Tarde de Reyes e ilusión

Tarde de Reyes e ilusión

Los Magos de Oriente llegaron a Estella montados a caballo para ser recibidos en la plaza y EN las calles de la ciudad

La de caramelos y confeti fue la única lluvia que cayó en una tarde que se prometía con agua. Los dulces y los minúsculos papelitos de colorines acompañaron una ilusión, la de niños y mayores que esperaban ver pasar ante sus ojos a los Tres Reyes Magos. Melchor, Gaspar y Baltasar partían a caballo a las siete de la tarde del asilo San Jerónimo, donde visitaron a los mayores y se prepararon para recorrer las calles. A la plaza de los Fueros, epicentro de la ciudad y de la cabalgata, entraban pasadas las siete de la tarde para ser recibidos por un numeroso público y para adorar al Niño.

“La carroza de Mater Dei representaba un salón de estar con estrellas,
la de Remontival una carbonera y Santa Ana escogió el circo

Ilusión, magia, colorido y regalos son algunas de las palabras que describen la cabalgata de Reyes“

La banda de música de Estella con buena parte de sus integrantes, los danzaris txikis de los grupos de danza Larraiza e Ibai Ega, los gaiteros Deierri y gaiteros de Estella, los txistularis Padre Hilario Olazarán y la agrupación de Auroros Adriano Juániz pusieron sus notas a lo largo del recorrido, intercalados entre las tres carrozas de los colegios de Estella, que acompañaban a cada uno de los tres Reyes. La ambulancia de la Cruz Roja y los bomberos también estuvieron presentes, aunque este año no se realizara el despliegue de la escalera del camión de los bomberos.

El Rey Melchor, como manda el protocolo real, era el primer monarca en entrar en la plaza. Arrancaba las aclamaciones de niños y mayores que gritaban su nombre y le solicitaban caramelos. A Melchor, de barba canosa, le ayudaba en sus tareas en la ciudad el vecino Juan Arbizu. Asimismo, la carroza del colegio Mater Dei le acompañaba durante todo el recorrido de la cabalgata. La asociación de padres del colegio había preparado para ese día la recreación de un salón familiar, con su fogón y su árbol de Navidad. Ayudantes y pajes con antorchas iban detrás.

El Rey Gaspar, también a caballo y luciendo sus ropajes en tonos azulados, ocupaba el segundo puesto. La carroza encargada de escoltarle durante todo el recorrido era la del colegio público Remontival. Una carbonera recordando a ‘Tasio’ era el tema elegido por la Apyma en esta ocasión. Gaspar recibió especial ayuda durante la tarde-noche del 5 de enero del vecino estellés Iosu Zudaire, que no se separó de él ni un momento para atenderle en todo lo que necesitara.

El tercero, pero no el último, y ya está más que acostumbrado, era Baltasar. A Baltasar tampoco le faltó ayuda durante la jornada más atareada de los Tres Reyes Mayos. A su disposición estuvo Mikel Andueza. Los niños de la carroza de San Ana acompañaron al Rey durante toda la cabalgata y lucieron una bonita decoración. Nada menos que un circo, con animales y majorets fue el escenario escogido en esta ocasión para una de las tardes más esperadas del año.

Tras la entrada de toda la comitiva en la plaza de los Fueros y la vuelta de honor, los danzaris comenzaron a bailar las boleras e hicieron pasillo a sus Majestades para que subieran a adorar al Niño. El portal viviente de Belén estaba representado sobre el quiosco de la plaza. Hasta allí, subieron los Tres Reyes para adorar al recién nacido. Acto seguido, primero Baltasar en castellano y luego Melchor en Euskera se dirigieron a los niños del público para hablarles sobre los regalos y sobre la necesidad de portarse bien durante todo el año. También hicieron referencias a los niños pobres que no tienen tantas oportunidades como los niños del primer mundo.

El saludo de los Tres Reyes Magos desde el quiosco fue uno de los momentos más emocionantes de la tarde, antes de que descendieran otra vez a la plaza, montaran en sus caballos y siguieran con su recorrido por Estella. Desde la plaza de los Fueros siguieron por Calderería, la plaza de Santiago, la cuesta de Entrañas, avenida Yerri, paseo Inmaculada y ayuntamiento. En el edificio consistorial, cientos de niños se acercaron hasta los Reyes, se sentaron en sus rodillas y los tuvieron más cerca que nunca. Esa noche, Melchor, Gaspar y Baltasar les visitarían, pero sin que ninguno de los niños allí presentes se diera cuenta.  

Título

Tres ayudantes

La sociedad Peñaguda era la encargada un año más de la organización y coordinación de la cabalgata de Reyes de Estella. Gracias a su esfuerzo y la colaboración de otros colectivos el espectáculo es posible. También la sociedad determinó quiénes iban a ser los ayudantes personales de los Reyes en la ciudad del Ega. Juan Arbizu estuvo a disposición de Melchor, Iosu Zudaire ayudó a Gaspar y Baltasar contó con la compañía de Mikel Andueza. Unos privilegiados.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies