El mal tiempo obligó a una degustación de espárragos a cubierto

Las bodegas tradicionales y los puestos de productos artesanos completaron
la oferta gastronómica en Dicastillo

Mayo sorprendió con aire y bajas temperaturas a la Feria del Espárrago de Navarra, en Dicastillo. Las condiciones climatológicas, poco propias de la primavera, obligaron al Ayuntamiento a realizar algunos cambios para garantizar el desarrollo de su feria agroalimentaria, una cita marcada en rojo no sólo en la localidad, sino también en el resto de la Comunidad Foral y en provincias limítrofes. La degustación de espárrago fresco se trasladó al centro cívico, en la misma plaza de los Fueros, y los puestos de artesanía al frontón. Las bodegas tradicionales abiertas al público acogieron sin modificaciones la degustación de vinos y pacharán, acompañados de pinchos.

La fiesta comenzaba en torno a las diez de la mañana con la apertura de los puestos en la plaza de los Fueros y en el frontón. Voluntarios de las diferentes asociaciones de la localidad y miembros del Ayuntamiento se implicaban en los preparativos. Era el caso de la distribución en bandejas de los 300 kilos de espárragos que se repartirían entre vecinos y asistentes aliñados con aceite de Arróniz, así como la preparación de las bodegas particulares para acoger las degustaciones de vinos. La banda local Bizkarra animaba con su música durante la mañana.

El alcalde de la localidad, Javier Oteiza Gurucharri, confiaba en el éxito de una cita que, efectivamente, lograba atraer hasta la localidad a numerosos visitantes. “El año pasado el tiempo fue espléndido y eso es algo importante, pero también sabemos que la gente responde, que ya son veinte años, que la feria está muy consolidada y que cuenta con su afluencia. La gente que viene se queda muy satisfecha y, aunque el tiempo no sea muy bueno, hace el esfuerzo”, decía.

Mientras que el pueblo recibía a los visitantes, que calentaban motores en la ruta de las bodegas –se repartieron 700 copas-, la sala del centro cívico esperaba a las 13.30 horas para iniciar la degustación de espárragos. Nada menos que 1.500 raciones que de manera ordenada fueron recogiendo los visitantes.

Un poco antes, en torno a la una de la tarde, se celebraba el concurso del espárrago de Navarra, ya en su vigésima edición. Formaron el jurado el presidente del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Espárrago de Navarra, Miguel Mateo; la secretaria, Ana Juanena, y el vocal Marcelino Etayo, que dieron por ganador al mejor espárrago de Dicastillo, el presentado por Pedro Collado, y del resto de Navarra al de Molina (Lazagurría). En total se presentaron 34 concursantes.

CIFRA


Durante la jornada en Dicastillo se repartieron
300 kilos de
espárragos

distribuidos en
1.500 raciones
y se vendieron en torno a
700 copas
de vino

para la degustación por las bodegas.
Participaron las bodegas: Lezáun (Lácar), Pago de Larrainzar (Ayegui), Bodegas Tandem (Lorca), Bodegas Alconde (Lerín), Bodegas Valcarlos (Los Arcos), Emilio Valerio-Laderas de Montejurra (Dicastillo), además de Pacharán Zoco-Berezko (Dicastillo) y la cervecera La Baskonia (Dicastillo).

La cita que organiza el Ayuntamiento con la colaboración del Consorcio Turístico Tierra Estella tenía este año un presupuesto de 13.000 euros.

AMBIENTE CULTURAL


La cita no sólo contó en las calles con la música de la banda local Bizkarra. También participaron el Taller de Danza Popular Tierra Estella con sus coreografías y el grupo de jotas Alegría Navarra. Todos ellos contribuyeron al mejor ambiente cultural en el municipio.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies