Juan Ramón Landa. “Siempre he intentado hacer mi trabajo ameno y divertido”

Juan Ramón Landa. “Siempre he intentado hacer mi trabajo ameno y divertido”

El sábado 12 de julio se jubila el villatortense más conocido en el municipio. ‘JR’ se despide del Ayuntamiento después de 37 años y 10 meses de oficio al servicio del consistorio y de los vecinos

Un sábado empezó y un sábado termina. Se cierra el círculo en la vida profesional de Juan Ramón Landa Esparza, el alguacil de Villatuerta, que el 12 de julio se despide de su puesto en el Ayuntamiento. Después de 37 años y 10 meses de dedicación como funcionario al servicio de la Administración, cumple los 60 y cierra un capítulo importante de su vida.

““Ya me han llamado de la junta de jubilados; pero vamos a respetar este año”, ríe Landa“

Natural y vecino de la localidad, casado y sin hijos, el alguacil se ha ganado seguramente el título de la persona más conocida de la localidad. ‘JR’, para los amigos y conocidos, no acaba de hacerse a la idea de que termina su trabajo para el pueblo, aunque asegura que siempre estará dispuesto a ayudar en lo que haga falta. Juan Ramón Landa hablaba con Calle Mayor en sus últimos días de trabajo, a tan solo horas de iniciar la nueva etapa: la de jubilado. 

¿Cómo recuerda el primer día de trabajo para el Ayuntamiento?

Recuerdo que era un sábado. Como estaba todavía soltero estaba en casa de mis padres pendiente por si ocurría alguna avería, porque había problemas con el agua; y eran tiempos de pico y pala. El inicio en este trabajo lo recuerdo con mucha ilusión. Yo siempre he intentado hacer mi trabajo ameno y divertido, y el tiempo se ha pasado muy rápido, en parte por la diversidad de las tareas. 

¿Cuáles han sido sus funciones?

La labor principal como alguacil de Servicios Múltiples es atender los recados del alcalde y del secretario y mantener limpias las inmediaciones del ayuntamiento. Cada día me doy una vuelta por el pueblo para vigilar la limpieza, vacío las papeleras dos o tres días por semana, coloco los bandos, que en su día los he llegado a dar con caja y corneta, hago reparaciones por ejemplo del alcantarillado, y tengo mi teléfono conectado 24 horas para las emergencias. Los viernes a las 7.30 h. nos reunimos en el almacén y recibimos el parte de la alcaldesa y el concejal de obras para la siguiente semana.

¿Qué cambios ha presenciado en Villatuerta durante todos estos años de ejercicio?

El colegio, para empezar. Se hizo nuevo en 1990 y lo inauguraron Urralburu y Román Felones, entonces consejero de Educación. Poco después, en el 91 o 92 se inauguraba también el centro de salud, después se abría el centro de jubilados. Ahora Villatuerta tiene servicios de toda clase: Tierra Estella Bus, polideportivo, piscinas, campo de fútbol, pista de pádel, comercios, pescadería, carnicería… El pueblo ha mejorado mucho, está irreconocible. 

¿Durante estos años ha tomado nota de las cosas importantes del pueblo?

Tengo una agenda donde apunto lo más relevante del día. Me gusta mirar las notas antiguas para ver qué hice la misma jornada por ejemplo el año anterior. También anoto otras cosas como los fallecimientos y las inauguraciones, aunque muchas cosas las sé de memoria.

¿Qué buenos recuerdos guarda de su trayectoria profesional?

Es difícil contestar porque ha habido muchas satisfacciones, pero una de ellas es cuando se han celebrado las fiestas, ha habido mucha gente, han disfrutado mucho y no ha ocurrido ningún percance. 

¿Alguno negativo? 

Me ha tocado dar muchos avisos, personarme muchas veces para dar una mala noticia. Tuve que avisar a mis tíos de la muerte de una hija, enterrar a mi mejor amigo, Ramón Ízcue Ros, atender a un niño en muerte súbita… Siempre he procurado ponerme a la altura y en el lugar de las personas. Si la gente me da ahora la enhorabuena por la jubilación y me dice que me va a echar en falta es porque siempre he estado cerca de las personas que me han necesitado.

¿A qué va a dedicar su tiempo libre?

Yo digo que me voy a dedicar a la bolsa: a la bolsa del pan, de la basura, del pescado… y que me han llamado para trabajar las empresas ‘Yaque’, ya que estoy de fiesta… y de ‘Yvete’, vete a comer, a andar… ¡Ah! y también me voy a cambiar de nombre, en vez de JR, ahora voy a ser Paco: Pa-comer, Pa-merendar… En el fondo, mantengo el mismo número de teléfono, por si me invitan a alguna cosa, o por si puedo servir de ayuda. 

¿Y va a saber vivir en Villatuerta sin estar metido en el ajo?

Ya me han llamado de la junta de jubilados; pero vamos a respetar este año. La gente también me pregunta si voy a poder aguantarme sin mirar las papeleras. Y yo les digo que una cosa es que las mire y pueda notificar de algunas cosas como cualquier vecino y otra bien diferente que esté obligado a recogerlas. Ahora en la jubilación me daré mis paseos, iré a natación, a spinning y dedicaré más tiempo a mis padres. 

Título

Alguacil con doce alcaldes

Cuando José Ramón Landa inició su andadura como alguacil en el Ayuntamiento de Villatuerta, Agustín Munárriz era alcalde. Después llegarían Saturnino Arrondo, primer alcalde de la democracia, seguido de Javier Sanz de Galdeano, Francisco Armendáriz, Félix Urra, Luis Sanz de Galdeano, Silvia Larraona, Pedro Vergara, Iñaki Suso, Patxi Martínez, Francisco Ortega y la actual, Mª José Fernández. “Con todos los alcaldes y concejales he intentado llevarme bien. Siempre he estado a disposición del que me ha mandado y lo he atendido con todo el respeto”, apunta Landa. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies