Adiós al histórico Maracaibo

Adiós al histórico Maracaibo

El establecimiento hostelero de la plaza de los Fueros de Estella cierra sus puertas después de 58 años

El jueves 2 de agosto de 1962, víspera del Viernes de Gigantes, se inauguraba en Estella uno de los establecimientos hosteleros con mayor solera de la ciudad: el Maracaibo. Ramón Ros adquirió el local después de vivir 11 años en Venezuela. Después, estuvo alquilado durante 20 años. Esther Terés, mujer de Ramón ha estado al frente del mismo los últimos 14 años. Tras 58 años de servicio, las puertas del Maracaibo se cierran y el local pasa a estar en venta.

Con las puertas ya cerradas al cliente, Esther Terés recibe a Calle Mayor. Con 72 años ha decidido jubilarse y estos días están siendo difíciles para ella. Tiene sentimientos encontrados. “Cuesta cerrar el local después de tantos años.

Ya es hora de jubilarme, mis hijas tienen otras profesiones y hemos decidido cerrar”, explicaba. Su sonrisa aparece al recordar cómo su marido le contó que el día de la inauguración cayó una enorme tormenta en Estella que dejó la ciudad sin luz. “La inauguración se celebró a la luz de las velas”. Relata como su marido, tras 11 años en Venezuela, abrió el local y después adquirió también el primer piso, que fue restaurante. “El Maracaibo ha estado 20 años alquilado. Ha sido un establecimiento en el que se han celebrado bodas y otros muchos eventos”, apuntaba Esther.Cuando echa la mirada atrás recuerda la celebración del día de los Carlistas, el primer domingo de mayo o la feria agraria que se celebraba en Los Llanos y atraía a mucha gente. En su memoria también está el cuartel militar. “El cierre del cuartel se notó mucho en la hostelería. A lo largo de los años, el consumo ha ido a menos. Antes había muchas cuadrillas de chiquiteo. Después el negocio se centró más en la gastronomía y en los últimos años, Estella se sustenta entre semana, en gran parte, gracias a los peregrinos”, opinaba Esther Terés.

Cariñosas despedidas

A lo largo de estos días, Esther ha recibido numerosas muestras de cariño por parte de los clientes. “El otro día vino la cuadrilla de la Peña Koyote y me hicieron un homenaje. Me emocioné mucho. También han entrado clientes para decirme que les da mucha pena que cerremos. La gente ha respondido y yo quiero darles las gracias a todos los clientes, que muchos ya son amigos, y decirles que me llevo muy buen recuerdo de todos”, concluía emocionada mientras ultimaba los últimos detalles para vaciar el establecimiento.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies