OIER SANJURJO MATÉ – FUTBOLISTA – “Afronto un cambio muy enriquecedor para mí y para mi familia”

OIER SANJURJO MATÉ – FUTBOLISTA – “Afronto un cambio muy enriquecedor para mí y para mi familia”

El futbolista Oier Sanjurjo cerraba trayectoria profesional en Navarra con el C.A. Osasuna y abre una nueva etapa en Chipre, como nuevo fichaje del AEK Larnaca. Allí llegaba a mediados de junio y hasta Hungría se desplazaba poco después para participar en una concentración con su equipo. Desde Hungría contesta la siguiente entrevista y lo hace con la ilusión de un cambio interesante que le permitirá disfrutar del fútbol en el extranjero.

¿Cómo afrontas esta nueva etapa? ¿Qué oportunidades te ofrece este fichaje?
La afronto con ilusión, con ganas y también con algo de incertidumbre. Es la primera vez que salgo de mi zona de confort, pero es lo que buscaba experimentar. Se trata de un país diferente, de costumbres diferentes, con compañeros diferentes. Considero que tengo una gran capacidad de adaptación y lo afronto con expectativas e ilusión.

¿Cómo llevas la adaptación a nivel personal y deportivo?
Chipre es un país con sus peculiaridades. Se conduce por la izquierda, se habla griego e inglés, amanece a las cinco de la mañana ya con mucho calor por lo que los entrenamientos los comenzamos muy pronto, en torno a las 7.30 horas. No poder comunicarme en castellano en aspectos futbolísticos es al principio un hándicap. En general afronto un cambio de vida muy enriquecedor para mí y para mí familia. Vamos a ver cómo nos integramos.

Respecto al club, el Larnaca, es otro concepto de club, más familiar, pequeño y entrañable. Un club con valores, humilde pero que va a jugar en Europa la fase previa de Champions y otros retos que queremos sacar adelante para dar alegría a los aficionados. Yo me he encontrado un vestuario muy abierto con gente que me ha recibido con los brazos abiertos.

Como hijo, ¿te has sentido afortunado por jugar en casa, en Osasuna, y tener a la familia cerca?
Totalmente. Considero que mi familia somos gente muy cercana, que damos importancia al ambiente familiar. Yo he podido hacer una carrera a mi medida. He estado en el momento y en el sito que me correspondían, cerca de casa y de mi entorno, de mis padres, de mis hermanas, primos y amigos. Y es una gran suerte porque el fútbol es complicado y poder hacer toda la carrera en tu lugar de nacimiento también lo es. Tuve ocasión de vivir un año en Vigo y ahora, con 36 años, estoy en el extranjero. Es como un sueño.

¿Qué valoración haces de tu carrera en Osasuna?
Una valoración óptima. Echando la mirada atrás puedo decir que he llevado una trayectoria muy completa. Osasuna como club y equipo me brindó la oportunidad de crecer como jugador y de jugar en mi tierra al más alto nivel. He vivido diferentes etapas del club con experiencias buenas y otras no tan buenas que me han convertido en la persona que soy. He terminado una etapa preciosa con gran sensación de realización.

“A mi madre le diría que ‘pise un poco el freno’ y que disfrute de la paz y el descanso que se merece”

¿Cómo crees que te van a recordar Osasuna y la afición?
Me cuesta hablar de mí mismo, pero el feed back que recibí en mi último partido es que la gente me devolvió el cariño que yo he puesto siempre en mi etapa en Osasuna. Creo que he sido generoso en el esfuerzo, entregado y comprometido y creo que la gente lo ha recibido así y me correspondieron de la misma manera. Estoy muy satisfecho de haber recibido tanto cariño y reconocimiento.

¿Qué gran momento te llevas de tu paso por Osasuna?
No me quedo con uno porque afortunadamente he tenido la suerte de vivir momentos muy especiales: mi debut, dos ascensos, levantar la copa, minutos con varios entrenadores y llegar a ser el capitán del equipo de mi tierra. Me llevo muchas sensaciones bonitas.

¿Cómo fueron tus años como alumno en Lizarra ikastola y cómo recuerdas a tu madre entonces?
Tengo muy buenos recuerdos, tanto a nivel académico como de la cuadrilla de amigos de clase, que mantenemos la relación. Lizarra Ikastola era mi segunda casa y todos éramos una piña. Recuerdo las horas en el recreo y en el patio jugando a fútbol o a lo que fuera. Y por allí estaba siempre mi madre, que es una persona muy querida, una mujer que ha transmitido siempre mucho carisma, que ha cuidado y dado cariño a todos los alumnos. Todos los que ha pasado por el centro la tienen en gran estima y ella conoce a todos y cada uno de los alumnos, es una pasada. Recuerdo el despacho o bulego de Ana Maté, que era punto de encuentro de todos. Era mi madre pero también la madre de todos.

Tu madre se jubila, ¿qué consejo le das en esta nueva etapa?
Le diría que pise un poco el freno, que se dedique más a ella, que disfrute de la paz y el descanso que se merece; pero va a ser complicado porque es una mujer con mucha energía, es una moto, algo que envidio de ella. Es muy vital y siempre está dispuesta a echar una mano en todo.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies