El camión de vacunación distribuyó en Estella 270 primeras dosis a grandes dependientes

El camión de vacunación distribuyó en Estella 270 primeras dosis a grandes dependientes

La cita iba destinada también a trabajadores domésticos, cuidadores y personas de atención primaria en la segunda fase del calendario establecido

La Unidad Móvil Polivalente Europa Occitania, coordinada por el Gobierno de Navarra, llegó a Estella el jueves 28 de enero para administrar 270 primeras dosis de la vacuna contra la Covid-19 en la segunda fase del calendario de vacunación establecido a grandes dependientes, sus cuidadores y profesionales sanitarios de Atención Primaria. Desde las nueve y media de la mañana hasta las seis de la tarde, un equipo de cuatro enfermeras del Hospital García Orcoyen atendió en el aparcamiento frente al convento de Santa Clara a las personas, previamente citadas, pertenecientes a la Zona Básica de Estella, Allo y Villatuerta.

El dispositivo implicó a las tres enfermeras y una administrativa del Hospital García Orcoyen, coordinadas por la jefa de Sección Asistencial de Enfermería, Susana Oronoz, y un equipo de doce voluntarios de la DYA y Cruz Roja que, con cuatro ambulancias, colaboraron en el traslado de las personas de movilidad reducida desde sus domicilios hasta el centro de vacunación itinerante, previa cita telefónica. Veintiún días después, en febrero, las personas vacunadas recibirán la segunda dosis de la vacuna.

La Unidad Móvil Polivalente, un camión de cinco módulos diseñado por el Complejo Hospitalario de Toulouse para la atención sanitaria de urgencias y catástrofes en espacio Pirineos, da apoyo a la vacunación en zonas rurales. Su itinerario comenzó en Alsasua-Etxarri y ha pasado ya por otras localidades como Irurzun, Oronoz-Mugaire, Sangüesa, Carcastillo, Peralta, Lodosa y Los Arcos.

Durante mes y medio recorrerá diferentes lugares de la geografía navarra. El camión permite evitar aglomeraciones en los centros de salud y evita posibles riesgos de contagio concediendo, asimismo, una mayor agilidad al proceso de vacunación.

Las personas vacunadas el día 28 en la unidad móvil tuvieron que esperar quince minutos en las proximidades del aparcamiento por si ocurría algún efecto secundario. Para facilitar la espera con comodidad se abrió al público la iglesia del convento de Santa Clara.

Entre las personas que recibieron la vacuna se encontraba María Estrada Aramendía, estellesa de 106 años que acudió al centro acompañada de su cuidadora y dos de sus hijos. Estrada Aramendía aseguró no haber sentido tan siquiera el pinchado y se mostró contenta de haber salido de casa para recibir la primera dosis de la vacuna que permitirá su inmunidad frente al coronavirus.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies