Tierra Estella se convierte en escenario de un cortometraje sobre el Carlismo

Tierra Estella se convierte en escenario de un cortometraje  sobre el Carlismo

‘La liberala’ da título al trabajo fin de carrera de un grupo de alumnos de Comunicación Audiovisual de la Universidad de Navarra que ha implicado a medio centenar de personas

Tierra Estella, testigo de las Guerras Carlistas, es escenario dos siglos después de un cortometraje musical basado en hechos reales. ‘La liberala’, título de la obra, responde al trabajo fin de carrera de un grupo de nueve alumnos de Comunicación Audiovisual de la Universidad de Navarra (UN), entre los que se encuentran dos jóvenes de Estella, Josemi Laspalas y David Alén, y el tataranieto de los protagonistas de una historia con tintes románticos a lo Romeo y Julieta, Íñigo Etayo.

Iñigo Etayo dirige un trabajo que cuenta la historia de amor de 

sus tatarabuelos durante la segunda guerra carlista 

Etayo, natural de Tudela, dirige el corto y firma el guión de la historia de amor de sus tatarabuelos, Niceto Ochoa y Concepción Lácar, que como los protagonistas de la obra cumbre de Shakespeare, pertenecían a dos mundos distintos; en este caso a dos bandos opuestos: el carlista y el liberal. “Inicié la historia hace varios años y la retomé durante el verano. Con la ayuda de mis compañeros y de arreglistas he ido adaptando las canciones”, explica el tataranieto, director, guionista y compositor de las siete piezas que hilan melódicamente la historia de la familia Ochoa-Lácar. 

No cabe duda que los musicales están de plena actualidad. ‘Los miserables’, la historia de Victor Hugo, ha contribuido a popularizar más si cabe el género, en sus versiones cinematográfica y teatral. De hecho, el equipo técnico de ‘La Liberala’ tiene el privilegio de contar con cuatro actores de la versión del escritor francés que se ha representado en el teatro Gran Vía de Madrid: David Ordinas, Lydia Fairén, Carlos Solano y Guido Balzaretti. A estos cuatro artistas se suman también otros dos actores, la tudelana Raquel Fernández y el madrileño Pablo Martín, y un grupo de treinta figurantes, de Pamplona y de Estella, donde hace unas semanas el equipo realizaba un casting. 

En torno a cuarenta actores, tres peluqueras y esteticistas, y los nueve alumnos de la UN conforman el equipo humano de un proyecto que se grabó del 2 al 5 de abril en escenarios de lujo. El cortometraje, con una duración estimada de 20 minutos, se estructura en siete escenas, una por canción. La apertura, cuando los protagonistas Niceto Ochoa y Concepción Lácar se conocen y se enamoran se grabó en Santa María de Eguiarte, escenario real del carlismo en Tierra Estella. 

En la calleja Chapitel

Continúa la balada de la protagonista, un solo sobre su diálogo interior, que se grabó en la calleja Chapitel, en Estella. Las bodegas Palacio de Azcona, en Azcona, acogen otras dos piezas: un recitado y la marcha de los Ochoa, del bando liberal. Después se desarrolla un dueto en otro de los emplazamientos del cortometraje, el patio de armas del Palacio de Azcona. La batalla entre liberales y carlistas se ha grabado en el concejo del valle de Yerri y en Eguiarte, al igual que el epílogo de la producción.

Explican los artífices del cortometraje, que la grabación y todos los preparativos de producción no hubieran sido posibles sin la colaboración de mucha gente y de entidades. Un presupuesto de 1.500 euros, aportado por el Ayuntamiento de Estella-Lizarra, la Asociación Tierras de Iranzu, Nova Babel y Diorama ha permitido cubrir las dietas de los actores desplazados y otros gastos generales del rodaje. 

Con su buena voluntad se sumó al proyecto el matrimonio y propietarios del Palacio de Azcona, Vicente Hernández Balenzategui y Susana San Martín Díez de Ulzurrun, así como su hijo y su mujer, Jesús Hernández y Susana Gros, que cedieron como espacio la Bodega Palacio de Azcona. Sus hijos también son figurantes en el cortometraje. Además, el artesano estellés Carmelo Boneta y los anticuarios Eduardo Peral y Lizarra contribuyeron en la cesión de objetos para el atrezzo.  

De positiva califica el equipo la experiencia del rodaje, a la que siguieron los trabajos de edición para poder presentar el cortometraje a mediados de abril. A ello se refiere el estellés y alumno de la UN Josemi Laspalas. “Estamos muy contentos, aunque hayamos tenido momentos de venirnos arriba y otros de venirnos abajo, sobre todo cuando el rodaje se retrasa y nos dan las diez de la noche”, explica. 

Según el resultado, el grupo intentará introducirlo en algún festival de cortometrajes para poder exponer el trabajo. “Nos gustaría poder proyectarlo en Estella”, añade Laspalas. Mientras tanto, el equipo estará pendiente de la nota. 

CUATRO ESCENARIOS

Calleja Chapitel. Uno de los rincones más pintorescos de Estella. Aquí se grabó la primera de las escenas. 

Palacio de Azcona. Edificación de finales del siglo XVII y principios de XVIII, si bien la parte más antigua pertenece al siglo XIII. Aunque cambió de nombre a lo largo de la historia, el palacio, siempre ha pertenecido a la misma familia. En la actualidad lo habita el matrimonio Vicente Hernández y Susana San Martín. Julio Caro Baroja solía visitar a menudo el palacio. 

Bodegas Palacio de Azcona. Situadas en término de Azcona, valle de Yerri, en la carretera hacia Úgar, en las bodegas se grabaron dos de las piezas y escenas de ‘La liberala’. 

Santa María de Eguiarte. Iglesia románica emplazada en el término municipal de Lácar, escenario de la batalla entre carlistas y liberales del mismo nombre. El atrio de Santa María de Eguiarte es lo primero que llama la atención. Arcos de medio punto, vigas de madera y columnas rectangulares se asientan sobre un antiguo cementerio cubierto por losas de piedra.

EL EQUIPO

Iñigo Etayo. Director. Es también el guionista, compositor y tataranieto de los protagonistas de ‘La Liberala’. 

Josemi Laspalas. Director de Arte. De Estella.

David Alén. Ayudante de Fotografía y cámara. De Estella.

Jone Vitoria. Directora de Arte.

Paula Roble. Directora de Fotografía. 

Julián Iribarren. Ayudante de Dirección.

Ion Ander Tomás. Productor. 

Jorge Panera. Ayudante de Producción. 

Raquel Arilla. Responsable de Sonido. 

Título

Una historia imposible

A finales del siglo XIX, la segunda guerra carlista amenaza con fracturar España para siempre. En un pequeño pueblo de Navarra, los rumores de un romance apuntan a un hombre liberal llamado Niceto Ochoa y a una mujer llamada Concepción Lácar, pero que todos conocen como ‘La Liberala’. Ante la negativa del pueblo y sus familias, los dos enamorados acuerdan huir. Sin embargo, el hermano de Niceto, general de las tropas liberales, oye su plan y toma una decisión: adelantar la ofensiva liberal para que la pareja no pueda encontrarse.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies