“Una simple tos es toda una señal de alarma”.

“Una simple tos es toda una señal de alarma”.

El joven de Oteiza relata en primera persona desde la capital mexicana la situación excepcional que la GRIPE porcina está creando en el país

La declaración de la enfermedad de la gripe porcina pilló de sorpresa al joven oteizano Ekhiotz Prieto Otxoa en la capital de México. Estudiante de Periodismo de la Universidad del País Vasco, el joven de 21 años vive desde hace tres meses en México D.F., donde completa su formación gracias a un programa de intercambio. Su estado de salud es bueno, pero el riesgo al contagio le impide asistir a clase y realizar la vida excitante que la experiencia le brindaba.

“”La ciudad está vacía, sin gente ni tráfico”
“La mascarilla es un elemento más de nuestro atuendo diario”“
¿Qué situación se está viviendo en México D.F?
La ciudad está ofreciendo imágenes inéditas. Sobre todo al principio, cuando se generaron las primeras expresiones de alarma. Las calles se encontraban vacías, sin gente ni tráfico. Aún así, la palabra que resume el sentimiento general es de escepticismo. La ciudadanía entiende que los mensajes divulgados tanto por el Gobierno como por los medios de comunicación son excesivamente alarmistas. La gran mayoría de las personas con las que he podido compartir impresiones en Ciudad de México, si bien no ocultan su preocupación, considera excesiva la magnitud informativa. Creen que no es más que una cortina de humo que el Ejecutivo aprovecha para sacar adelante diversas reformas legales polémicas, que en una situación normal generarían una gran controversia.

¿Qué precauciones estás tomando para evitar el contagio?
No salimos de casa, eludimos todo contacto con la gente. No hacemos vida normal teniendo en cuenta que la ciudad está paralizada ya que han cerrado escuelas, restaurantes, bares, teatros y todos los espacios públicos, así que no son muchas las alternativas que nos quedan. Nuestra preocupación principal es la de eludir los sitios concurridos, intentar utilizar lo mínimo posible el transporte público y hacer de la mascarilla una prenda más de nuestra vestimenta. No nos desprendíamos de ella ni estando en casa.

¿No te has planteado cancelar la experiencia y coger el primer avión de regreso a casa?
Tanto como coger el primer avión de regreso, pues la verdad que no. De momento estoy aprovechando las vacaciones forzadas que nos han dado. Así que vamos seguir viajando por este país enorme, compuesto de pequeños Méxicos, y alejarnos del principal foco, la capital.

¿Temes por tu salud?
Eres consciente del peligro pero tampoco te sumerges en el alarmismo imperante. Simplemente, te informas de las precauciones a tomar y las aplicas, intentando llevar la cotidianidad con la mayor normalidad posible. Además, si se detecta rápido el contagio, es totalmente controlable. Con la tensión, se activan inconscientemente todos los radares y haces de una simple tos toda una señal de alarma. Si  se diera el caso seguro que la detectaríamos bastante rápido, así que se puede decir que, dentro de lo malo, estamos tranquilos.  

¿Conoces el sistema sanitario mexicano? ¿Te da seguridad?
Por suerte no he tenido que acudir todavía. Ahora mismo la sensación de seguridad es bastante grande porque se han puesto en marcha dispositivos especiales que consisten en habilitar centros sanitarios en la mayoría de los barrios de la ciudad para tratar los posibles casos. Por otro lado, paradójicamente, nuestra condición de extranjeros, y más concretamente venidos de Europa, nos proporciona una atención especial. Nos coloca en situación privilegiada a la hora de acceder al servicio sanitario. Es triste pero es así.  

¿Crees que la situación es tan grave, en términos de pandemia mundial, como se pinta a través de los medios de comunicación extranjeros?
Es cierto que este tipo de enfermedades virales son muy propicias para propagarse, pero son muchos los interrogantes que crea la cobertura que se le está dando. Se habla de una fiebre porcina que de momento ya ha dejado más de un centenar de muertos y miles de afectados. Ante esto la prevención es la mejor manera de hacerle frente, pero se ha optado por tomar como medida principal la socialización de miles de mascarillas, acción que parece buscar más un espectáculo, crear una alarma colectiva, que tomar decisiones realmente lógicas para evitar los contagios como podía ser el abastecimiento de vacunas antivirales.

¿Coincide la realidad que vives con la que te transmiten tus familiares desde Oteiza?
Durante estos días los mensajes de preocupación de la gente cercana han sido constantes, y estos, más que la situación que he visto a mi alrededor, son los que me hacen consciente de la magnitud que ha tomado el asunto. Pero no creo que el peligro sea tan grande. México D.F. es una ciudad con más de veinte millones de habitantes y de momento registra veinticinco víctimas mortales.

¿Cómo se encuentra tu grupo de amigos, la gente de la universidad?
Al principio un poco obsesionados porque la noticia nos pilló de imprevisto. Ahora, poco ha poco ha vuelto la calma y estamos aburridos. Aburridos de tanto alarmismo mediático, aburridos de estar en casa sin nada que hacer, aburridos, en definitiva, del estado excepcional que la gripe ha provocado. •

.

Título

Estado de excepción

Las autoridades mexicanas han decretado un estado de contingencia sanitaria durante diez días, por el cual se han suspendido todos los actos multitudinarios, como los eventos religiosos y culturales, así como la asistencia a clase en todos los niveles educativos.
Al cierre de esta revista, México elevaba a 159 los muertos provocados por la epidemia de la gripe porcina

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies