Los colegios apuestan por una educación emocional

Los colegios apuestan por una educación emocional

En pleno debate político sobre la reanudación o no del curso escolar, los profesionales de los diferentes colegios de Estella y Ayegui explican cómo están gestionando la situación con el alumnado

Los colegios Remontival, Santa Ana y Lizarra Ikastola, de Estella, y Mater Dei, de Ayegui, cerraron sus puertas el 16 de marzo por orden del Gobierno de Navarra, que ya anunció el 13 de marzo, la suspensión de las clases presenciales y el cierre de todos los centros educativos para prevenir la expansión y el contagio del coronavirus. Familias y profesores han tenido que amoldarse a la nueva situación. La manera: las nuevas tecnologías. Eso sí, todos los centros educativos coinciden en que ante esta situación y el largo periodo de confinamiento es muy importante acompañar al alumnado en lo emocional, aunque se sigan facilitando, de diferentes maneras, las tareas y los contenidos propios del curso escolar.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, descartaba el miércoles la reanudación del curso escolar hasta que el Ministerios de Sanidad, “máxima autoridad en la crisis del coronavirus, no lo indique”.  La ministra aboga también por la promoción escolar ante la repetición que, dice, será la “excepción” y aludió a la brecha digital generada ya que no todos los alumnos tienen los mismos medios para poder seguir el curso por vías telemáticas. “Hemos hablado mucho con los consejeros de las comunidades autónomas y estamos en línea. Vamos a propiciar un gran acuerdo que proporcione certidumbre a las familias en un momento de incertidumbre, y que nos permita atravesar el fin del curso 19-20 apoyándonos también en el 20-21 para resolver, siendo la promoción la regla general, y la repetición, la excepción, que nada tendrá que ver con las causas del coronavirus”, subrayó Celaá.

Colegio Público Remontival

El equipo directivo del C.P. Remontival I.P., informaba de que el alumnado está llevando a cabo, desde sus casas, los hábitos de estudio de la mejor manera posible. “Nos consta que se han puesto en marcha aulas virtuales, que el profesorado envía las tareas a través de WhatsApp a las familias y que a diario o con relativa frecuencia el profesorado realiza una ronda de llamadas telefónicas a su alumnado, para llevar un seguimiento más cercano. La implicación del profesorado y las familias está siendo impecable”, destacaban. Desde el centro explican que cuentan con la ayuda de la Policía Municipal, el Servicio Social de Base y otras entidades sociales que trabajan en coordinación con los equipos docentes, la concejalía de Educación y Cultura del Ayuntamiento, etc., para hacer llegar hasta algunos grupos de alumnos y alumnas el material didáctico y conocer en qué situaciones se encuentran las familias más vulnerables. “No descartamos que tengamos que volver a poner en marcha el procedimiento de reparto de material con más alumnado, pues sabemos que no todos cuentan con medios tecnológicos para participar en aulas virtuales.

La ministra aboga por la promoción escolar ante la repetición, que, dice, será ‘la excepción

Desde el equipo directivo solo nos queda hacer hincapié en que el profesorado de nuestro colegio, desde el minuto uno, ha enfocado toda la energía para que el alumnado mantenga los hábitos de aprendizaje sin dejar de tener en cuenta, en todo momento, cuáles son las necesidades individuales de cada uno de nuestros alumnos y alumnas. Aún en estas circunstancias, se está haciendo un esfuerzo para atender las necesidades individuales de cada uno de ellos y ellas”, concluían.

Colegio Santa Ana

La directora del colegio Santa Ana, Mª Puy Barbarin, incidía en la importancia de que el alumnado “sienta cerca al colegio”. El centro educativo mantiene informadas a las familias a través de la plataforma Educamos y el correo electrónico. “En cada clase, además, hay un madre o padre, que mantiene informadas a las familias. Lo que hemos hecho es garantizar diversos canales de comunicación para que todas las familias estén al tanto de las informaciones, los materiales didácticos, etc. Intentamos que el alumnado continúe con las rutinas, pero sin que esto suponga un agobio, ya que somos conscientes de que cada situación familiar es muy diferente”, informaba Barbarin. El profesorado emite sus propuestas de trabajos semanales, teniendo en cuenta el que no haya sobrecarga, para que aquellos alumnos y alumnas que puedan realizarlos tengan la oportunidad de hacerlos, y aquellas personas que tengan más problema, por las circunstancias que sea, puedan llevar un ritmo diferente. “Hay alumnos que se conectan a la plataforma por el móvil, hay muchos que imprimen, pero otros tantos que no, en fin, hay que amoldarse a las necesidades de cada uno”, reconocía Barbarin. El centro también está llevando a cabo llamadas por teléfono a las familias que “ayudan a la educación emocional, tan importante en estos momentos. Además, es una manera de poder conocer las necesidades que pueda tener cada alumno, si siguen bien los trabajos, o, por el contrario, si son una carga para ellos, etc.”, expresaba Mª Puy, quien aseguraba que está habiendo una respuesta muy positiva por parte de las familias y que, al fin y al cabo, está situación permite una educación más individualizada. En cuanto a cómo tiene que culminar el curso, Mª Puy Barbarin cree que lo más importante es seguir animando al alumnado, con los vídeos, que tanta ilusión les hacen, para que vean que el colegio sigue acompañándolos en su día a día. “Unos meses de clases no presenciales, en edades tan tempranas, no supone un gran problema”, concluía.

Lizarra Ikastola

Josu Sueskun, director de Lizarra Ikastola, por su parte, cree que hay que entender que no es un curso normal, ya que no está siendo presencial, por lo que considera muy importante la comunicación con las familias, y que el centro escolar, además de garantizar los trabajos y objetivos semanales al alumnado, incida en el seguimiento del campo emocional. “Los trabajos y objetivos se envían de manera semanal a todas las familias, pero además lo que estamos haciendo es plantear diferentes retos para que el alumnado trabaje el campo emocional, ya que es la clave ante esta situación, para que se sientan protegidos. Otra de las cosas que estamos promoviendo es la utilización de Drive para que haya más relación entre el alumnado y vean lo que hacen unos y otros”, informaba Sueskun. En cuanto al debate político que ha suscitado el tema de cómo afrontar el curso escolar considera que “necesitamos más información para valorar, aunque creo que es importante el que se tenga en cuenta el hecho de que no todo el alumnado ha tenido los medios para poder seguir correctamente el curso, ni el mismo ritmo. Es más importante que aprendan a gestionar emocionalmente la situación que estamos viviendo a que se les exijan los conocimientos de las materias”, concluía Josu Sueskun.

Colegio Mater Dei

Desde el colegio Mater Dei, de Ayegui, Andrés García, director del centro, adelantaba a Calle Mayor que una de las acciones que se van a implantar tras las vacaciones de Semana Santa son las reuniones por videoconferencia entre tutores y alumnos, para garantizar el directo y que sientan más cerca el apoyo que les brinda su centro educativo y el profesorado. “De esta manera, podrán solventar dudas y conversar. También plantearemos las vídeo llamadas conjuntas para que puedan contar sus vivencias ante esta inédita situación”, detallaba García. Añadía, además, que los vídeos en Facebook y este tipo de iniciativas tienen mucho éxito y que es una bonita manera de que sientan cerca al colegio.

El profesorado, alumnado y familias, de todos los colegios, se apoyan y comunican a diario ante la inédita situación

Cuando se ordenó el cierre de los centros escolares, Mater Dei quiso buscar la manera más práctica y sencilla para garantizar la continuidad del curso escolar de manera telemática. Utilizan la plataforma Educamos, en donde crearon un espacio de trabajo para cada curso, “una especie de mini web” en donde se facilita al alumnado los recursos y el calendario”, explicaba el director. Durante las primeras semanas, tal y como ha pasado en el resto de centros, los objetivos se centraron en asegurar que todas las familias pudieran tener acceso a la plataforma. Los diferentes tutores, con Orientación, fueron analizando cada caso, y en los que se detectaba algún problema, se buscó la solución. “En los casos en el que el problema no eran las claves de acceso sino la falta de impresoras, por ejemplo, los servicios sociales de base de Ayegui y Estella ayudan a que el material llegue a los domicilios de estas familias”, informaba Andrés García. Después, el centro escolar, al ser conscientes de que el confinamiento se iba a alargar, “consideramos que no es momento para saturar al alumnado con los trabajos. Cada familia está viviendo una situación diferente, cada persona lleva su ritmo, según las circunstancias, por lo que el profesorado tiene que estar ahí para saber guiar en todas las situaciones. Hay que ofrecer el material para quienes puedan seguir el ritmo y orientar y guiar a los que necesitan una mayor atención”, expresaba Andrés. Además, se llevó a cabo una encuesta para conocer la opinión de las familias. “Toda la comunidad educativa está haciendo un enorme esfuerzo ante esta situación que estamos viviendo”, concluía Andrés García.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies