TIERRA ESTELLA GLOBAL – Deliz Arzoz, Dinamarca – “Hemos viajado durante cuatro meses por África Occidental en autobús”

TIERRA ESTELLA GLOBAL – Deliz Arzoz, Dinamarca – “Hemos viajado durante cuatro meses por África Occidental en autobús”

La vecina de Ancín, Delia Arzoz Ibáñez, de 23 años, estudia Pedagogía en la universidad danesa ‘The Necessary Teacher Training College’, que incide en el aprendizaje mediante el enfoque y la vida comunitaria

Delia Arzoz Ibáñez, vecina de Ancín de 23 años, se encuentra en Ulfborg, una zona rural al oeste de Dinamarca, donde estudia Pedagogía en la universidad ‘The Necessary Teacher Training College’ (DNS), un centro privado, que desde 1972 ha formado a cientos de maestros que trabajan por todo el mundo incidiendo en la mejora constante de la educación alternativa para niños, jóvenes y adultos. La vecina de Tierra Estella decidió emprender esta aventura, en abril de 2019, tras culminar sus estudios de Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollo de Productos en la Universidad de Zaragoza, ya que este programa encaja con su idea de lo que tiene que ser un maestro: “una persona capaz de adaptarse a distintas realidades, creativa y dispuesta a abarcar nuevos proyectos”. En este primer año, Delia Arzoz, con el resto de sus compañeros, ha viajado cuatro meses, en autobús, por África Occidental.

¿Cómo surgió la idea de estudiar una nueva carrera después de acabar la ingeniería?

La verdad es que no estaba realmente en mis planes. Cuando estaba terminando la carrera, lo que buscaba era más un máster de uno o dos años que me diera una mayor experiencia. Pero pensé, ¿comenzar otra carrera de cuatro años? Para nada. Encontré DNS por casualidad y al descubrir de qué se trataba, los métodos que usa y el crecimiento personal que ofrece, no pude decir que no.

¿Por qué decidiste estudiar Pedagogía en Dinamarca?

El tema de la pedagogía siempre me ha llamado la atención, me viene de familia, pero estaba bastante desencantada con el sistema educativo convencional, por lo que decidí irme por otra rama. Al conocer DNS se me presentó una alternativa que encajaba mucho más con lo que creo que tiene que ser un profesor: una persona capaz de adaptarse a distintas realidades, creativa y dispuesta a abarcar nuevos proyectos. El programa combina experiencias prácticas con conocimientos teóricos e incide en el aprendizaje mediante el enfoque y la vida comunitaria. El resultado son maestros progresistas que pueden responder a los desafíos de nuestro tiempo a través de las divisiones sociales y culturales, donde sea necesario, y eso está en todas partes. Me lancé por esa oportunidad de crecer enormemente como persona, y creo firmemente que para mejor.

 ¿Qué más puedes contar de The Necessary Teacher Training College? ¿Qué otros aspectos identifican a este centro?

El centro es parte de una comunidad, Tvind, y comparte el campus con otras instituciones como varias casas de acogida y una escuela. Y es con ellos con los que creamos una vida en común, programas nocturnos, huerto, cocina, etc. Esta comunidad y las personas que la componen son una parte imprescindible del día a día en DNS. Cada uno tenemos algo que aportar y enseñar y en eso nos centramos, en dar la oportunidad a todo el mundo de dar lo mejor de ellos y de explorar sus habilidades. Nadie es experto, todos tenemos la oportunidad de intentarlo, fracasar, y volver a ello. El resto de la comunidad está ahí para apoyarnos.

DNS es una universidad privada, pero lo que tiene de bueno es que te ayuda a encontrar trabajo el año antes de empezar el programa para poder pagar los estudios. Yo estuve trabajando en una casa de acogida, de abril a septiembre, el año pasado. El dinero que los alumnos aportan se pone en común y es con eso con lo que se pagan todos los gastos (profesorado, alquiler, comida, viaje…).

 ¿Cuántos cursos tiene la licenciatura? ¿Cuáles son los principales conocimientos de cada curso?

La licenciatura tiene cuatro años, divididos en distintos periodos. El primer año se centra en la ‘Realidad Global’. Durante este primer periodo hemos viajado durante cuatro meses, en autobús, por África Occidental: desde Dinamarca hasta Guinea Bissau, pasando por Marruecos, Sáhara Occidental, Mauritania, Senegal y Gambia. El segundo año se centra en la ‘Realidad Europea’. Todos los de la clase nos mudamos a una ciudad europea y buscamos casa y trabajo para los siguientes seis meses. En el tercer año, tenemos prácticas en escuelas. El cuarto año ha sido añadido recientemente y todavía no está completamente definido. Los estudios de DNS son muy variados: horticultura, historia del mundo, continente africano, política, pedagogía, etc. En total hay 21 asignaturas y en el grupo de compañeros decidimos cuándo estudiarlas, dependiendo del periodo en el que estemos, nuestros intereses, etc. Nunca se votan las decisiones, sino que se debaten hasta llegar a un acuerdo.

¿Qué labor habéis desempeñado en cada uno de estos lugares?

Nuestro viaje es de estudios y uno de los objetivos principales es ganar una perspectiva mayor del mundo, en especial de los países del viaje. En cada país usamos un método de estudio que se repite durante todo el programa. Lo llamamos ‘Investigación’. Para ello, nos dividimos en dúos o tríos y elegimos un tema que vamos a investigar durante cuatro o cinco días (historia, política, cambio climático…) Buscamos alojamiento con gente local, hablamos con periodistas, visitamos mercados, puertos, etc. Al volver a juntarnos con el resto del grupo, compartimos lo aprendido durante esos días y así ganamos una mayor perspectiva del país.

 Detalla qué es lo más relevante que te has llevado de esta gran experiencia y de lo aprendido.

Una de las lecciones más importantes para mí ha sido llegar a la conclusión de que no existe una verdad absoluta. La realidad está compuesta por pequeñas verdades de los distintos miembros de la sociedad. Es importante ser consciente de ello y no quedarse con una sola historia, esto solo crea estereotipos. Los estereotipos no tienen nada de malo, pero hay que ser capaz de darles perspectiva y aportar más ángulos, saber de dónde vienen y dar la oportunidad a otras voces de contar su historia.

¿Cuál es el país que más te ha impresionado?

Mauritania. Creo que por el contraste existente con aquello a lo que estamos acostumbrados. Es un país, en su mayor parte, desierto, fuertemente marcado por la religión, que es el islam y en el cual las diferentes clases sociales están muy marcadas y presentes en el día a día.

¿Alguna anécdota para recordar?

Cuando estábamos investigando en Gambia, una de nuestras reuniones se canceló. Era medio día y hacía mucho calor, así que decidimos ir a la playa. Terminamos en una dedicada a la pesca. Varios pescadores se acercaron a hablar con nosotras, enseñándonos el lugar, contándonos historias, tejiendo redes, etc. Fue muy inesperado y especial.

¿Existen universidades como esta en otros países?

No lo sé. Sé que hay otras universidades de DNS en países de África como Guinea Bissau, Angola o Mozambique y, también, en la India.

¿Cómo es el lugar en donde resides? ¿Con quién vives?

Vivo dentro de una comunidad con varias unidades con las que compartimos espacios comunes como el polideportivo o el comedor, con mucho espacio verde, rodeados de bosque y campos. ¡Hasta tenemos un molino de viento que fue construido como un proyecto de voluntarios en contra de la energía nuclear! Ahora mismo, somos unas 80 personas de distintas nacionalidades (daneses, portugueses, belgas, lituanos, italianos, franceses, croatas…).

¿Percibes mucho cambio cultural entre España y Dinamarca?

Si, por ejemplo, en los horarios, especialmente la cena, que es a las 18:30 horas. También en los alimentos y la forma de prepararlos. La forma de ser de la gente también cambia, en general son muy sonrientes y amables, pero la forma de socializar en España es distinta, más amigable y extrovertida.

¿Cómo está en el país el tema del coronavirus?

Me resulta difícil de valorar porque nosotros vivimos en medio del campo y no tenemos demasiada influencia del exterior. Mi impresión es que al principio se tomaron muchas medidas, cerrando escuelas, tiendas, etc. Incluso la gente tendía a quedarse en casa más, pero ahora las cosas están mucho más relajadas, es extraño ver mascarillas, la ciudad vuelve a estar abierta y llena de gente.

¿Te planteaste volver en algún momento?

¿A España? Hay veces que sí, es un programa exigente y se hace difícil, especialmente teniendo a la familia y amigos tan lejos. Pero de momento no tengo intención de volver, solo de vacaciones.

¿Qué crees que te deparará esta experiencia? ¿Qué planes tienes de futuro?

Creo que las posibilidades que se te abren tras esta experiencia son enormes. De momento, lo que si me apetece es pasar una temporada en casa y ver qué es lo que puedo aportar en mi zona. Sé que tenemos una gran tendencia hacia los viajes y a mirar hacia fuera, pero se me ha despertado un interés cada vez más grande por lo local y por cómo las acciones en esas áreas pueden tener un gran efecto a mayor escala.

La ficha

Nombre y apellidos: Delia Arzoz Ibáñez

Edad: 23 años

Fecha de nacimiento: 19/07/96

Localidad: Ancín

Estudios: Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollo de Productos, Universidad de Zaragoza

Universidad de Dinamarca: Pedagogía en DNS The Necessary Teacher Training College

Residencia en Dinamarca: Ulfborg, en una zona rural al oeste de Dinamarca

Fecha de llegada: en abril del 2019

Fecha de regreso: 2023

 

Lo mejor y lo peor

LO MEJOR: La oportunidad de conocer a tantas personas de tan distintas procedencias y que te ofrecen tanto y te ayudan a crecer como persona.

LO PEOR: Estar lejos de mi familia y amigos. Cuando estaba en Zaragoza podía escaparme al pueblo los fines de semana sin problema, aquí es un poco más difícil hacer eso, especialmente ahora, con el coronavirus.

Turismo

El top 3 de Delia Arzoz

1-Tvind Craff. Está en el campus en el que se sitúa la universidad. Fue construido por voluntarios en protesta contra la energía nuclear en los años 70. Es un ejemplo de trabajo colaborativo e iniciativas sociales.

2-Las playas de la costa danesa. Es un paisaje caracterizado por dunas bañadas por el viento y bunkers, recuerdos de la segunda Guerra Mundial.

3-La biblioteca pública de Aarhus. Se sitúa en la segunda ciudad más grande de Dinamarca. Tiene una arquitectura característica y es una visita indispensable en la ciudad.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies