PRIMER PLANO – Víctor Lardiés – Clarinetista – “Me gustaría tocar en cualquier orquesta. No hace falta llegar a Berlín o a Viena, en la de Navarra sería ya lo máximo

El músico estellés representó a Navarra en la 14ª edición del Certamen Nacional de Interpretación ‘Intercentros Melómano’

El clarinetista estellés Víctor Lardiés Isaba representaba a Navarra en la fase final del 14º Certamen Nacional de Interpretación ‘Intercentros Melómano’, que se celebró en diciembre en Madrid. Participaba en la categoría Grado Profesional tras imponerse en la fase autonómica del concurso en el auditorio Fernando Remacha de la Ciudad de la Música de Navarra. El joven músico estudia actualmente cuarto curso de las enseñanzas profesionales de música, especialidad de clarinete en el conservatorio Pablo Sarasate. Lardiés, de 19 años y estudiante de Enfermería, es también miembro de la banda de Estella. Su pasión es la música y sus aspiraciones, poder algún día vivir de ella.

¿Cómo viviste tu actuación en el Certamen Nacional?
Fui con la idea de ponerme en la situación y volver a presentarme el próximo año con mejores resultados. Ser elegido para representar a Navarra ya fue una sorpresa, esperaba como mucho quedarme tercero, pero nunca primero.
En Madrid fue bien, aunque tuve que buscar pianista cuando faltaban dos días para la audición y ensayar con él. La pianista con la que me presentaba y con la que realicé todos los ensayos no pudo acompañarme. De todos modos, con el nuevo pianista también fue bien; yo iba a disfrutar y a aprender.

¿Qué tocaste? ¿Era una pieza elegida por ti, exigente a nivel interpretativo?
Eran dos piezas que había que trabajarlas, para mí eran difíciles, tenían detrás muchas horas de preparación. ‘Concertino’, de Carl Maria Von Weber, de estilo clásico, y ‘Sonatina’, de Malcolm Arnold, del siglo XX. Son dos partituras muy conocidas por los clarinetistas.

¿Cómo llevas enfrentarte al público y a un jurado?
Me suelen decir que parezco tranquilo, pero en las audiciones no lo estaba tanto; aunque sí me vi mejor de lo que imaginaba y toqué a gusto. Estar delante del público y de un jurado impone, porque notas las miradas sobre ti; pero me sorprendió lo a gusto que toqué tanto en Pamplona como en Madrid. Precisamente aprender a enfrentarte al público es uno de los objetivos del certamen.

¿Cómo comenzó tu pasión por la música?
Siempre me han dicho que desde niño me ha gustado mucho cantar y bailar, y con la música empecé con unos ocho años. Primero fui a clases en la escuela Scherzo, después a la Escuela de Música Julián Romano, de Estella, y luego me preparé para entrar en el Conservatorio Pablo Sarasate, con 15 años.

¿Por qué optaste por el clarinete?
Mi madre me dice que quise tocar música cuando vi a la banda de Estella en un pasacalles y que me puse muy cabezón con que quería tocar la flauta travesera. Mi madre me preguntó que por qué no el clarinete, le hice caso y ella acertó. Con 12 años empecé a tocar como clarinetista en la banda.

¿Qué tiene para ti de especial este instrumento?
Es un instrumento muy amplio, con muchas posibilidades, matices, efectos, un instrumento con muchos siglos de historia para el que se sigue haciendo música.

¿Cómo haces para compatibilizar tus estudios universitarios con la carrera musical?
Es difícil, porque Enfermería tiene muchas horas presenciales y de práctica y al clarinete hay que dedicarle mucho tiempo. Al principio tuve que faltar a clase porque no daba…

¿Entiendes la música como una salida profesional?
Me gustaría dedicarme a ello. Los buenos clarinetistas terminan de intérpretes, como solistas o como integrantes de un grupo de cámara. También formando parte de una banda o como profesores, pero es complicado.

¿Cuál es tu sueño como músico?
Me gustaría tocar en cualquier orquesta. No hace falta llegar a Berlín o a Viena, tocar en la de Navarra sería ya lo máximo.

Título

Cultura gratis


El Museo Gustavo de Maeztu, de titularidad municipal, abrió sus puertas al público en 1991.

Desde entonces mantiene su vocación de servicio público en defensa de la cultura para todos. Por ello, todas las actividades que organiza la entidad son de carácter gratuito: la entrada a la exposición permanente con la obra de Gustavo de Maeztu, las exposiciones temporales y los talleres didácticos. “Probablemente seamos el único museo de Navarra en el que el visitante no tiene que pagar absolutamente nada, aunque todo cuesta dinero”, apuntó la directora, Camino Paredes.

Apoyo a los jóvenes músicos


El Certamen Intercentros Melómano es una iniciativa de la Fundación Orfeo creada en el año 2002 con el objetivo de fomentar la participación activa de los alumnos de los conservatorios en concursos de carácter profesional, en los que su trabajo y esfuerzo son evaluados por un jurado de reconocido prestigio. La Fundación tiene entre sus principales compromisos el apoyo a los jóvenes músicos en el comienzo de sus carreras y servir como experiencia práctica; que puedan enfrentarse a un público y a un jurado que valora su interpretación, no únicamente su destreza técnica.

Título

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies