Paralizada la votación de las modificaciones del Plan General

Paralizada la votación de las modificaciones del Plan General

Los concejales de la oposición criticaron no haber recibido la información con el tiempo reglamentario y la propuesta quedó sobre la mesa

El punto seis del orden del día del pleno del 8 de enero acaparó el debate en una larga sesión. Se trataba de la aprobación de diferentes modificaciones al Plan General presentadas por el equipo de Gobierno y que, finalmente, quedaron sobre la mesa. Los partidos políticos de la oposición denunciaron la entrega de información unas horas antes de la sesión, en lugar de las 48 horas reglamentarias. Este defecto anulaba la inclusión del punto en la sesión ordinaria e impedía su votación.

“El Ayuntamiento financiará 32 proyectos con los 2,45 millones de euros del Fondo Estatal de Inversión“
La irregularidad llevaba a un enfrentamiento verbal nunca antes visto entre la alcaldesa, Begoña Ganuza, y el secretario del Ayuntamiento. La primer edil recriminó al secretario que no le hubiera informado de esa irregularidad mientras que el secretario quiso defenderse y apuntó que tanto la alcaldesa como el presidente de Urbanismo, Javier Soto, estaban en sobre-aviso.

El resto de partidos manifestaron su deseo de debatir a fondo la propuesta. El portavoz de Nafarroa Bai, Iñaki Astarriaga, fue el primero en intervenir. “Hemos recibido hoy la propuesta de acuerdo y son modificaciones sustanciales que nos gustaría debatir”. El concejal de IU, Jesús Javier Martínez, incidió en el mismo sentido. “Queremos que se nos explique exactamente cómo está este tema y la tramitación del equipo de Gobierno”. Los concejales socialistas, así como Emma Ruiz y Jaime Garín, concejales no adscritos, también pidieron que quedara sobre la mesa.

La alcaldesa no lo consideraba oportuno e insistía en su aprobación, a no ser que fuera ilegal. “Ha habido mucho tiempo para estudiar el plan y no es momento de dejarlo sobre la mesa”. Finalmente, el secretario intervenía y afirmaba que dado el incumplimiento de las 48 horas para entregar la información completa a los concejales y dado que la mayoría de los corporativos se oponían a la votación del punto, la propuesta quedaba paralizada.

Modificaciones
Cabe recordar que el Plan General quedó aprobado inicialmente en mayo de 2007. Los cambios que ahora introducía por oficio el equipo de Gobierno se componían de trece puntos. Entre ellos, la modificación de clasificación de suelo, de uso terciario a industrial, hasta una superficie máxima de 80 hectáreas en Ordoiz; el traslado de la estación de autobuses a los terrenos que actualmente ocupa la residencia de San Jerónimo; la eliminación de la zona 5 de suelo urbanizable junto a Área 99 y en el límite del término municipal con Ayegui; la creación de suelo urbanizable en Belástegui y la mejora de infraestructuras, y el cambio de ubicación de la zona deportiva, de Oncineda a Valmayor.

En la sesión ordinaria de enero se aprobó la adjudicación de plazas de aparcamiento de concesión administrativa a sus únicos 25 propietarios y la adjudicación de terrenos a la empresa Tecnología y Gestión Inmobiliaria Navarra S.A. por 372.000 euros para la promoción de VPO en Zaldu. En este último punto se admitió añadir un requisito, a petición de Fidel Muguerza (CDN), por el cual se hará un registro de interesados en VPO y cuando haya entre un 60 y un 70% de demanda por bloque, se construirá. Por asentimiento quedó aprobada también la propuesta de acuerdo de apoyo a los trabajadores de Renolit para evitar el despido de ningún trabajador.

Fondo estatal
Por otro lado, el 15 de enero se celebraba un pleno extraordinario para aprobar la relación de obras que el Ayuntamiento de Estella va a ejecutar con los 2,5 millones de euros a cargo del Fondo Estatal de Inversión Local, aprobado mediante Real Decreto-Ley por el Gobierno central. En esta ocasión, el debate se desarrolló entre la postura del equipo de Gobierno, del PSN y de CDN, que defendían la realización de pequeñas obras que permitiera dar trabajo a todas las empresas de construcción de la ciudad, y la postura del resto. Na-Bai e IU apostaban por grandes proyectos que se podrían ver impulsados, como el complejo deportivo, la escuela taller, Idima o la construcción de un centro cívico en San Benito.

La alcaldesa explicaba que se habían inclinado por la realización de 32 pequeños proyectos porque con obras grandes se dilataban en el tiempo y había que cumplir unos plazos. Decía, además, que el fondo pretende ocupar a empresas locales, por lo que se van a hacer paquetes con varias obras para adjudicarlas entre las empresas de la ciudad. “Las reformas van a beneficiar a todos los barrios de Estella y van a impedir el despido de muchas personas. Con una obra grande nos arriesgamos a tener que sacarla a concurso y que se la lleve una gran empresa de fuera”, expresó. La alcaldesa estima que las 32 obras puedan emplear a un centenar de trabajadores. •

Título

Apoyo a los trabajadores de Renolit

Un nutrido grupo de trabajadores de la empresa Renolit siguió el pleno del jueves día 8, en el que se incluía una propuesta de acuerdo en apoyo a toda la plantilla. El acuerdo instaba a la empresa a adoptar las medidas necesarias que eviten el despido de ningún trabajador manteniendo la totalidad de la plantilla actual. Este acuerdo se fundamentaba en el protocolo de colaboración firmado en 2006 entre Industria del Gobierno de Navarra, el Ayuntamiento de Estella y Renolit priorizando los puestos de trabajo existentes.

En torno a un centenar de trabajadores, con el comité de empresa a la cabeza, siguió el pleno hasta el momento de la aprobación de la propuesta. Kiko Urman, del comité, representó al conjunto y habló ante el pleno del Ayuntamiento. “El Ayuntamiento y el Gobierno hicieron un gran esfuerzo para darles el mayor precio posible a los terrenos de Renolit para que los pudieran vender y, a cambio, se creaba el compromiso de mantener a los 160 trabajadores. Hoy la empresa nos da un tortazo a todos: al Gobierno de Navarra, Ayuntamiento y a los trabajadores poniendo 35 despidos sobre la mesa”. Asimismo, Urman se refirió a las dificultades para negociar con la empresa. Por ello, los trabajadores pidieron al Ayuntamiento que formara una comisión de portavoces para exigir a la gerencia una negociación. Los trabajadores portaron en el pleno camisetas contra los despidos y también alguna pancarta que la alcaldesa pidió que no se mostrara en el Ayuntamiento.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies