Nerea Murugarren, encargada de prender el cohete en Murieta

Nerea Murugarren, encargada de prender el cohete en Murieta

Gastronomía, disfraces y orquestas, los platos fuertes del programa

Nerea Murugarren, de 35 años, es la concejala de Festejos de Murieta desde el año 2015. El pasado 22 de agosto tuvo la oportunidad de lanzar el txupinazo de las fiestas de su localidad. Con ilusión, alegría y nervios, Nerea prendió la mecha de un cohete que anunció cuatro días de fiesta, del 22 al 25 de agosto, en los cuales la gastronomía, los disfraces y las orquestas fueron el plato fuerte del programa de este año, que contó con un presupuesto de más de 40.000 euros.

Con alegría, emoción al ver a sus amigas desde el balcón –que viven las fiestas de manera muy intensa y con muchas ganas–, amor por su pueblo y algo de nerviosismo, Nerea Murugarren se dirigió a los vecinos y vecinas haciendo un llamamiento a la felicidad y recordando a aquellos vecinos y vecinas que no han podido disfrutar de estas fiestas. Tras el estallido del cohete, los asistentes se trasladaron a la parte trasera del ayuntamiento para disfrutar del tradicional aperitivo, que estuvo amenizado por la txaranga Mutil-Gaztea.
Mientras tanto, en el ayuntamiento, tuvo lugar la imposición de pañuelicos. Los nuevos vecinos y vecinas de Murieta que lo recibieron fueron: Ritaj, Tsvetomir, Haizea, Aiur y Nathaniel. Algunos de los niños y niñas no pudieron estar presentes y fueron los familiares quienes recogieron el pañuelico rojo.
A las 15 horas, el frontón de la localidad lució más que nunca con las cuadrillas de jóvenes disfrazados. Celebraron la comida de la juventud, que culminó con el desfile de disfraces, al que se sumaron los txikis. El primer día de las Fiestas de Murieta contó también con torico de fuego, una cena popular y música a cargo de la orquesta Kresala.

‘MOMO, homenaje a Queen’, el concierto estrella
El viernes destacó por la cena de los calderetes y la noche de baile con la orquesta Escala 2000. Por la mañana se suspendió la actividad infantil prevista. El problema se solucionó con la granja escuela Basabere que se trasladó hasta Murieta con diversas especies de rapaces, serpientes y otros animales. La jornada del sábado se postuló como una de las más esperadas. El Ayuntamiento apostó estas fiestas por la música y el sábado a la noche hubo un concierto de ‘MOMO, homenaje a Queen’, que fue todo un éxito. A lo largo del día, los más txikis se lo pasaron en grande con el parque infantil, que contó con dos simuladores de vuelo, barredora, ludoteca, hinchables y juegos de madera. El deporte también tuvo su hueco y a las 17 horas se celebró la tradicional carrera ciclista. Vecinos y visitantes disfrutaron de una larga noche de fiesta con el Disco Bámbola y Dj Mikel ‘Sevillano’. El domingo, los jubilados disfrutaron de una misa y un lunch. Después, la actuación de los Txamukos deleitó a los presentes. Partidos de pelota, chocolatada, Dj y el último torico de fuego, dieron paso al Pobre de mí.

El torico de fuego cambió de recorrido

Uno de los cambios más relevantes de estas fiestas fue el cambio de recorrido del torico de fuego. Hasta este año, el incendiado toro realizaba su recorrido en la carretera. Para ello, Policía Foral paraba el tráfico y colaboraba con el desarrollo el acto. Este año, por petición de dicho cuerpo policial, el recorrido se llevó a cabo en el frontón y por algunas calles de la localidad. Un cambio que para unos ha sido mejor y, para otros, ha perdido el atractivo del acto.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies