distancia ni el tiempo hagan mella. Encima, ser la única persona en NYC con el superpoder de todo estellica de ver el aire no es poca cosa.

¿Qué es lo que más echas de menos?
Cada segundo de cada minuto de cada hora de cada día de mi vida echo de menos a mi familia y hago todo lo que puedo para que estén orgullosos de mí.

LA FICHA

>NOMBRE Y APELLIDOS. Íñigo Galdeano Lasheras.
>FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO: Estella, 29 de octubre de 1980.
>FORMACIÓN: Conservatorio Superior de Navarra, Indiana University, Berklee College of Music.
>PROFESIÓN: Músico.
>TIEMPO EN ESTADOS UNIDOS: 11 años.

POSITIVO Y NEGATIVO

LO MEJOR

“El equilibrio entre la vida personal y la profesional. Me encanta NYC, el lugar con mayor oferta cultural y de ocio del mundo. Asimismo, trabajo en lo que me gusta y viajo con mucha frecuencia, por lo que nunca llego a saturarme de la ciudad”.

QUÉ CAMBIARÍAS

“El frío del invierno. Mi hermano, que es doctor en Ingeniería Química y se dedica a la investigación, opina lo mismo de Suiza, el país en el que vive, así que por lo visto la aversión al frío es cosa genética en nosotros”.

Top 3 de Nueva York / Los sitios especiales de Íñigo Galdeano

En Queens, Astoria

“El parque es precioso y tiene unas vistas espectaculares. Poder hacer volunta- riado corriendo con personas invidentes al lado del East River, escuchando las olas y sintiendo la brisa, es todo un regalo”.

En Brooklyn, Industry

“Es un recinto histórico lleno de almacenes y empresas que quebraron hace dé- cadas cuyos edificios han sido rehabilitados como zona cultural y comercial. Hay restaurantes de mil tipos, exposiciones de artistas emergentes, música en directo, etc. Cuando vivía en Brooklyn pasaba mucho tiempo allí, me encanta”.

En Manhattan, las tiendas devinilo usado en el Lower

“Es el paraíso de los coleccionistas de discos, quien no encuentre aquí lo que busca, que no espere encontrarlo en ninguna otra parte”.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies