Prohibido jugar en la calle Miguel de Eguía

Prohibido jugar en la calle Miguel de Eguía

Madres de las calles próximas al frontón Remontival, molestas por la colocación de un cartel municipal que censura a los niños divertirse con el balón

Agolpe de cartel, el Ayuntamiento ha prohibido a los niños jugar en la calle. Las madres de las calles Miguel de Eguía y Urbieta no entienden la censura en una zona residencial que acoge a un buen número de niños. Al parecer, alguna queja vecinal ha suscitado la aplicación de la normativa municipal, pero las madres critican que se curse una prohibición “absurda” teniendo en cuenta que “son niños de entre cuatro y catorce años que no hacen daño a nadie”

“Después de la piscina, en los días de verano, los niños se reúnen
en la calle entre dos bloques”
Sin embargo, el cartel colocado en la pared de uno de los edificios dice explícitamente “a causa de los daños ocasionados a vehículos y a mobiliario urbano, se prohíbe jugar a fútbol”. Las madres aseguran que sus hijos no han provocado ningún desperfecto, que se hubieran enterado y que hubieran sufragado los daños. Dicen, igualmente, que si se ha producido algún acto vandálico en el barrio, no han sido sus hijos. Por lo que la prohibición significaría pagar justos por pecadores.

Las calles implicadas en la prohibición se sitúan próximas al frontón Remontival, junto a un pequeño jardín con columpios. Durante los meses de verano, los niños del barrio se reúnen tras el cierre de la piscina en este jardín y, a tan sólo unos metros de él, en la calle que separa dos bloques de edificios, juegan con el balón “de plástico”, con las bicicletas y los patines.
“Es un buen sitio porque no hay tráfico, están seguros y, además, los tenemos controlados desde los balcones o las ventanas. No hacen daño a nadie, sólo juegan. Por eso no entendemos que haya algún vecino que les eche agua. La Guardia Civil también ha venido en alguna ocasión a decir a los niños que no pueden jugar porque molestan. Seguramente viene porque alguien les habrá llamado”, explica Susana Jaurrieta, madre de dos hijos de seis y trece años.
Otra madre de dos niñas de siete y cinco años, Charo Elvira Luzuriaga, piensa que jugar en calle con los amigos es una actividad fundamental en el crecimiento de un niño. “Decimos que los niños de hoy en día no hacen más que ver la tele y jugar solos con el ordenador o la Play y resulta que cuando salen a la calle con los amigos molestan y los enviamos de vuelta a casa. No se entiende”.

 “¿Qué daño van a hacer con un balón de plástico unos críos tan pequeños?”, insiste Susana Jaurrieta. En su opinión y en el de varias madres, otros son los problemas que presenta en barrio y a los que el ayuntamiento no quiere poner solución. “Hemos solicitado unos guardias tumbados porque los coches pasan por aquí a gran velocidad. También es necesario que se mejoren los columpios, que cambien los bancos estropeados del parque y que se arreglen las papeleras, pero esto está pendiente. Eso sí, han atajado que los niños jueguen en la calle”. •

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies