Las claves de la factura de la luz

“¿Puedo pagar menos?, ¿me interesa cambiar de comercializadora?, no entiendo qué me están cobrando” son algunas de
las preguntas e inquietudes más comunes del consumidor

La factura de la electricidad trae más de un quebradero de cabeza cada vez que llega al buzón. No sólo por ser uno de los gastos importantes en el balance de la economía doméstica, sino porque no resulta fácil entenderla. La información sobre cómo funciona el sector es muy importante para saber si el cliente puede obtener un contrato o unas condiciones más ventajosas.

¿Qué estoy pagando en mi factura de la luz? ¿Qué puedo hacer para pagar menos? Estas inquietudes ocupan buena parte del trabajo que desarrolla el punto de InfoEnergía, de la Asociación Teder, desde su creación e intentan aclarar las dudas del usuario. A través de su proyecto ‘Dejando Huella’, el servicio lleva a cabo esto días varios talleres informativos dirigidos a pymes turísticas y, en noviembre, retomará un programa de charlas por las localidades de Tierra Estella para asesorar sobre eficiencia. Además, previa cita, su técnico, David Labeaga, atiende a diario a particulares, comunidades de vecinos, comercios y empresas para analizar sus facturas. Con su ayuda, este reportaje arroja un poco de luz sobre la factura de la electricidad del hogar.

A continuación algunos conceptos básicos a tener en cuenta.

Empresas distribuidoras y
empresas comercializadoras

La empresa distribuidora es la empresa propietaria de la Red –cables y contadores de medida- en una zona. En Tierra Estella, la mayoritaria es Iberdrola, que ofrece servicio a casi todos los pueblos, excepto algunos de Améscoa y de La Berrueza.

Hasta julio de 2009 la empresa distribuidora también ejercía la función de comercializadora y era la única que podía vender la energía, con una tarifa regulada por el Gobierno. Con la liberalización del sector en 2009, se abría la puerta a la creación de nuevas empresas comercializadoras en un mercado libre.

Las empresas comercializadoras de referencia, que son cinco –Iberdrola Comercializador de Último Recurso, Endesa Siglo XXI, Gas Natural Fenosa, CHC Cor y EDP Cor- operan en el mercado regulado con precios fijados por el Gobierno mientras que las numerosas empresas distribuidoras que operan en el mercado libre pueden ofrecer condiciones diferentes en precio y servicios añadidos.

Mercado regulado y
mercado libre

Las empresas del mercado regulado, las cinco tradicionales, ofrecen precios de potencia y de energía fijados por el Gobierno. El mercado regulado no tiene modificaciones de contrato.

Las empresas del mercado libre establecen sus precios, sus ofertas, condiciones que cambian cuando termina el contrato, generalmente anual. Entonces, hay que volver a negociar. El mercado libre es, por tanto, un mercado cambiante.

Si el cliente nunca ha cambiado su contrato con la comercializadora, opera por defecto en el mercado regulado. El cliente que plantee cambiarse al mercado libre, ha de conocer los precios regulados por el Gobierno, tanto de potencia como de energía (kw día y kw hora), para compararlos con los que ofrecen las otras empresas. Conviene tener en cuenta otras cuestiones, por ejemplo si el nuevo contrato incluye servicios de coste añadido como el de mantenimiento.

Si el cliente se ha cambiado al mercado libre puede, por ley, volver al mercado regulado. En ocasiones, más que por precio, las razones del cambio son otras, como las medioambientales en el caso de comercializadoras de energía limpia, o sociales, en el caso de cooperativas comercializadoras.

5 CONSEJOS DEL ESPECIALISTA


David Labeaga, responsable del Punto de InfoEnergía de Teder, apunta algunos consejos generales sobre el contrato de electricidad

1.- Para evitar la complicación, optar por el mercado regulado o volver a él en caso de haberse cambiado. Es el mercado más seguro. El contrato libre hay que renegociarlo cada año.

2.- El mercado libre puede significar pagar algo menos en la factura, pero convine conocer los precios regulados para comparar, tener en cuenta todos los servicios que ofrece la nueva compañía y sus costes y hacer números. A veces lo que se ahorra en un concepto se está pagando en otro.

3.- Por lo tanto, estar siempre bien informado. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia –CNMC- publica en su web los precios del mercado regulado para poder comparar.

4.- La página web http://www.teder.org da acceso a través de la ruta InfoEnergía-Documentos a dos útiles herramientas de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia: el Precio PVPC que fija la Red Eléctrica de España y una herramienta comparadora de ofertas de energía.

5.- Saber que existe el Bono Social. Supone un 25% de descuento sobre el precio de la energía y la potencia. Lo pueden solicitar las familias numerosas, las familias con todos sus miembros en desempleo, los titulares con pensiones mínimas contributivas y los titulares con una potencia contratada de 3 kw en la vivienda habitual.

 

Descargar (PDF, 500KB)


Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies