#Es hora de cooperar

Una campaña visibiliza el papel, más necesario que nunca, de la solidaridad internacional

La Coordinadora de ONGD de Navarra, la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la Coordinadora de Organizaciones para el Desarrollo, el Gobierno de Navarra, el Ayuntamiento de Pamplona y la Federación de Municipios y Concejos ponen en marcha la Campaña ‘#Es hora de cooperar. Hay cosas que son más necesarias que nunca’.

La campaña pone en valor iniciativas solidarias en todos los rincones del planeta. Es el caso, por dar un ejemplo, de la ONG Infancia Sin Fronteras. Su delegada en Navarra, la estellesa Isabel Larrión Langarica (23/09/1978), explica la importancia de dar el paso hacia un mundo más justo. Larrión forma parte desde el pasado año de la Junta de la Coordinadora Navarra de ONGD.

¿Cuáles son los objetivos sobre los que pilota la labor de Infancia Sin Fronteras?
Llevamos a cabo nuestras actividades bajo dos principios: sentar las condiciones para el desarrollo y la convivencia pacífica de los pueblos y aminorar los efectos de la guerra y los desastres naturales sobre la población civil. En este contexto damos prioridad a la infancia y a la madre, como grupos sociales más vulnerables ante estas situaciones.

¿Qué importancia tiene la solidaridad para hacer frente y salir de crisis, como la sanitaria o la de Afganistán?
“El aleteo de una mariposa puede provocar un huracán en otra parte del mundo”. Así funciona el “efecto mariposa” y alude a que una pequeña perturbación inicial en una zona del planeta, mediante un proceso de amplificación, puede generar un efecto significativo a medio y corto plazo en otro lugar del mundo.

Siempre ha estado ahí el “efecto mariposa” pero ahora debido al COVID-19 está mucho más vigente: estamos viendo que las personas estamos más conectadas de lo que pensábamos, y también nuestras acciones, y que no saldremos de esta situación con la postura individualista. Es en este sentido que la cooperación -local e internacional- es la única vía para garantizar una respuesta con garantías a esta situación.

En mi opinión la fórmula ante situaciones como la crisis sanitaria o Afganistán solo es una: colaboración, apoyo, solidaridad y cooperación porque lo que pasa en un lugar del planeta, o afecta a unos pocos, trasciende al resto de la humanidad. La solidaridad no es un imperativo moral sino que redunda en todos nosotros.

¿Qué pueden hacer las personas individuales por un mundo más justo?
El espíritu filantrópico, como ayuda desinteresada por los demás, puede materializarse en cada uno de nosotros de diferente manera: leyendo un libro a una persona que no puede hacerlo, haciendo una aportación económica a una asociación…

En el ámbito de la cooperación internacional, que es el mío, también hay varias opciones. Yo me vinculé, como Delegada en Navarra, a Infancia Sin Fronteras hace unos 15 años y no puedo estar más orgullosa de esta implicación. A menudo me dicen que la ONG a la que represento percibe mucho con mi involucración pero verdaderamente soy yo la que más siento que gano con mi compromiso.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies