‘Lizarrastock’ pasó página hacia la temporada primavera-verano

‘Lizarrastock’ pasó página hacia la temporada primavera-verano

El buen tiempo acompañó de viernes a domingo y animó la participación de público en la feria de oportunidades

Tres días de gangas vivió Estella los primeros días de marzo. Desde el viernes 1 hasta el domingo 3, la plaza de los Fueros de la ciudad y aledaños y las dos arterias principales –el paseo de la Inmaculada y la calle Mayor- se convirtieron en un mercado al aire libre que brindaba la última oportunidad de comprar barato las prendas de la temporada otoño-invierno. ‘Lizarrastock’, en su séptima edición, puso el punto de inflexión en el comercio estellés y permitió el tránsito hacia la colección primavera-verano.

“Como novedad, este año se sumaron comercios de alimentación y papelería”

Sobre todo los comercios de textil, moda, calzado, complementos, deportes y hogar, pero también de otros sectores diferentes, participaron en la feria del stock hasta sumar 38 establecimientos. La hostelería se unió con la representación de siete bares que ofrecieron pinchos y precios especiales. Además de la moda y de la hostelería, otros sectores como la alimentación y la papelería quisieron estar presentes con su stand en esta ocasión.

 

María Ezcurra Quintana y Leticia Díez López atendían el puesto de Imprenta Jornada, era su primera vez en ‘Lizarrastock’ y se mostraban satisfechas. “Fuimos los primeros en llevar el viernes por la mañana, y la verdad que ha sido una experiencia muy buena. Hemos vendido sobre todo mochilas y bandoleras y también estuches y muchos otros detallitos. Estamos contentas”, apuntaba María Ezcurra, desde la plaza de los Fueros. 

En la esquina de la calle Mayor con Baja Navarra, ante uno de los establecimientos veteranos de Estella, Casa del Santo, se encontraba atendiendo a la gente y recolocando las prendas de ocasión Marian Aráiz. La participación también la consideraba positiva. “La iniciativa está muy bien porque si el género está dentro no es tan fácil para la gente entrar, da más reparo. Sin embargo, aquí fuera, con todas las cosas a la vista, es más fácil. La gente ha aprovechado a comprar porque son precios más bajos, muy apetitosos realmente”, decía. En su opinión la gente ha esperado este año a las rebajas, pero no tanto a la feria del stock. “La gente ha comprado en rebajas, pero esto es pasar, ver y picar”, añadía.

 

Temporada corta

Algo más crítica con las campañas de descuentos se mostraba Ana Ocáriz, de Boutique Virginia, en la calle del Comercio, otra de las zonas con mayor concentración de puestos. Explicaba que, si bien las rebajas e iniciativas como el stock estaban muy bien para retirar género, la política de rebajas continuada no era del todo beneficiosa para el comercio. “Pasa sobre todo ahora en otoño-invierno. La gente espera a rebajas y, entre que el invierno entra tarde y las rebajas empiezan pronto nos vemos ofreciendo el género prácticamente en rebajas y nos cargamos la temporada. Por el contrario, la campaña de primavera-verano es más beneficiosa porque es más amplia”, aseguraba. 

El viernes y el sábado, mañana y tarde, y el domingo, sólo por la mañana, las calles del centro de Estella fueron un hormigueo continuo de gente. La iniciativa conseguía uno de los objetivos principales de la Asociación de Comerciantes, Hostelería y Servicios de la ciudad: crear ambiente y contribuir a una ciudad viva en todos los sentidos. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies