PRIMER PLANO – Jerusalén Lorea Ortiz – “Sobre todo me siento agradecida”

Hace 10 años, la vecina de Estella se sometía a un trasplante de riñón que le devolvió la vida. Hoy ve cumplido su empeño de homenajear a todos los héroes anónimos mediante una escultura erigida en el paseo de Los Llanos

Cada día cuando la vecina de Estella Jerusalén Lorea Ortiz (Artajona, 24/01/1961) se levanta por la mañana mira por la ventana. Su panorámica de la entrada a Los Llanos desde el puente de la Vía ha cambiado. Desde hace unas semanas, dos corazones entrelazados le dibujan una sonrisa porque la escultura que, con esta estética, se ha sumado al paisaje urbano de la ciudad del Ega es cosa suya. El hecho de que sea Estella la única ciudad de Navarra que rinde homenaje con un monumento a los donantes de órganos pone un nuevo final, simbólico, a una etapa de superación en su vida.

Lorea, de 55 años, recibió hace 10 y después de cinco años de lucha, una donación de riñón que le devolvió la vida. Y desde entonces ha luchado para que la gente se sensibilice, porque la escultura de los dos corazones, el del donante y el del receptor, quiere transmitir una idea rotunda: “un héroe anónimo puede salvar la vida de hasta siete personas”. El monumento se inauguraba oficialmente el sábado 3 de octubre.

¿Qué sientes delante del monumento que tanto tiempo ha costado levantar?
Una mezcla de emoción, agradecimiento, y nervios, después de ocho años trabajando para conseguirlo. Sobre todo me siente agradecida.

¿Hay mucha gente a la que dar gracias?
Sí, muchas personas. Primero al Ayuntamiento anterior con Begoña Ganuza a la cabeza y a los concejales Ricardo Gómez de Segura y José Ángel Ízcue, que en todo momento nos han atendido y apoyado en todo lo que han podido. También al Ayuntamiento actual, con el alcalde Koldo Leoz, que se ha involucrado y ha dado su apoyo en todo. Quiero dar las gracias a los establecimientos de Estella. Durante una semana les conté el proyecto, les dejé un sobre, y luego recogí su aportación; la gente fue muy generosa. También hicimos una rifa de dos gorrines en la Virgen del Puy de 2014, organizamos un concurso de recortadores el pasado 25 de mayo gracias a los ganaderos Miguel Reta y Jesús Macua, con la participación desinteresada de cinco recortadores, de la charanga de Cirauqui y de la quinta de jóvenes del 87. Gracias a la granja Urra de Zurucuain y a mucha gente anónima que hizo aportaciones en una cuenta. Todo el mundo ha sido muy generoso.

El monumento es el primero de Navarra dedicado a los donantes de órganos

Ocho años atrás

¿Cuándo y cómo comienza este proyecto?
Comienza hace ocho años, dos años después de que me trasplantaran un riñón. Estaba tan sumamente agradecida que pensé que algo tenía que hacer. Se me ocurrió la idea de hacer un monumento a todos los donantes de órganos y, cuando me informo, me sorprendo de que en Navarra no hubiera ninguno y que si lo consigo en Estella sería el primer monumento a los donantes de órganos. Entonces contacto con el escultor Daniel Resano y entre los dos vemos cómo hacerlo. Después de muchos bocetos nos quedamos con éste, con un presupuesto viable de 15.000 euros, 13.000 finalmente. Con las colectas lo hemos sufragado y el Ayuntamiento se ha encargado de su colocación.

¿Digno lugar el elegido?
Muy buen lugar. Fue propuesta de la alcaldesa anterior, Begoña Ganuza, a mí ni se me había ocurrido; es un buen lugar. Propusimos otros, que no fueron posibles, pero éste cumple con el objetivo: ocupar un espacio de tránsito para llegar al mayor número de personas posible, no sólo para que lo vean sino para que reflexionen y se conciencien sobre la importancia de la donación de órganos. Las donaciones salvan vidas, y nadie está libre de algún día necesitar una.

¿Está la sociedad lo suficientemente sensibilizada con este tema?
En mi opinión, vamos por el buen camino, pero todavía falta mucho. Durante años la gente ha sido muy reticente, por falta de información, de cultura… Cuando una persona fallece para qué sus órganos y cuando es un donante vivo no hay mayor gesto de amor que salvar la vida de un familiar, como habitualmente es por cuestiones de compatibilidad. ¡A quién no le gustaría poder salvar a vida de un hijo, de un hermano! En la asociación Alcer en ello estamos.

Recibiste un trasplante hace diez años, ¿cómo era tu vida antes y cómo es ahora?
Mi vida anterior estaba sumamente limitada. Me ingresaban continuamente, no podía hacer nada. Lo que más me dolía era no poder ocuparme de mis hijos, que eran pequeños, y como madre es un sufrimiento muy grande. No podía salir, no podía llevar una vida normal. Luego llegó la diálisis; es muy duro porque estás tres días de la semana pendiente de una máquina. Cuando llega el trasplante y coges fuerzas poco a poco vives con la libertad que te da abandonar la diálisis. Vuelves a vivir, a poder ocuparte de tu familia, de tus amigos, vuelves a tener proyectos. Hasta el trasplante fueron cinco años de mucha lucha y fue imprescindible el apoyo de mi familia.

Y has sacado fuerzas para reconocer la labor anónima de tanta gente. ¿Es el final de un camino de superación?
Desde luego lograr que se erija este monumento ha sido un reto. Mi familia decía que estaba loca con esta idea, aunque siempre me han apoyado, lo mismo que mis amigos y quiero nombrar a Nieves, Mª Carmen, Berta, Henar, Reyes, etcétera. A todos ellos, gracias por su paciencia y apoyo. Gracias a todos ellos, el monumento hoy es una realidad.

Acto de inauguración


El proyecto que lideró Jerusalén Lorea, y para el que contó con acompañamiento en diferentes momentos, y siempre el apoyo de la Asociación Alcer (Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades Renales), se inauguró oficialmente el domingo 4 de octubre. Ya desde julio la escultura ocupa su sitio a la vista de los paseantes.

Eran las doce del mediodía cuando se descubría una placa dedicada a todas las personas anónimas que han dado vida. En el paseo de Los Llanos, junto a la ikastola, se daban cita la promotora de la idea y numerosos invitados. Acudían el escultor Daniel Resano; el presidente de Alcer, Manuel Arellano; la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, y el vicepresidente y consejero de Asuntos Sociales, Miguel Laparra.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies