Capuchinos abre sus puertas al peregrino

Capuchinos abre sus puertas al peregrino

El convento, recientemente rehabilitado, se ha reconvertido en un albergue del Camino de Santiago dirigido también al turista y los grupos

Los peregrinos que van a Santiago pasan obligatoriamente ante el significativo edificio del convento de Capuchinos. Ahora tienen, además, la posibilidad de entrar y de alojarse en el establecimiento acondicionado como albergue del Camino de Santiago, y turístico, con todos los servicios necesarios. ‘Capuchinos Rocamador’ ofrece 54 plazas en habitaciones dobles y colectivas y suma su oferta a las 160 plazas de los otros tres albergues dirigidos al Camino de Santiago que conviven en Estella: el municipal, con 94, el parroquial de San Miguel, con 32, y el de Anfas, con 34.

El pasado mes de junio se cerraba definitivamente para el convento de Capuchinos una etapa de más de un siglo de trayectoria desde que los frailes capuchinos se instalaran en el convento en 1902. Los tres últimos religiosos abandonaban el edificio y comenzaba, entonces, un nuevo capítulo en la historia del edificio. Es en 2012 cuando Ramón Barandalla Mauleón, natural de Arróniz, toma contacto con los frailes y comienza a gestarse un proyecto que fructifica con el inicio de las obras en julio de 2014 y su finalización cuatro meses después.

El establecimiento ofrece 54 plazas que se suman a las otras 160 que ya ofrecen los albergues existentes

Durante este tiempo, el edificio, de planta baja más una y una superficie de 1.500 m2, ha sufrido una rehabilitación integral que ha permitido adaptarlo a las necesidades de un albergue y un establecimiento turístico. El resultado es una oferta de 54 plazas distribuidas en 18 habitaciones, todas con vistas a la huerta, de las cuales diez son dobles con baño privado y el resto, habitaciones múltiples para dos, tres, cuatro o seis personas y baño compartido.

ACCESO AL CORO DE ROCAMADOR

En la planta baja se ubican una recepción, dos baños, la sala de espera y una habitación para el hospitalero. La planta primera alberga las habitaciones, un salón de descanso o de lectura con televisión, la cocina del convento, que en un principio prepara únicamente los desayunos, y otra cocina más pequeña para el uso del peregrino. Además, el pasillo está conectado con el coro de la iglesia de Capuchinos, que alberga una imagen de la Virgen de Rocamador, con acceso libre para el peregrino.

Cabe recordar que, con el inicio de la rehabilitación, se cesaron los oficios religiosos en la iglesia, si bien está previsto que se retomen en breve pensando también en el peregrino. Al alojamiento se suma el servicio de lavandería, centralizado en una caseta de madera, antiguo albergue municipal de transeúntes ubicado en la huerta. En este espacio el peregrino puede lavar su ropa, limpiar las botas y ponerlas a secar.

Ramón Barandalla explica que, con anterioridad, el convento de Capuchinos había ofrecido servicio a los peregrinos. De hecho, un libro de visitas recuperado y expuesto al pie de la escalera de acceso a las habitaciones atestigua que, al menos desde 1971 hasta 2004, pasaron por el convento caminantes procedentes de América, Holanda, Francia, Austria, Alemania -también españoles- que encontraron descanso con los padres Capuchinos.

“Este proyecto en cierto modo es una continuidad, entendido como un bien social para los peregrinos, para el Camino y para Estella. Se brinda una opción de desarrollo espiritual que no tiene por qué ver solo con la religión”, apunta Barandalla.

Título

El valor añadido de las huertas

Capuchinos da nombre a un conjunto formado por el convento, la iglesia que alberga la imagen de Rocamador, recién restaurada, y las huertas. En esta nueva etapa las huertas han sido cedidas en parte a una escuela de cooperación, a cambio de su mantenimiento. El peregrino tiene derecho a su uso, como lugar de descanso o paseo, ya que la extensión permite caminar por pequeños senderos que se extienden por detrás de la iglesia y su ábside románico. Está previsto limpiarlos y mejorarlos para el paseo. “A medio plazo nos gustaría poder abrir este espacio a Estella; sería riquísimo, pero tiene sus complicaciones ya que hay que ajustarse a la legalidad”, apuntó Ramón Barandalla.

Título

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies