Asociaciones: Taller de danza popular de Tierra Estella

La iniciativa puesta en marcha por Javier Lana y Raquel Ugartondo implica a 80 personas de Estella, Villatuerta, Dicastillo y Améscoa en la recuperación y disfrute de las danzas de los pueblos

A veces para disfrutar conviene echar la mirada atrás. En décadas pasadas, los pueblos y sus vecinos encontraban en el baile de la plaza -en las verbenas- la mejor ocasión para la socialización y la diversión. Con el acompañamiento de la música, las danzas sacaban con naturalidad a la gente a la calle y el baile era un elemento importante en la vida diaria. Como una manera de recuperar esta parte del legado cultural, se creaba en octubre de 2013 el Taller de Danza Popular de Tierra Estella-Lizarraldeko Herri Dantzen Tailerra, gracias al impulso de los vecinos Javier Lana y Raquel Ugartondo.

La vinculación de ambos con el folclore la han manifestado en diversos momentos y facetas; de hecho, comparten su pertenencia a la Asociación de Ex Danzaris Francisco Beruete. Este proyecto les brinda una nueva visión: la posibilidad de volver a la naturalidad del baile mediante la práctica y la enseñanza, y también la recuperación de tradiciones a través de la danza. “En el mundo del folclore cabemos todos, los grupos de exhibición y enseñanza y este aspecto más popular y participativo”, explica Javier Lana.
La iniciativa popular pronto contó con el seguimiento y la implicación de numerosas personas, 80 en la actualidad. Los inicios fueron en Villatuerta y, poco después, la iniciativa se trasladó a Dicastillo, Estella y Améscoa. En cada una de las localidades un nutrido grupo de vecinos, de diferentes edades, siguen las indicaciones de Lana y Ugartondo que les transmiten las coreografías que antaño llenaban las plazas de los pueblos en los momentos festivos.

Javier Lana:
“En el mundo del folclore cabemos todos, los grupos de exhibición y enseñanza y este aspecto más popular y participativo”

Cuatro días a la semana, uno por localidad, los promotores del taller se trasladan para enseñar y practicar con los vecinos diferentes tipos de danzas; desde ‘muxicos’ y ‘janzis’ –coreografías en círculo típicas de la Baja Navarra o Baztán- hasta ‘jotas’, pasando por los ‘arinarin’, la ‘contrapasa’, las ‘polkas’, las ‘mazurcas’, los ‘valses’, los ‘pasodobles’, el ‘zorziko’ y las danzas del mundo como la ‘borobilla’. “Mediante la práctica descubres similitudes. Comparten, sobre todo, que son ritmos fáciles, muchos en corro, que invitan a bailar. Por eso, a mucha gente de una edad le cuesta menos y en algunos casos tienen el rimo asumido de cuando tiempo atrás bailaban en las verbenas”, añade Raquel Ugartondo.

Clases semanales

De momento las clases semanales representan la principal actividad del taller, si bien alguna cita ya está marcada con carácter fijo en el calendario anual. El baile en la calle es el objetivo, como ya realizan otros grupos con la misma filosofía. Es el caso de Aiko, el grupo veterano de Vizcaya, o diferentes agrupaciones de la comarca de Pamplona, donde se calcula que participan cerca de 800 personas. También se convocan encuentros de grupos para trasladar de manera sencilla y natural a las calles las danzas de décadas pasadas. “Queremos que el grupo pierda la vergüenza. Se ha incorporado gente con edad, también mayores de 70 años, y para ellos es un reto”, añade Ugartondo.

Junto a la vertiente de la enseñanza, el Taller defiende la participación y el redescubrimiento de tradiciones que ya no se practican. “A través de los grupos creados en los cuatro pueblos queremos poner en práctica la participación, que se impliquen en sus pueblos, en las fiestas y en las tradiciones. Es el caso de Dicastillo y la ‘Pastorela’, tradición que se celebraba tras la misa del gallo en Nochebuena y que se recuperó el año pasado por primera vez. La gente forma parte de su propia historia”, cuenta Javier Lana.

Bailar como se bailaba antes, con cercanía y con naturalidad. Lana pone el ejemplo del Baile de la Era en las noches festivas de la plaza de los Fueros de Estella. Ahora mismo es el único espacio y el único momento que mantiene la esencia y el poder de los bailes populares en la ciudad del Ega. Y logra implicar y reunir a cientos de personas. Que cunda el ejemplo.

Título

ASÍ ES


FORMACIÓN
El Taller de la Danza Popular de Tierra Estella se creó en octubre de 2013. Es un grupo no constituido como asociación.

PARTICIPANTES
En la actualidad, 80 personas. Están divididas en cuatro grupos: Estella, Villatuerta, Dicastillo y Améscoa. En estas localidades, los vecinos reciben clases sobre las danzas populares impartidas por Raquel Ugartondo y Javier Lana. Estella y Villatuerta son los grupos mayoritarios, con cerca de 25 integrantes cada uno, y en Améscoa (Zudaire) y Dicastillo se reúnen en torno a 15 personas en cada localidad. Practican en locales cedidos por los diferentes Ayuntamientos.

ACTIVIDADES
El Taller divide sus actividades en dos grupos: los encuentros abiertos y citas locales. En el primer grupo se incluye una actividad de baile en la plaza Santiago de Estella (el pasado 18 de julio), una exposición de danza, en colaboración con el grupo Aiko (septiembre de 2014, casa de cultura Fray Diego), un taller práctico en la casa de cultura (23 de septiembre), danza en la plaza San Martín (27 de septiembre) y el encuentro en el Hotel Lurgorri de Ayegui (13 de diciembre).
Dentro de las citas locales se incluyen colaboraciones con las fiestas de San Veremundo de Villatuerta (8 de marzo), en las fiesta del valle de Améscoa (21 de junio), Fiesta de la Juventud de Villatuerta (21 de junio), Fiestas de Villatuerta (14 de agosto), Fiestas de Dicastillo (29 de agosto) y Fiestas de Allo (22 de agosto). El 6 de junio el Taller de Danza también actuó en los cines dentro de la muestra de actividades que organizó la Casa de la Juventud.

REDES SOCIALES
Taller de Danza Popular de Tierra Estella tiene página propia en Facebook, donde publican sus actividades y comparten artículos de interés relacionados con la danza.

Javier Lana y Raquel Ugartondo. Promotores de la iniciativa


A nivel particular, ¿qué os aporta esta manera de vivir la danza?
J. Lana. Vengo de una experiencia del folclore de años, pero esto es nuevo para mí. Es un contacto con la danza de una manera distinta. Soy medio para que otras personas participen de lo que yo puedo enseñar. Para mí es muy satisfactorio.
R. Ugartondo. En mi caso es un mundo que también he descubierto hace muy poco. Siempre me había llamado la atención pero no había tenido la oportunidad de entrar. He descubierto que me encuentro muy cómoda y me aporta bienestar porque puedo bailar y porque lo comparto con la gente y lo agradecen.
¿Los bailes tradicionales necesitan impulso?
R.U. Lo nuestro necesita mucho trabajo para lograr lo que se pretende, que un día al mes podemos bailar en la calle, como por ejemplo hace el grupo de Lizarra Kantuz, en espacios públicos y como se hacía en las plazas de los pueblos hace años.
J.L. La danza tradicional aspira a romper moldes para que la gente se mueva con naturalidad y disfrute. Y en cierta manera, nosotros hacemos es eso.

Título

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies