Naturalmente, vacaciones

Naturalmente, vacaciones

Tierra Estella ofrece 5.210 plazas de camping repartidas en siete establecimientos. A pesar de la crisis, este tipo de instalaciones turísticas mantiene a sus clientes fieles y atrae a otros nuevos

Qué tienen en común Lerate, Acedo, Artaza, Riezu, Estella, Ayegui y Urbasa? Que tienen camping. Los siete establecimientos turísticos suman 5.210 plazas y convierten a Tierra Estella en una de las zonas de Navarra mejor dotadas con este tipo de instalaciones. Todos comparten bellos entornos, tranquilidad y opciones de ocio vinculadas con la naturaleza a precios asequibles. Por ello, los campings mantienen su público fiel -y atraen a nuevos adeptos- apenas afectados por la situación económica actual.

El tiempo es un factor para valorar positiva o negativamente 

una temporada veraniega  

El camping Lizarra, en Estella, Iratxe en Ayegui, Aritzaleku en Lerate y los de Acedo, Riezu, Urbasa y Artaza cubren la oferta de la zona, cada uno con sus elementos diferenciadores. En plena campaña fuerte, la de los meses de verano, sus propietarios aseguran que cuentan con el apoyo de su público habitual: familias, fundamentalmente, que buscan tranquilidad, seguridad y contacto con la naturaleza en un recinto cerrado y con todos los servicios. 

El Camping Lizarra es uno de los veteranos en la comarca, con 23 años de actividad. Abre todo el año para ofrecer 1.000 plazas de diferentes tipos, desde bungalow a parcelas y zona de libre acampada. El propietario, Iñaki Vergara Arrondo, explica que la proximidad a una ciudad de servicios, Estella, que completa la oferta del camping, es su principal atractivo. “Nuestro cliente busca tranquilidad, un cambio en el clima. Las familias con niños quieren estar tranquilas, que los críos puedan andar a su aire. Nosotros ofrecemos piscina, columpios, restaurante… No es necesario salir pero, si lo desean, en Estella encuentran polideportivo, cine, tiendas y bares”. 

En los dos o tres últimos años la situación económica afecta ligeramente al camping, si bien el número de personas que optan por este tipo de turismo se mantiene. “El cliente viene, incluso notamos un aumento. Se empieza a ver alguna corbata por aquí y coches de millones. Yo creo que la gente todavía no se priva de vacaciones, aunque baje el pistón. Come menos de restaurante y consume más en la tienda para preparar su comida”, añade el hostelero. 

Origen: Guipúzcoa

También cerca de Estella, el Camping Iratxe, en Ayegui, ofrece 900 plazas turísticas. Su clientela procede en un 75% de Guipúzcoa, un 10% de Vizcaya, otro 10% de Navarra y el 5% restante de otras Comunidades como Cataluña, Madrid o Valencia. El gerente, Íñigo Vicente Galdeano, asegura que, de momento, este verano se está notando un pequeño descenso en el número de reservas. “Por la situación y porque este es un tipo de establecimiento que depende del tiempo. La gente espera para hacer la reserva conforme se acercan sus vacaciones. Lo que sí notamos es un descenso en el gasto de cafetería. La gente no gasta con tanta alegría”. 

Las familias y las cuadrillas jóvenes con hijos, que buscan tranquilidad y diversión dentro del camping, son las que se acercan al establecimiento. “Un camping es mucho má que un alojamiento económico. Ofrecemos servicios que no se encuentran en otros, como instalaciones deportivas y grupos de animación. Tenemos una oferta propia que no la da un hotel”, añade Vicente. 

A orillas del embalse de Alloz, en Lerate, se extiende el camping con mayor capacidad de Tierra Estella. Aritzaleku ofrece 1.200 plazas distribuidas en bungalows, albergue, zona parcelada y zona de libre acampada. Su responsable, Ramiro Urra Marcotegui, asegura que la crisis algo se nota. “No nos afecta tanto como a otros sectores. Salir hay que salir, ocio hay que tener, pero sí creo que ahora se busca lo más económico. Por eso los campings podemos hacer frente a la situación mejor que otros negocios más caros. De todos modos, notamos un descenso en el consumo del bar, del restaurante e incluso de la tienda. El vermú ya no se toma como antes”. 

Lerate ofrece actividades náuticas en el embalse, como la vela, y paseos por la zona a pie o en bicicleta, que se suman a la lectura tranquila y el descanso. “Nos orientamos a las familias, en un ambiente relajado con actividades para los niños, como ludotecas y cursos de vela. Antes sí que atraíamos un público más joven, pero ha disminuido”. 

La diversión en el agua, pero de la piscina, también la ofrece el Camping Acedo, con 990 plazas. Las instalaciones, de 60.000 metros cuadrados aumentarán a medio plazo con una ampliación hasta 90.000. Es una prueba de que la demanda no desciende. Eugenio Tardienta Araiz, socio del establecimiento, explica que su público en un 90% es familiar, procedente de las provincias limítrofes, sobre todo Guipúzcoa, pero también Navarra. 

“Ha caído todo. Nosotros nos mantenemos porque los turistas están de vacaciones y consumen. Sí lo hemos notado en el restaurante; antes paraban mucho más los trabajadores y los comerciales de zona para comer”. Explica Tardienta que el camping mantiene un público fiel. “El guipuzcoano, sobre todo. Busca un clima seco como el que nosotros tenemos y ve la zona atractiva, por la media montaña y las rutas de bici bien señalizados. Además, valora positivamente las fiestas de los pueblos”.

Un cambio con respecto a unos años atrás se vincula a las costumbres del campista. “Hay que tener claro que el camping hoy en día no es un lugar de acampada. La tienda ha pasado a la historia. El campista hoy viene en mobil-homes y furgonetas o alquila bungalow. Busca más la comodidad”. 

Naturaleza y acción 

En término de Riezu, en las proximidades del nacedero del Ubagua y de la escuela de escalada de Echauri, se sitúa el Camping Riezu. Su responsable, Miguel Ceniceros Urra, apunta que la temporada fuerte comienza ahora y que espera que la campaña se desarrolle parecida a la del año pasado. “Nuestras previsiones son similares, no esperamos cambios significativos. El camping es el alojamiento más económico que existe y el año pasado trabajamos muy bien. El factor determinante es el tiempo. La diferencia es abismal entre un buen y un mal verano”, asegura. 

El contacto con la naturaleza y el turismo activo se asocian en buena manera con el campismo. El cliente que se desplaza a la sierra de Urbasa tiene en el Camping Urbasa Bioitza, con 500 plazas, y en el Camping Artaza, con 220, los lugares en los que alojarse. “Nosotros no podemos tener piscina, por lo que nuestros clientes más que familias con niños son generalmente parejas que buscan turismo activo”, explica el gerente del Urbasa, Javier Aldaz Gaujot. “Las cosas no están para muchas alegrías. El año pasado y el anterior ya notamos el efecto de la crisis. Si la gente no puede hacer un gran viaje, por ejemplo cruzar el charco, pues se contenta con destinos más cercanos y más baratos”, dice. El cliente holandés representa un goteo continuo para el camping de la sierra. 

Próximo a Urbasa, el Camping Artaza (Améscoa Baja) se distingue de todos los demás por su tamaño y por apostar por un turismo sostenible en un camping autoconstruido. Sus 220 plazas lo convierten en el más pequeño de Tierra Estella. “Nuestro ambiente es tranquilo, familiar y sostenible, cerca de la sierra y del nacedero del Urederra. Hemos hecho las instalaciones con nuestras propias manos y las cabañas están construidas con troncos, evitando materiales tóxicos. Además, nos abastecemos únicamente con energía eólica y solar”. 

El gerente, Florentino Jaime Sola, apunta que las visitas al camping son cortas, con una duración que rara vez supera la semana. “Recibimos mucho montañero y escalador. Viene mucha gente que está de paso por la zona y se acerca. Hoy en día con el GPS no hay problema”, añade. 

En opinión del propietario y en la línea con la del resto de responsables de los campings de Tierra Estella, el cliente gasta menos. “La gente viene, pero se nota que viene con menos dinero en el bolsillo”. Con más o menos voluntad de gasto, lo que parece claro es que la gente se resiste a quedarse sin vacaciones. Naturalmente.

Título

Establecimientos de acampada en la zona

Camping Lizarra. 

Estella. 1.000 plazas


Camping Iratxe. 

Ayegui. 900 plazas


Camping Aritzaleku. 

Lerate. 1.200 plazas


Camping Acedo. 

Acedo. 990 plazas


Camping Riezu. 

Riezu. 400 plazas


Camping Urbasa-Bioitza. 

Parque Natural de la Sierra de Urbasa. 500 plazas


Camping Artaza. 

Artaza (Améscoa Baja). 

220 plazas

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies