Comidas populares, vacas y buen ambiente, señas de identidad de Allo

Comidas populares, vacas y buen ambiente, señas de identidad de Allo

La villa celebró sus fiestas en honor del Santo Cristo de las Aguas del 24 al 28 de agosto

Allo disfrutó de sus fiestas patronales del 24 al 28 de agosto; cinco días intensos de buen ambiente que permitieron a los vecinos romper su rutina diaria, desde el vestido, con el tradicional blanco y rojo, hasta los ritmos del día con una agenda en la que no faltaron las comidas populares, los actos más tradicionales, como los gozos al Santo Cristo de las Aguas, y las actividades más divertidas para todos los públicos en diferentes lugares de la villa.

La localidad destinó a sus fiestas en honor del Patrón, el Santo Cristo, un presupuesto de 70.000 euros que, junto con la voluntad y disposición de las asociaciones y colectivos, permitió el ambiente en la calle. Con el cohete, protagonizado por José Ramón Macua Azcona, de 60 años, se inauguraba la alegría festiva en la plaza del Ayuntamiento.

Desde el balcón, el vecino de Allo ostentaba un honor en reconocimiento, y agradecimiento, de su esfuerzo y colaboración en diferentes iniciativas y con diferentes agrupaciones locales. Con el estallido rotundo, la música de la charanga ‘Los Virtuosos’ comenzó a sonar en la plaza, reconvertida en plaza de toros por unos días. Las figuras coloristas de la comparsa daban también sus primeros pasos festivos.

El cohete marcó el inicio simbólico de la programación en un ayuntamiento que ya respiraba la fiesta y que la estrenó con la ya tradicional imposición de pañuelicos a los nuevos vecinos de la localidad: los niños y niñas nacidos a lo largo del último año. Fueron un buen número, 23, quienes vistieron el pañuelo con el escudo de Allo que les entregaron varios concejales.

Un aperitivo en los soportales del edificio consistorial permitía las felicitaciones festivas. Mientras tanto la música sonaba, las fotos recogían los momentos iniciales, y el alcalde, Javier Munárriz Marturet, así como el resto de los concejales, se preparaban para formar en Cuerpo de Villa y recorrer lo metros que separaban el epicentro de la fiesta y la ermita del Santo Cristo de las Aguas. Aquí, sin que faltara el bandeo de campanas, el coro parroquial cantó solemnes gozos dedicados al patrón.

Una sesión de bombas japonesas después sirvió de transición a uno de los momentos más esperados, la primera comida popular, que se celebró en el frontón nuevo y que estuvo amenizada por la charanga local. Por la tarde, reses bravas en la plaza y música DJ para completar la primera de las cinco jornadas festivas, el Día de la Juventud.

Allo dedicó el jueves, la segunda jornada, al Patrón y la Mujer. Se celebró la procesión en honor del Santo y misa solemne en la iglesia de la Asunción, seguido de un aperitivo a cargo de la asociación de mujeres ‘Compañeras’. Después, comida organizada por el mismo colectivo, encierro de reses bravas, y música.

El viernes fue el Día del Niño, de los quintos de 1998 y de los Jubilados. El Ayuntamiento txiki recibía los pañuelicos, lo mismo que los quintos, y el alcalde infantil prendía la mecha del cohete txiki, antes de acudir a la ofrenda floral. Los quintos realizaron una comida en el bar de la piscina mientras que en el paseo de la Fuente se celebraba un concurso de calderetes. Los jubilados disfrutaron de su propia comida. El viernes fue también el día del desfile de disfraces y ya por la noche, los quintos siguieron con una cena.

El Día de los Quintos del 70 y del Calvo fue el sábado y no faltaron en la agenda de actividades la imposición de pañuelicos, la concentración de calvos con bautismo de nuevos miembros, la comida de quintos y la cena. Igualmente, fue jornada para el ‘deporte’, con el ‘Concurso Internacional del Aceitunín’, organizado por el Club Atlético Huracán, y el Memorial Fernando Sainz de pelota a mano por parejas.

El fin de fiesta llegó con la comida en la calle del encierro y la traca de despedida. El buen tiempo acompañó durante los cinco días, elemento clave en la alta participación que todas las jornadas y en todos los actos logró el programa del municipio, como explica el alcalde, Javier Munárriz.

“Las fiestas han sido bastante buenas y el tiempo ha ayudado a que por la noche se prolongara más el ambiente en la calle. Todos los días han sido muy participativos, y hemos tenido sorpresas, como la actuación de la charanga ‘Malababa’, la de un grupo de Iruña de acordeón y canto, e incluso el resurgir de ‘Los txarros de la Valquemada’, con mexicanas por los bares. El domingo también hubo mucha gente, y la cena popular, con karaoke, traca y charanga estuvo muy bien. Intentamos hacer las cosas al gusto de todos, aunque sabes que es difícil; en caso de críticas, se entienden”, apuntaba el primer edil.

El domingo 28 de agosto, Allo se despidió del blanco y rojo hasta su cita con las de la Magdalena, en julio.

Bienvenida a los nuevos vecinos


Veintitrés fueron los niños y niñas recibidos en el ayuntamiento de Allo como nuevos vecinos de la villa.
Se impuso pañuelicos a: Pablo García Ciordia, David Arrondo Pereira, Edurne Naroa Villavicencio, Diego Costa Raposeira, Alba Hermoso de Mendoza Álvarez, Carmen Echeverría Zúñiga, Eneko Del Portillo, Iñigo Ciárriz Izaguirre, Hugo Fernández Grábalos, Eder Álvarez Aramendía, Diego Marín López, Aleix Bernadó Camas, Aitana Echeverría, Ane Aísa Garnica, Hugo Nicuesa Monreal, Ángel Erro Díaz, Emma Doncel Arellano, Eneko Echeverría San Martín, Elaia Echeverría San Martín, Wail Jeddi, Ariane Prieto Sáenz, Adriana González Martínez e Iraitz Pérez de Eulate Lander.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies