La edad, protagonista en el cohete de Abárzuza

La edad, protagonista en el cohete de Abárzuza

El chupinazo unía generaciones: los más ancianos lanzaron el cohete y los más pequeños recibieron el pañuelico de nuevos vecinos

Momentos antes del comienzo de sus fiestas, Abárzuza calentaba motores con su tradicional chistorrada. Sus vecinos cogían fuerzas con el almuerzo y aguardaban bajo el ayuntamiento mientras eran testigos minutos antes del cohete de la imposición del pañuelico que daba la bienvenida a los nuevos habitantes de la localidad. Tiempo también de homenajes y de unión de generaciones con la colocación de dicho pañuelo a los tres dobleros más longevos, que después darían inicio a las fiestas, así como a los tres carboneros del municipio: Mariano San Martín, José Luis Mirador e Ignacio Azcune.

“Los dantzaris txikis ofrecieron un gran espectáculo con sus bailes“

De ese modo, María Seguín, la persona de mayor edad en Abárzuza con 94 años, prendía acto seguido la mecha que anunciaba una nueva edición festiva. “¡Gora San Roque y gora la virgen de la Asunción! Que nos den las fiestas con mucha fe, cariño y amor ¡Todos a bailar!”, gritaba después Saturnino López, de 93 años y uno de los tres mayores homenajeados. Ángel Pagola, el tercer vecino más longevo, encendía el siguiente cohete en lo que fue un encuentro de lo más emotivo entre los más mayores y los más pequeños de Abárzuza, sus familiares, los tres carboneros del municipio, parte de la Corporación y el resto de habitantes que desde abajo los escuchaban, observaban y más tarde celebraban las fiestas.

Momentos de celebración

Con el estallido del chupinazo la música comenzó y una alegría general se apoderó del ambiente. Las cuadrillas y familias de Abárzuza brindaban en la barraca de la plaza y continuaban disfrutando de sus pinchos de chistorra o panceta, mientras los dantzaris txikis ofrecían un gran espectáculo con sus bailes. 

Tras la danza, la txaranga Anberria se unió a la fiesta y dio paso a los gigantes, que contribuyeron a animar todavía más el momento. La plaza celebraba con energía la fiesta, pero no era el único espacio que lo hacía, ya que al mismo tiempo el frontón se llenaba de dobleros que preparaban, entre amigos o familiares, los calderetes que competirían después en el tradicional concurso.

Lo que sí congregó a todos los vecinos en un mismo punto de la localidad fue la comida popular a mediodía. Ésta, les dotó de la fuerza suficiente para afrontar las cuatro jornadas festivas que llegaron cargadas de actos para todos los gustos y edades: campeonato relámpago de mus y brisca, ronda copera, partidos de pelota, DJs, torico de fuego, procesión, juegos infantiles, orquestas, auroras, chocolatada, misa, lunch para los jubilados, vermouts, magos, conciertos y bingo, entre otras cosas. 



¿Qué es lo que nunca te pierdes en fiestas?

Leire Ibáñez Sainz. 14 años 

La ronda copera, porque me gusta mucho comer e ir de chabisque en chabisque.

Sonia Suberviola García. 12 años

La fiesta de disfraces, ¡es súper divertida! Aunque en realidad me gustan todos los actos de las fiestas. Menos la procesión, que es más aburrida.

Ariadna Andueza Segovia. 12 años

La fiesta de disfraces, porque te ríes mucho con los disfraces de la gente.

Iranzu Goñi Larumbe. 11 años

La fiesta de disfraces, es lo mejor, porque es muy divertida. En ella bailamos y actuamos.

Los nuevos dobleros

Abárzuza cuenta desde el 14 de agosto, su primer día festivo, con cuatro nuevos vecinos a los que se les impuso el ‘pañuelico’: Jone Abárzuza, Ohian Argandoña, Asier Tabar y Enara Pascual.

Título

Los protagonistas

Las tres personas más longevas de Abárzuza, María Seguín, Saturnino López y Ángel Pagola, recibieron su merecido homenaje: miembros de la Corporación municipal les colocaron el tradicional pañuelico y les brindaron la oportunidad de prender los cohetes que anunciaban las fiestas.

María Seguín

Aunque los tres fueron reconocidos, María Seguín, fue quien contó con el verdadero honor de dar inicio a las fiestas al ser la lanzadora del chupinazo. ¿La razón? Ser, con sus 94 años, la persona de más edad de la localidad. “Soy natural de Lezáun, pero llevo en Abárzuza 80 años, por eso he vivido el momento algo nerviosa y con mucha alegría. He dado inicio a las fiestas de mi pueblo”, explicaba la doblera, al tiempo que comentaba que lo que más le gusta durante esos días es bailar y que deseaba que fuesen unas fiestas tranquilas de las que todos disfrutasen.

Saturnino López

“Estos días he estado enfermo, pero como han llegado las fiestas, me he curado”, contaba Saturnino López, el segundo vecino más longevo que cumplirá en noviembre también 94. “Espero que sean unas fiestas felices y tranquilas. Ya lo he dicho antes desde el balcón con el micrófono: que San Roque y la virgen de la Asunción nos den las fiestas con mucho cariño, fe y amor. Luego he gritado que todos a bailar”, apuntaba este vecino que coincide con la anterior en que lo que más le gusta es bailar. 

Ángel Pagola

“He vivido el momento con emoción, contento y con mucha satisfacción”, decía Ángel Pagola sobre el instante del chupinazo en el que, como el tercer vecino de más edad en Abárzuza, fue también reconocido y lanzó uno de los cohetes. “En fiestas disfruto de los partidos de pelota, de la misa, del vermout… y también doy una vueltica por la noche. Estas fiestas espero que comamos bien, que estemos entretenidos y que pasen en paz y con alegría, sobre todo eso”. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies