La abadejada puso punto y final a las fiestas de Abárzuza

La abadejada puso punto y final a las fiestas de Abárzuza

el alcalde, Miguel Ros Ros, prendió la mecha del cohete el 13 de agosto

Las fiestas de Abárzuza comenzaron y finalizaron con comidas populares. El frontón del pueblo y el monasterio de Iranzu fueron los lugares elegidos para reunir a los vecinos alrededor de la mesa. La primera de las comidas se celebraba coincidiendo con el inicio festivo el 13 de agosto. Y tras el cese de las fiestas los vecinos del pueblo se desplazaron al monasterio de Iranzu para disfrutar de la abadejada. El emblemático lugar con la grandiosa abadía cisterciense construida en los siglos XII y XIV, reunió a los vecinos para degustar en familia y en cuadrilla unas riquísimas paellas de marisco, entre otros manjares.

Esta comida fue el descanso a cuatro intensos días de fiestas que comenzaban el sábado 13 con Miguel Ros Ros, alcalde de la localidad, encargado de prender la mecha del cohete, bajo la atenta mirada de los vecinos y con el grito de: “Dobleras, Dobleros, viva la Asunción y gora San Roque. Ondo pasa”. En ese momento comenzaban unos festejos, en los que las calles se tiñeron de rojo y blanco.

Miguel Ros vivió sus segundas fiestas como alcalde y fue el pleno el que le eligió para lanzar el cohete. “Cuando me dijeron que me habían elegido a mí no pude decir que no. Yo soy más partidario de que sean los miembros de las asociaciones o los vecinos del pueblo quienes se encarguen de dicha tarea, pero aun así me hizo mucha ilusión. Es un momento muy especial y me sentí orgulloso de representar a nuestro pueblo de Abárzuza”, cuontaba Miguel Ros tras lanzar el cohete.

La comida popular del sábado batió records de asistencia, y más de 370 vecinos acudieron al frontón municipal donde se cocinaron 19 calderetes.

Esta cita gastronómica fue el plato fuerte del programa junto con los conciertos del domingo de los grupos Irrikan y K.O Etílico. Los más pequeños pudieron disfrutar todas las noches del torico del fuego y la actuación del Mago Lurgi. La abadejada en el Monasterio de Iranzu puso final a cinco días de celebraciones con amigos y en familia hasta el año que viene.

El Ayuntamiento de Abárzuza destino 20.000€ a la organización de las fiestas para disfrute de sus vecinos a lo largo de cinco días y con un amplio programa. El chupinazo y la comida popular se llevaron el protagonismo de la primera jornada de las fiestas de Abárzuza. La txaranga amenizó las calles y el torico de fuego reunió a los más pequeños en la plaza del pueblo. A la noche fue turno de los jóvenes con la música de la orquesta en la plaza. El domingo el partido de pelota y la actuación del grupo de mejicanas Cazahuetes amenizaron la tarde y por la noche, gracias a la organización y participación de los txabiskes, los jóvenes pudieron disfrutar de las actuaciones de Irrikan y K.O Etílico.

El día de la Virgen de la Asunción comenzó con la misa y procesión por las calles de Abárzuza. Por la tarde se celebró el partido de pelota y la fiesta de disfraces. A las once de la noche tuvo lugar la cena popular y la continuación de la fiesta. El día de San Roque, el martes, estuvo repleto de actividades entre las que destacaron la misa y el lunch en honor al club de Jubilados y los juegos infantiles, de la mano del grupo Mugitu. Por la tarde, se celebraron las finales de frontenis y la actuación del mago Lurgi. El pobre de mí puso fin a la jornada.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies