“Consumir alimentos de temporada no es difícil haciendo cultura y dando a la gente el producto que necesita”. Mariano Crespo Luquin. 67 años. Estella-Lizarra.

“Consumir alimentos de temporada no es difícil haciendo cultura y dando a la gente el producto que necesita”. Mariano Crespo Luquin. 67 años. Estella-Lizarra.

Comparte con sus hermanos Javier y Jesús su dedicación a las plantas y el huerto. Recuerda haber vivido desde siempre entre azadas y planteles, gracias a que su familia llenaba la despensa con el cultivo propio y vivía del campo.

En tu familia siempre ha habido cultura hortícola.
Sí. Mi padre tenía huerta y hemos vivido siempre de ella. Ahora no vivimos, pero conservamos la afición. Hemos ido modernizándonos con esto del riego programado y el plástico. Aquí poco más hago que pasar la mula, colocar el riego, echar el plástico y se acabó. Tengo por goteo, pero por presión del canal. Mi hermano Javier es quien me suministra la planta, normalmente.

¿Qué plantas en tu regadío?
De todo: lechuga de tres tipos, cebollas de diferentes variedades, escarola, achicoria, tomate, pimiento del piquillo, de cuerno de cabra (para ensartar, porque la piel es más fina y para cocinar es más sabroso), del cristal (para freír en fresco es lo mejor que hay, porque la piel la tiene muy suave y el gusto intenso), guindilla, alubia, pepino, calabaza, borraja, puerro, patata, alcachofa, y algún frutal. ¡Y fresas! Cuando yo era chaval, en el mes de mayo y junio, veníamos toda la familia a recoger fresas a las cinco de la mañana. Con ellas, bajábamos a Pereda y era con las que hacían helado de fresa natural.

¿Conserváis la simiente de año en año?
Además de la fresa, vamos guardando las semillas de cuando estaba mi aita: tomate, un tipo de lechuga de primavera llamada cachorrilla y el cardo (Esther Montero, de la Red de semillas de Navarra, hizo una guía con las personas productoras de la zona que habían guardado semillas).

Y en invierno, ¿qué sueles poner?
Cuando quitemos la patata, pondremos borraja, acelga, puerros, brócoli, romanescu y pella. Dependiendo del tiempo, puede que en un mes no saques nada y el mes siguiente cojas lo de tres.

Con todo lo que recoges, no comprarás nada en el supermercado.
No compro ni lechuga ni verduras. Tomate, hasta que no viene el de casa, no como. La verdura la comemos en su época. Como mucho ponemos seis plantas en el invernadero de tomate robin, por el capricho de comer tomate antes de San Fermín.

¿Ves posible que la gente se conciencie en consumir solo producto de temporada?
No es difícil, haciendo cultura y dándole el producto que necesita. En Plazara! por ejemplo, la gente puede comparar cómo sabe una cosa de allí y lo de invernadero. El problema es que ahora tienes de todo y cuando quieres en el supermercado, pero el sabor no tiene nada que ver.

¿Has notado un mayor interés de la gente por acercarse a este medio?
En Valdelobos, y en otros sitios también, con esto de la pandemia, se están buscando cada vez más rincones para llevar huerta o un lugar de esparcimiento. Aquí se ha notado que espacios que llevaban años yecos ahora están con gente queriendo comprar o alquilar.

Para acabar, cuando vienes al regadío, ¿prefieres estar solo o acompañado?
Me gusta la compañía. En las tareas mayores estamos dos o tres, si hace falta. Yo estoy muy a gusto solo, pero hay veces que me voy moviendo y me pego medio día hablando con mis hermanos. En la familia, es tradición también juntarnos para recoger las patatas y luego un buen almuerzo.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies